consejos |

Transmisiones: ¿Manual o automática?

Por Carlos F. Figueras

Hasta hace varios años existían los detractores de las cajas automáticas. Hoy, negar las virtudes del sistema suena prehistórico. Debo aceptar que pertenecí a ese movimiento.

Por los años 60, las cajas automáticas solo equipaban a los grandes autos americanos, también odiados. Éramos practicantes del “punta y taco” (doppietta en italiano) para realizar rebajes con la caja. Las nuevas generaciones se estarán preguntando de qué se trataba. Paso a explicar. Debido a que los sincronizados no eran tan eficientes como lo fueron más tarde, al bajar cambios mientras se frenaba era necesario pisar el pedal con la punta de la planta del pie y, con el taco, dar un golpe de acelerador emparejando las vueltas del motor y caja, evitando desagradables tironeos en el tren de tracción.

Las automáticas disponían a lo sumo de tres marchas (algunas de solo dos) y carecían de opción para su utilización manual. Eran lentas, patinaban entre cambios y elevaban considerablemente el consumo de los grandes motores V8 de los autos americanos. En síntesis, no eran aptas para los que disfrutábamos del manejo deportivo, nos divertíamos haciendo rebajes antes de llegar a la esquina y doblar acelerando con la cola afuera.

Los tiempos cambian…

Hoy, medio siglo más tarde, la historia es otra. Las transmisiones automáticas fueron progresando y se hicieron más eficientes. Sumaron marchas, primero cuatro, luego cinco, seis, siete, hasta nueve en algunos casos, sumando levas al volante. De esa forma, hasta lograron reducir los consumos con respecto a las manuales. Hasta hace unos años, las versiones equipadas con transmisión automática consumían un 10 y hasta un 20% más que su equivalente manual. Actualmente ese valor se redujo y las diferencias son ínfimas.

Así como en su momento fui un detractor de ese sistema de cajas, debo aceptar que, incluso para el manejo extremo, las automáticas han logrado posicionarse en los mercados mundiales y también en Argentina.

Hay quienes aseguran: “Quien maneja un auto con caja automática, nunca más se sube a uno con transmisión manual”. Y esto se da principalmente en aquellos que utilizan el auto en forma cotidiana y deben afrontar el caótico tránsito urbano. Un amigo al que llamamos Tower (su apellido es Torres), que tiene una agencia de usados nuevos en la zona de Belgrano, confirmaba la teoría: “Cuando tengo un Mercedes, un BMW o un Audi con caja manual, aunque le baje el precio me cuesta mucho más venderlo. Todos quieren caja automática, sobre todo en los autos de alta gama”.

Pero dentro de las transmisiones automáticas también hay excepciones. Las denominadas robotizadas en autos de baja cilindrada (Dualogic de Fiat, iMotion de Volkswagen o la Easytronic que utilizaba Chevrolet) manifiestan algunas características que les son comunes en modo Drive: tironeos en el tránsito y lento pasaje de cambios que obligan al conductor a utilizarla manualmente para lograr una respuesta más rápida y eficaz.

Las cajas de los modelos de gama intermedia y alta, en algunos casos, en modo manual, retienen el cambio elegido llegando al corte y, de esa forma, no hay posibilidad de que en plena curva la transmisión suba un cambio, lo que puede modificar la trayectoria elegida. En función Drive, las de doble embrague/convertidor de par ahorran combustible en el tránsito ya que los motores modernos disponen de buen torque a bajas vueltas, por lo que el sistema trabaja en una gama de revoluciones del motor que rara vez supera las 2.500 rpm, salvo que se pise el acelerador a fondo buscando respuesta ágil e inmediata. Incluso, en algunos modelos, se pueden seleccionar los modos Confort, Eco, Sport, Sport+ e Individual, que memoriza las características de manejo del conductor.

De todos modos, cuando pruebo un auto con caja manual en una pista, sigo fiel al “punta y taco”, algo que está incorporado a mi manejo desde mis años de juventud… y aún hoy me sigo divirtiendo, a pesar de que las cajas automáticas me pasaron por encima.

Transmisión DSG

 

8 thoughts on “Transmisiones: ¿Manual o automática?

  1. Gustavo dice:

    La ZF de la Amarok es un sueño.. un viaje de ida

  2. EL QUE TIENE AUTO CON CAJA AUTOMATICA DIFICIL QUE CAMBIE POR UNA MANUAL, dice:

    CAJA AUTOMATICA SIN DUDA.

    1. Eduardo dice:

      Coincido. Me demandó 50 años aceptarlo pero desde que manejo mi 308 automático voy relajado por Bs. Aires. No cambio mas !

  3. Gabriel dice:

    Es verdad. Como dice Marcelo En la at usas el freno en lugar del embrague. Y la retención es mínima. Si ahorras el uso de la selectora. No a todos les tiene que gustar la dsg.

  4. JOSÉ DANIEL CUELLO dice:

    Lo mejor antes que una caja automática la robótica de MAGNETI MARELLI como la que equipa al FIAT LINEA DUALOGIC…..¡FANTÁSTICA !!!

  5. Eliseo dice:

    Antes de comprar, averiguen cuanto sale el service de la caja, no es agregarle aceite nomas

  6. Marcelo dice:

    Muy buena nota. Aprendí a manejar en un Coronado automático por el 76′. Pero mi esencia italiana gusta de acelerar y que el auto no decida cuando cambiar, quiero decidir yo. Tengo uno manual, pero ocasionalmente manejo automáticos y la parte que menos me gusta es cuando acelero en una cuadra y cuando empiezo a soltar porque se viene la esquina el auto pasa a una marcha superior en lugar de retener, obligándome a pisar un poco el freno, innecesario en uno de caja manual. Igualmente reconozco que en tráfico intenso son infinitamente más confortables. Yo vivo en un pueblo grande…

  7. Guillermo dice:

    No hay duda que las cajas automáticas lograron imponerse, al punto que muchos autos ya no ofrecen caja manual.
    Pero tampoco tengo dudas que para quien disfruta conducir, la caja manual sigue siendo una fuente de diversión y placer.
    Dejo un video para que vean que no hay como la caja manual para probar la habilidad de un conductor:
    http://www.youtube.com/watch?v=cW_6aaLRQj0
    Saludos.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: