consejos |

El top 10 de los mejores autos clásicos argentinos

Armamos un listado con los mejores autos clásicos argentinos, aquellos de producción nacional que marcaron una época.

Los argentinos somos apasionados de los autos desde siempre, y todos, más fanáticos o menos interesados, tenemos a un auto que recordamos, ya sea porque perteneció a la familia, era de un amigo o fue con el que aprendimos a manejar. Y por eso nos preguntamos ¿cuáles son los mejores autos clásicos argentinos? 

Más allá de los gustos individuales, Argentina es un país con una rica tradición en la industria automotriz. Solo basta recordar que en este país se construyeron las primeras fábricas de Ford y Mercedes-Benz fuera de Estados Unidos o Alemania, respectivamente, para tener una idea del lugar que ocupaba el país en el mapa mundial del sector.

Es por eso que decidimos armar un ranking con los 10 mejores autos clásicos argentinos, que se componen de automóviles y pick ups, dado que también marcaron la historial local con su aporte al trabajo. No habrá un ganador, por eso el orden del compendio es alfabético, para no herir susceptibilidades y además, para ser justos con cada uno de ellos.

Chevy

El Chevy, junto al Corsa, son los modelos más emblemáticos de Chevrolet en el país. Fue lanzado el 1 de diciembre de 1969 y no desplazó al Chevrolet 400 como se podía suponer, sino que convivió con él hasta 1974.

En ese momento GM tenía fábrica en San Martín, provincia de Buenos Aires y los 4,81 metros de largo del Chevy competían mano a mano contra los Ford Falcon, Torino o Rambler.

Su primera versión era cuatro puertas y tenía un motor de 3,8 litros de 130 CV asociado a una caja manual de tres marchas. Luego, llegaron las variantes Coupé y hasta con caja automática, para 1971. Dejó de ser producido en 1978 y de él se fabricaron más de 65.000 unidades. En esta nota, más sobre su historia.

Citroën 3CV

Llegó importado a la Argentina en 1958 como 2CV, y un año después empezó a ser ensamblado en la planta que la marca tenía en Barracas. Si bien en ese momento la mayoría de las partes eran importadas, para 1960 los componentes nacionales eran más variados, y hacia el final de la década, representaban el 95% del auto. Algo imposible para los tiempos que corren.

los mejores autos clásicos argentinos

El motor con el que se vendía en Argentina era uno de 425 cm3 y 12 CV y hacia fines de esa década llegó otro con 602 cm3 de 32 caballos. Con él, Citroën decide llamar al modelo 3CV, y dejar el 2CV, que se mantuvo en Francia. El fin de su producción local fue en 1979, que incluyo el retiro de Citroën del país, tras más de 140.000 unidades fabricadas.

Fiat 600

Fue ni más ni menos que el primer auto que produjo la casa italiana en Argentina. Empezó a fabricarse el 8 de abril de 1960, en su fábrica de Caseros (Fiat Someca), provincia de Buenos Aires, distinta a la actual en Ferreyra, provincia de Córdoba.

los mejores autos clásicos argentinos

Tres años después pasó a producirse en la actual fabrica de Stellantis de El Palomar, pero allí se ensamblaba todo lo relacionado a la carrocería, dado que motores, cajas y otros componentes se hacían en Córdoba.

Hablando de motores, el primer bloque fue uno de 633 cm3 de cuatro cilindros con una potencia de 28,5 CV. Medía 3,41 metros de largo, y su tamaño compacto más un bajísimo consumo de combustible, fueron algunos de los factores decisivos en el enamoramiento del público argentino para con él.

Los modelos del 62 al 66 se llamaron 600D; los del 65 al 72, 600E; los del 70 al 77, 600R; y los del 76 al 82, 600S. El 9 de abril de ese año Sevel Argentina S.A., decidió la descontinuación del 600S tras 294.197 unidades producidas. Si querés saber más, leé el retroanálisis al querido Fiat 600.

