comparativos |

Consumos cinco puertas segmento B: ¿cuál gasta menos?

Analizamos los exponentes de uno de los segmentos más vendidos del mercado y te contamos cuánto consumen en todas las condiciones de utilización.

Sin dudas los consumos son un factor de suma importancia al momento de encarar la compra de un auto, ya sea usado o cero kilómetro. Es neurálgico saber cuánto va a gastar en ruta ya que seguramente sea el móvil eventual para salir de vacaciones con la familia, pero también en la ciudad, que será el ámbito de utilización más frecuente.

CONUMOS HATCHBACK

En esta ocasión, recabamos todas las cifras obtenidas en nuestras mediciones de prácticamente todos los exponentes cinco puertas del segmento B disponibles en el mercado, para analizarlos y ver cuál gasta menos, en diferentes tipos de uso.

Ver comparativo: Consumos pick ups medianas: ¿cuál gasta menos?

Quizás penalizado por un impulsor algo antiguo, el flamante Peugeot 208 firmó el promedio más elevado de todo este listado. A velocidades constantes de 100 y 130 km/h los consumos son correctos ya que te va a pedir 6,6 y 7,7 litros cada cien kilómetros respectivamente.

No obstante, los números se disparan en ciudad ya que las cifras se estiraron a 12,1 litros, por lo tanto el mixto quedó en 9,6 litros cada cien. Recordemos que el producto de la marca francesa está impulsado por el conocido 1.6 vti con 115 CV, asociado a una caja automática de seis marchas.

Siguiendo con el ranking, el Fiat Argo obtuvo un promedio de 9,5 litros debido a picos de 7,6 y 8,5 litros cuando circulamos a 100 y 130 km/h, mientras que en ciudad alcanza las dos cifras con casi 11 litros. El motor también es de larga data, un 1.8 de la familia Etorq que entrega 130 CV (es el más potente del segmento) y también se asocia a una caja automática de seis velocidades.

En sexto lugar aparece el Renault Sandero, uno de los primeros en “inaugurar” el segmento B+. El bicuerpo de la marca del rombo firmó un promedio de 9,2 litros cada cien, con registros de 11,1 litros en la ciudad, 6,9 a 100 km/h y 7,9 litros cuando aumentamos la velocidad a 130 km/h. El motor es de origen Nissan, un 1.6 con 115 CV, y está acoplado a una caja CVT.

A continuación, uno de los menos vendidos pero quizás una de las mejores compras del segmento. Hablamos del Kia Rio, impulsado por otro 1.6 pero con 123 CV unido a una caja automática de seis. Este bicuerpo fabricado en México registró un consumo de 10,1 litros en ciudad, casi 7 litros a 100 km/h y 9,1 a 130 km/h. De esta forma, en promedio son 9,1 litros cada cien kilómetros.

Así las cosas, en cuarta posición dice presente el Volkswagen Polo, que promedió 8,6 litros cada cien gracias a una cifra de 10,3 litros en la urbe, 6 litros circulando a 100 km/h y 7,7 cuando aumentamos la velocidad a 130 km/h. El motor también es un viejo conocido, otro “mil seiscientos” con 110 CV, asociado a una transmisión automática de sexta.

Por sus dimensiones se podría decir que es un “intruso”, pero hoy por hoy es la única alternativa que ofrece la marca en el segmento. Hablamos del Ford Ka, que con su eficiente motor tricilíndrico 1.5 de 123 CV y caja automática de seis relaciones registró un consumo de 10,8 litros en la ciudad, 5,6 litros a 100 km/h y 6,4 litros si viajamos a 130 km/h. En promedio, son 8,4 litros cada cien kilómetros recorridos.

Por su parte, en segundo lugar quedó el Toyota Yaris, que lleva bajo el capot un motor 1.5 de 107 CV, asociado a una caja automática del tipo CVT. En el ámbito citadino, el compacto de la marca japonesa te va a pedir 9,5 litros cada cien, mientras que a 100 y 130 km/h necesita 5,7 y 7,6 litros respectivamente, que le permiten un mixto de 8 litros.

En primera posición y haciendo valer las virtudes del “downsizing”, el Chevrolet Onix es el más económico de todo el segmento. De esta forma, el bloque turboalimentado de 1 litro lógicamente se traduce en consumos contenidos. En el promedio firmó una tarjeta de inapelables 7,3 litros cada cien, cortesía de 8,8 litros en ciudad, 5 litros circulando a 100 km/h y 6,7 litros a 130 km/h.