noticias |

Diez mitos y verdades de los autos y conductores europeos

Desde Catania, Italia – Empecé en septiembre de 2018 un viaje que tenía un solo eje: los autos. Desde entonces, a través de este sitio traté de contarte todas las novedades que surgían desde Europa, además de aportar con las visitas a los salones del automóvil de París, Ginebra o eventos únicos como la Mille Miglia, Concurso de Elegancia de Villa del Este, Pagani Open Day o el Salón Parco Valentino.

Sin embargo, todo lo que empieza tiene que terminar, como esta corresponsalía desde el Viejo Continente. En estos 9 meses pasó de todo y siempre mi mirada estuvo dirigida a los autos y los usos y costumbres de sus conductores. A continuación, los mitos que derribé y las novedades que me maravillaron.

Te puede interesar
Las 6 acciones que las terminales automotrices realizan para combatir la pandemia

1-«En Europa se maneja mejor»

Falso. Es una típica mirada pesimista hacia nuestro país y una constante admiración que tienen algunos para con esta parte del mundo. Pude comprobar que, de Roma hacia el sur de Italia, por ejemplo, se maneja igual o incluso, mucho peor que en Argentina.

El respeto al peatón es casi nulo, conducen a contramano en ciudades como Nápoles o Catania como si nada, el motociclista con casco es una rareza y la correcta distancia entre cordón y vehículo estacionado es antojadiza.

2-El futuro es eléctrico (pero le falta)

Claro que en Europa están más avanzados que en el Mercosur, pero a la industria del eléctrico le falta. Y me refiero no solo a las automotrices, sino también a las proveedoras de cargadores públicos. Imposible hacer un viaje de largo aliento con un 100% eléctrico y eso lo comprobé con el Citroën e-Mehari en Francia.

Te puede interesar
¿Vuelve el antecesor del Focus? Ford registra el nombre Escort

3- Las aplicaciones, vitales

El uso de apps van más allá de Waze o Google Maps. Si sos dueño de un eléctrico, será crucial tener la correspondiente al tendido de cargadores para saber dónde están, su disponibilidad y estado de carga del auto a cada minuto.

También si sos turista y querés saber las normas, la app «GoAbroad» te «cantará la justa» de cada país miembro de la UE (como velocidades máximas permitidas), mientras que las de los sistemas de autos, bicicletas o monopatines compartidos son cada vez más populares.

Te puede interesar
¿Vas a comprar un Volkswagen? Esto te va a interesar

4- «El parque automotor europeo es más moderno»

Mi profesor de la escuela Deportea diría «generalización errónea». Otra creencia basada en que toda Europa es como Alemania, Suiza o Suecia. En Macedonia del Norte, país que puja por ingresar a la UE y que forma parte de Europa del Este, el parque automotor es uno de los más antiguos de la región, con modelos como el Yugo Koral, producido hasta 2008 y nacido en la ex Yugoslavia, con nulo nivel de equipamiento de seguridad.

5- Larga vida a los salones del automóvil

Es cierto que los motor shows, tal como lo conocemos desde hace décadas, tienden a tener menos automotrices participantes y un número de visitantes magro. Sin embargo, no creo que desaparezcan.

Te puede interesar
Autos de marcas japonesas en Argentina


Eventos como el Salón Parco Valentino de Turín, o la Semana del Diseño de Milán, lo comprueban. Stands en sitios públicos, horarios extendidos y mix entre industrias, como la moda y automotriz con actividades para todos los gustos. Ah, y gratis. Creo que este será el camino a adoptar por los tradicionales motor shows.

6- Las ciudades, prohibidas para los autos

Cada vez son más las grandes urbes que restringen el ingreso de vehículos con motor de combustión interna a determinadas zonas. Si sos turista y querés unir distintas ciudades en auto, prestá suma atención a los carteles, dado que las cámaras están bien atentas a sacarte la foto para que pagues la multa. Eso lo comprobé con el Hynudai Kona y las dos penalidades que tuve que afrontar en Livorno y Roma.

Te puede interesar
(GUIA) ¿Querés un Mercedes-Benz? Estos son los 5 más baratos

7- Automatización y autoservicio

Peajes sin operarios y playas de estacionamiento sin empleados. Algunos proponen algo similar en Argentina, pero creo que estamos lejos de concretarlo. Es algo que, nos guste o no, llegará tarde o temprano.

8-«Los ricos no piden permiso»

Tomo el nombre de la novela de Pol-Ka para graficar el contrasentido que tiene a las prohibiciones antes mencionadas con las carreras de autos de época. Una como la Mille Miglia, con más de 400 autos clásicos y deportivos pasando por los centros históricos, contaminan de sobre manera a su paso. ¿Multas? Ni ahí, y eso que los dueños de esas joyas las podrían pagar sin problemas.

Te puede interesar
Otra buena: crece la producción nacional y las exportaciones

9- Una grata sorpresa: el bloque soviético

Países que estuvieron bajo la órbita de la bandera roja durante décadas en el Siglo XX, ahora gozan de mercados abiertos e industrias que captan la atención de algunas marcas chinas, básicamente, por el bajo costo de la mano de obra.

En Croacia (donde al llegar al aeropuerto de Zagreb me encontré que a mi valija le habían robado el logo de VW), Rimac Automobile asoma como faro de los deportivos eléctricos, además de contar con un moderno parque automotor. En tanto, en Rusia, Mercedes-Benz aprovecha el boom premium moscovita y ya fabrica el Clase E..

Te puede interesar
Inflación y precios: los SUV que quedan por menos de 2 millones de pesos

20181201 163913

10- Si viviera en Europa no tendría auto

Un sistema de transporte eficiente (aunque limitado en horarios en varias ciudades), impuestos altos para los motores nafteros o diésel, multas, zonas prohibidas y embotellamientos. Claramente los autos no son una opción y por eso tantos sistemas de transportes compartidos.

De todos modos, me perdería de uno de los placeres más grandes que tiene esta vida (al menos para nosotros los amantes de los fierros): conducir un auto.

*Por Lucas Amestoy