Dodge 1500

El “milqui” tuvo presencia entre la década del 70 y 80, y tuvo la particularidad de ser fabricado por Dodge y luego, Volkswagen. Se presentó en 1971 en Argentina, adelantando a General Motors y Ford en vender un mediano en el país.

Su base es del Hillman Avenger, a la venta en Inglaterra y fabricado en Europa. La versión base tenía un motor de 1,5 litros, con tracción trasera, y luego más adelante surgieron las versiones GT90 y o con caja automática, lo que lo convirtió en el  primer mediano con esa transmisión en Argentina.

En 1978 apareció el primer rediseño junto con una nueva versión rural, reforzando su concepto de familiar. En la década del 80, Volkswagen tomó el control de Chrysler Argentina, y tras leves cambios, relanzó el 1500 con la aclaración “hecho por Volkswagen Argentina”, pero conservando la marca Dodge.

En 1982, comenzaron a comercializarlo como Volkswagen 1500, con otro restyling que lo despegaron más del histórico modelo de Chrysler. Estuvo en producción más de 20 años y de él se superaron las 250.000 unidades.

Ford Falcon

Nació en 1957 en Estados Unidos, pero este cuatro puertas llegó a la planta que Ford tenía en La Boca en 1962, año durante el cual fue ensamblado con muchas piezas provenientes de Estados Unidos, para luego ir ganando más componentes nacionales. Solo los neumáticos, tapizados, vidrios y baterías eran nacionales.

los mejores autos clásicos argentinos

Es así que el 15 de febrero de 1963 salió al mercado el “Falcon 100 por ciento nacional”. Ese primer año se hicieron 5.000 unidades, y al año siguiente se duplicó la producción.

Fue el auto aspiracional de la clase media, pero también hubo versiones taxi, Futura (con butacas delanteras que reemplazaban a la banqueta enteriza) y hasta modelos con motor de 3,0 litros y 116 caballos de potencia. Incluso Ford fabricó un auto cabriolet para que sea el auto oficial del Presidente Arturo Illia.

los mejores autos clásicos argentinos

Pero, quizás el Falcon más recordado sea el Sprint con motor 221 SP de 166 CV, sobre el cual nuestro Director, Carlos Figueras, se explayó en este comparativo contra la Chevy Coupé. Si hablamos de hitos, el mejor año de ventas lo tuvo en 1973, con 35.595; y el segundo, en 1980, con 34.195 unidades. El Falcon, que solo se produjo en Argentina, Estados Unidos y Australia, vio su ocaso en nuestro país el 23 de septiembre de 1991, tras 494.209 unidades hechas.

Peugeot 504

Si empezamos hablando de la historia de la industria nacional, mención destacada para este sedán que es el más longevo: comenzó a fabricarse en agosto de 1969 en la planta de la Sociedad Anónima Franco Argentina (SAFRAR), en Berazategui y se mantuvo en producción hasta final del Siglo XX.

los mejores autos clásicos argentinos

Si bien se suponía que iba a reemplazar al 404, al final terminaron conviviendo. Se trataba de un sedán elegante diseñado por Pininafarina, cuyos primeros modelos tenían un motor de 1,6 litros de 76 caballos y más adelante llegaron los 1,8 de 87 CV, o 2,0 de 96 caballos, más opciones diésel como la 2,3 de 70 CV.

Un hito en su historia fue cuando SEVEL se hizo de las operaciones de Peugeot en Argentina y mudó la fabricación a El Palomar. En los 80, convivió con el 505, por lo que dejó de ser la opción más sofisticada de la marca.

En 1994, a pesar de su años en el mercado, alcanzó su mejor año de ventas con 25.000 unidades, pero en diciembre 1999 se construyó el último ejemplar, tras 496.693 unidades fabricadas en Argentina. En tiempos donde las generaciones de los modelos cambian cada seis años o menos, el 504 solo tuvo una sola, aunque sí muchos rediseños. Del 504 también escribimos en esta nota, donde lo comparamos con el Fiat 125.

