comparativos |

Habitabilidad e interior: Polo vs Yaris parte 2

Con ventas interesantes en lo que va del año, decidimos comparar las versiones más equipadas y automáticas de ambos exponentes. De esta manera, el Toyota Yaris S se bate a duelo con el Volkswagen Polo Highline.

Perfiles diferentes

En cuanto a dimensiones, el Yaris mide 4,15 metros de largo y 1,73 de ancho, contra los 4,06 metros y 1,75 metros, respectivamente, del Polo, que es un centímetro más bajo (1,47 m). La distancia entre ejes es de 2,57 metros para el Volkswagen versus 2,55 metros del Toyota, y acá hacemos un paréntesis para hablar de habitabilidad. En los dos es buena para cuatro adultos promedio, pero el nipón aprovecha mejor el espacio atrás con un piso plano, mayor espacio para las piernas y apoyabrazo central (un arma de doble filo, ya que atenta contra la comodidad del quinto pasajero), pero su rival ofrece salidas de aire, un puerto USB, un techo más alto y apoyacabezas tipo coma, lo que mejora la visibilidad hacia atrás. Un detalle que los más adultos agradecerán del japonés es que tiene agarraderas, lo que facilita la salida del vehículo. Para cerrar el apartado de capacidades, el baúl del germano tiene capacidad para 10 litros menos (300 vs 310), y, aunque está mejor presentado, no se puede abrir desde afuera (solo desde llave o tecla en el interior), como su contrincante que, además, esconde allí un auxilio de mismas medidas que las originales (185/60/15) en lugar del temporal de VW.

Conseguir la cotización auto test del Toyota Yaris

Ver prueba Toyota Yaris S

Estéticamente hay grandes diferencias. Al Yaris se lo ve más juvenil y fluido con rasgos más filosos, de hecho sus ópticas (dicho sea de paso, en los dos hay diurnas de LED, y faros principales halógenos, pero con proyector y regulable manualmente en el Toyota, y función corning en el VW) invaden notablemente el lateral tanto adelante como atrás, casi a la altura de los ejes de las ruedas. Además, la política de la marca es tener cierta independencia de estilo entre modelos y nadie dice “ahí viene un Etios”.

Por su parte, el Polo, como tituló Figueras en la prueba individual (at 329), es un mini Golf o un maxi Gol. Es más rectilíneo y exhibe una silueta más sobria. Como pasa con muchos modelos de la marca alemana, cuando se lo ve solo es atractivo, pero cuando se lo pone al lado de otros modelos, pierde personalidad.

Conseguir la cotización auto test del VW Polo

Ver prueba VW Polo Highline 

Interiores

Los habitáculos de los dos tienen estilos clásicos, y la calidad del Toyota está medio escalón arriba del VW que, paradójicamente, transmite una mejor sensación de terminación. En el Yaris hay un instrumental de diseño básico con cuadrantes legibles y un display a color de 4,2 pulgadas donde aparece la información de la computadora de a bordo. En el centro hay una pantalla táctil de 7” que permite espejar los smartphones (es necesario descargar una aplicación) y refleja las imágenes de la cámara de estacionamiento, que no está auxiliada por sensores de estacionamiento, como sí la del Polo (ambas con guías fijas).

Acá Volkswagen apostó fuerte, un instrumental totalmente digital y configurable, acompañado del sistema multimedia Discover Media con pantalla de 8 pulgadas con navegador, Android Auto, Apple CarPlay y Mirrorlink. Además, la posición de manejo es mejor, ya que la columna de dirección del Polo tiene doble regulación contra una del Yaris, la butaca de ambos (tapizados en cuero en el japonés y en tela en el alemán) tiene reglaje en altura. En lo que respecta a equipamiento de confort están parejos; una diferencia es que el VW tiene guantera refrigerada, y portacelular y portalentes, mientras que el Toyota se destaca con techo eléctrico.

En cuanto a seguridad, los controles de estabilidad/tracción, frenos con disco delantero y tambor atrás (el Yaris frenó en un metro menos en el 100-0 km/h), antinieblas delanteros y ganchos Isofix son elementos compartidos. Toyota saca ventaja con siete airbags contra cuatro, y antiniebla trasero.

También podría interesarte: