noticias |

Opinión: “divino el SUV, pero dame ese sedán”

La disponibilidad y los sobreprecios nos hicieron ir en otra dirección respecto del resto del mundo: los SUV representaron el año pasado una pequeña porción de los autos más elegidos por los argentinos. Las causas, cuáles y cuánto vendieron.

Dentro de las miles de variables que rodean y atraviesan a la industria automotriz, una es insoslayable: las marcas, el cliente y mismo los modelos van -si es que todavía no se reconvirtieron- hacia el mundo SUV.

AUTOS NACIONALES MÁS BARATOS

 

A nivel global modelos y nombres históricos que mutan (Ford Mustang Mach-E/Citroen C4), otros que irrumpen en mercados clamando virtudes SUV (Kwid y su famoso “el SUV de los compactos”) y un infaltable de estos tiempos: cuando tratamos a un crossover como “LA” y nos saltan al cuello, como un mecanismo de autodefensa en pos de las carrocerías bi o tricuerpo con menos despeje.

Argentina nunca es ajena a nada y el argentino siempre mira, admira y anhela lo que pasa en el globo. Nos gustan los modelos de afuera y no nos gusta cuando se regionalizan, pero a la hora de comprar…¿adoptamos los hábitos mundiales?

Te puede interesar
Atención, asiáticas: estas son las marcas que dejarán de tener incentivos en un país

Con diciembre de 2022 cerrado y con los patentamientos de ACARA recién salidos del horno, me puse a ver la performance de los SUV en Argentina. Todos sabemos cuáles son los sospechosos de siempre y quienes están en las primeras posiciones pero…¿cómo le fue a las camionetas? La respuesta quizás te sorprenda.

Entre los diez autos más vendidos de 2022 hay apenas ¡dos! SUV. Son el Corolla Cross (séptimo) y el Taos (décimo), de fabricación nacional. El modelo brasileño registró 12.690 unidades mientras que el de Pacheco cerró con 8.449 unidades.

A partir de ahí, las “camionetas” ganan protagonismo y las del B, franja candente desde hace 20 años, se baten en una encarnizada lucha por ganarse un lugar en tu cochera.

Inmediatamente después de Taos está el SUV B más vendido: el Citroen C4 Cactus con 7.757 unidades le saca casi 2.000 unidades a la Renegade (5.941) y cierra el podio la inagotable Ford EcoSport, con 4.667 unidades. La nómina la cierran los Nissan Kicks (4.502), Volkswagen Nivus (4.237) y Chevrolet Tracker (4.229). El pelotón de SUV que queda lo conforman seis modelos, todos del segmento mediano, que totalizan 12.799 unidades.

Te puede interesar
Patentes cada vez más caras: cuánto aumentaron en 2024

Así las cosas, del Top 50 de 2022, 19 son SUV, lo cual habla de una gran proliferación de modelos pero que, en el acumulado, totalizan casi 70.000 unidades, es decir, el 17 por ciento o, más bajado a tierra, casi 2 de cada 10 autos que se vendieron el Argentina en 2022 fueron un SUV.

¿Es mucho? ¿Es poco? Es un número considerable pero teniendo en cuenta cómo viene creciendo el movimiento a nivel mundial, lo veo algo reducido en nuestro país. ¿Y entonces? La respuesta es extremadamente simple: la disponibilidad distorsiona. El que está dispuesto a llevarse un cero elige modelos “que hay” o con confiabilidad por sobre la moda (salvo, claro, por esos 70.000 argentinos que optaron por una camioneta).

Te puede interesar
30 años de la muerte de Ayrton Senna: el recuerdo de su carrera más icónica, “la vuelta de los dioses”

Esa es una de las tantas muestras de cómo está nuestro mercado hoy, sufriendo por la falta de divisas para traer más autos y limitando la disponibilidad de modelos históricamente exitosos que hoy se conforman con cumplir con un reducido grupo de clientes. El mercado cerró con más de 400.000 pero los mismos concesionarios aseguraron que de haber más ese número habría sido sustancialmente superior.

Por lo pronto, en un mundo que enfiló y aceleró hacia los SUV, en Argentina el auto más elegido es un sedán, posiblemente una raza, globalmente hablando, en extinción.