Torino

La llegada del Torino a la Argentina nació como proyecto X y el fin era sacar un auto que dispute el mote de mejor vendido al Ford Falcon. El modelo del que se basó fue el Rambler American y de todas sus carrocerías a la venta en Estados Unidos, IKA tomó la Coupé Hardtop y Sedán.

los mejores autos clásicos argentinos

Para darle un toque distintivo se recurrió al célebre diseñador italiano Pininfarina para que dibujara las líneas del proyecto y así nació el Torino.

Fue presentado el 30 de noviembre de 1966 y empezó a ser vendido en 1967, con los modelos primerizos 380, 380W y el sedán 300. El motor, era un seis cilindros de 3,8 litros llamado Tornado Superpower 230, con rendimientos de 155 y 175 CV para el 380 y 380W, respectivamente.

Falos mejores autos clásicos argentinos

Para 1979, la apertura de importaciones hacía mella en “El Toro”, y saldrían al mercado las coupé ZX y GR con el logo de Renault en la parrilla. El 30 de diciembre de 1981 se producían las últimas unidades, totalizando 99.792 Torino salidos de la Planta de Santa Isabel en Córdoba.

Rastrojero

Es la piedra fundamental de las pick ups nacionales, y por qué no, una de las primeras en todo el mundo. Es un producto de los más emblemáticos de este suelo, dado que diferencia de todo el listado, fue diseñado, desarrollado y producido en Argentina. Un círculo bien criollo.

Salió a la luz en 1952 por la Industria Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME), un plan de Juan Domingo Perón que ponía el foco en la producción de distintos vehículos en el país.

Tenía motores diésel y nafteros y en 1957 empezaron las complicaciones para este vehículo, dado que la Revolución Libertadora hizo que IAME pase a llamarse Dirección Nacional de Fabricación e Investigación Aeronática) para no dejar rastros del gobierno de Perón.

Ese año salió la segunda generación, más parecida a una pick up mediana como las que conocemos hoy, que incluían versiones con cajas metálicas o de manera, doble cabina o chasis para carrozar.

En el 67, vuelve a cambiar el nombre del fabricante a Industrias Mecánicas del Estado (IME), su última productora, la cual dejó de producirlo el 22 de mayo de 1980, tras más de 124.000 unidades fabricadas.

Renault 12

En mayo de 1971 llegó a la Argentina el segundo auto más producido por la marca en este bendito suelo. El primer motor del Renault 12 fue un 1,3 litros de 60 CV y medía 4,39 metros de largo, por lo que era rival directo del Fiat 128 y Dodge 1500 (que llego apenas más adelante).

los mejores autos clásicos argentinos

A fines de 1994 dejó de ser producido en Santa Isabel, tras 440.000 unidades fabricadas. Su lugar fue ocupado por el Renault Clio (mirá la prueba de manejo que hemos hecho años atrás), cuya segunda generación lo terminaría superando en número de fabricación.

Renault Fuego

Se lanzó en Francia en 1980, pero allí o fue tan bien recibido como acá cuando llegó en 1982. Estaba basado en la misma plataforma del Renault 18, pero el diseño estuvo a cargo de Michel Jardin que le dio el toque deportivo.

los mejores autos clásicos argentinos

Renault Fuego (Foto: archivodeautos.blogspot.com)

Entre 1982 y 1992 se fabricaron en Santa Isabel 19.952 unidades y si bien el número es acotado en relación a todos los que hemos repasado en este listado, su arraigo en la competición lo volvió un auto de culto entre los argentinos. Carlos Figueras también se decidió y eligió entre la Fuego y el Ford Sierra XR4.

Si querés saber más sobre los 0km que están a la venta, podés leer nuestras pruebas de manejo y también ver las reseñas en nuestro canal de YouTube, donde encontrarás test drives y comparativos por segmentos.