consejos |

¿Cuáles son los autos más difíciles de vender?

Te enumeramos las marcas con los Autos más difíciles de vender y los motivos que los convierten en "autos para toda la vida"

Esta nota tiene un listado con marcas que venden autos “para toda la vida”. No hablamos precisamente por su fiabilidad mecánica, ni por su precio privativo. Hoy vamos a hablar de los autos más difíciles de vender y que quizás pensaste alguna vez comprar.

Todo dependerá desde qué país leas esta nota, porque hay algunos que tienen convenios bilaterales o de libre comercio entre distintos bloques de países que hacen más fácil el ingreso de unidades o de repuestos para cuando el auto se rompa. O sea, no es lo mismo comprar un Suzuki en Argentina que en Chile, o un Peugeot en Perú que en Argentina.

Por eso, si bien vamos a nombrar algunas marcas que quizás tienen dificultades particulares de ingresar autos o piezas a la Argentina, vamos también a intentar ser lo más amplios posibles y contarte cuáles son los autos más difíciles de vender en la región. Antes, debemos explicar las causas que vuelven a un auto un auténtico “clavo”.

Los extrazona, autos muy difíciles de vender

Cualquier auto que venga de otro país no latinoamericano ya lo vuelve uno difícil de vender. Ya sea por impuestos cuando aun es un 0km y todavía ni embarco en el país de origen, o de si se trata de un usado.

El hecho de ser fabricado en el extranjero implica que sus piezas también son de países lejanos, por lo que no solo será difícil el ingreso del auto, sino además de todas sus partes que pueden ser reemplazadas. Claro que no hablamos de un Volkswagen Gol que viene de Brasil, sino de un Haval H1 que viene de China o de un Hyundai Kona, que viene de Corea del Sur.

En ese sentido, las importadoras (que son representantes de marcas en el país y que no cuentan con una fábrica radicada en Argentina), tienen un rol difícil en el mercado. Es que no les conviene traer autos económicos porque los impuestos los encarecen y se vuelven poco competitivos ante los autos más vendidos en esta parte del mundo y que se fabrican acá o en Brasil (por acuerdo Mercosur no pagan 35% de recargo).

El caso del Suzuki Baleno, de corta permanencia en Argentina, es un buen ejemplo de esto. Y si querés entender mejor la difícil convivencia de las importadoras con automotrices radicadas, podés leer esta nota.

Autos más difíciles de vender

Esta falta de competitividad hay que sumarle la posventa. Las importadoras tienen en contra también disponer de una red de concesionarios más chicas que las marcas generalistas, por lo que mantener el auto en el service oficial es todo un problema si vivís en ciudades del interior del país.

A eso, hay que agregarle que la disponibilidad de piezas o autopartes para reponer es igual de pequeña, por lo que restringe al dueño a quedarse con los talleres oficiales o, si decide arreglar o mantener su auto en un taller no oficial, arriesgarse a que no se le incluyan piezas originales o de menor calidad.

Autos más difíciles de vender

Nadie niega de la calidad de un Land Rover, Kia, Hyundai o Mitsubishi, ¿pero podrás dar fe que luego tendrás un servicio de posventa a la altura de lo que pagaste por él? Y cuando hablamos de faltantes de piezas, en países con importaciones restringidas como Argentina, queremos decir que pueden tardar meses y meses hasta que llegue la pieza que necesita tu auto. Sin mencionar lo caro que saldrá.

Para pasar en limpio entonces, cuanto de más lejos llegue el auto, más difícil será encontrar piezas de reposición y por ende, más difícil será de vender o revender.

Sedán grande, un auto muy difícil de vender

Los Ford Mondeo, por ejemplo, fueron en Argentina, autos históricamente difíciles de vender o revender. Es que, en el caso del sedán grande americano, competía con el Volkswagen Passat de origen alemán, país más asociado a la idea de Premium que Estados Unidos. A eso hay que sumarle que luego llegaron los SUVs o camionetas para desbancar a los cuatro puertas.

Autos más difíciles de vender

Pero para no quedarnos con el Mondeo, mencionaremos otros sedanes grandes que en Argentina nunca tuvieron buena salud de ventas, como los Citroën C5 o Peugeot 607. Ni hablar si combinás esta silueta con el primer ítem (un importado traído por importadora), como un Rover 75, un auténtico “auto para toda la vida”. 

Hoy por hoy, los sedanes grandes son muy caros (si bien siempre lo fueron, hoy por cuestiones de impuestos internos lo son más), y es más negocio comprar una pick up “full”, que tiene casi el mismo nivel de equipamiento de confort (o superior en algunos casos) y además, ofrece una dualidad de manejo en caso de escapada fuera del asfalto.

Los autos más difíciles de vender en 2021

A continuación armamos un listado con las marcas de autos que menos vendieron durante el primer semestre de 2021, según cifras de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA).

  1. Haval: 92 (probamos los H1, H2 y H6)
  2. JAC: 84
  3. Baic: 84
  4. Volvo: 79 (probamos al XC40)
  5. KYC: 76
  6. Shineray: 69
  7. Changan: 64 (probamos el CS75)
  8. Subaru: 60
  9. Lexus: 53 (leer prueba al NX300h)
  10. MINI: 53 (probamos al John Cooper Works)
  11. Mitsubishi: 52 (evaluamos la pickup mediana L200)
  12. Foton: 45
  13. Lifan: 41 (probamos el X50 y X70 y MyWay)
  14. Geely: 32 (probamos el Emgrand 7)
  15. Great Wall: 29
  16. Suzuki: 24 (leer prueba al Vitara)
  17. Alfa Romeo: 20
  18. Porsche: 8 (manejamos un 911 en los Alpes austríacos en 1991)

Nadie duda de la calidad de Subaru, MINI o Porsche, pero por todos los motivos que te dimos más arriba es que estas marcas ocupan los últimos lugares de ventas en Argentina.

Te invitamos a que leas la sección de pruebas de manejo en nuestro sitio para conocer bien el auto que querés comprar, o sino mirar los videos de los test drives y comparativos que subimos a nuestro canal de YouTube.

Autos más difíciles de vender