noticias |

Volkswagen T-Cross 1.0 turbo: ¿por qué es una buena compra entre los SUV?

El SUV compacto más vendido de nuestro país recibió finalmente el motor turbo de 116 CV, que viene a reemplazar al anterior 1.6 aspirado con menos potencia. Analizamos sus características más interesantes.

En mayo de este año, la filial argentina de Volkswagen lanzaba al mercado la versión con motor turbo del T-Cross, su primer SUV compacto, que había llegado a la Argentina en 2019. Finalmente, unos meses más tarde pudimos conocerlo en persona, con protocolos y sanitizaciones de por medio. 

Volkswagen-T-Cross-frente

El motor turbo es una deuda pendiente que el Volkswagen T-Cross debía desde su lanzamiento. Más allá de eso, luego de tener un primer acercamiento en las instalaciones de Arawak con esta nueva planta motopropulsora, nos pareció oportuno hacer un breve análisis del éxito que logró este exponente del segmento B en tan solo dos años, y por qué sigue siendo una buena compra entre los SUV de su tamaño. 

En 2019, año de su lanzamiento, según ACARA se patentaron 3.670 T-Cross, cifra obtenida en sus primeros siete meses en el mercado argentino. Un año más tarde se convirtió en el SUV más exitoso de su segmento, con 9.779 patentamientos registrados en todo 2020

Volkswagen-T-Cross-trompa

Con el motor turbo, la marca de Wolfsburgo espera fortalecer la gama de un producto que ha sabido ganarse su lugar en uno de las franjas más calientes del mercado. Se trata de un 1.0 de tres cilindros (el mismo de Nivus), que a diferencia del 1.6 aspirado entrega 6 CV más, pero lo más interesante es un torque de 200 Nm, 45 más que el “uno seis”. 

Esto se traduce en mejores reacciones y una agilidad notablemente superior en la versión apoyada por el “caracol”. En la pista de asfalto de Arawak pudimos realizar una serie de pruebas para comprobar, no solo el comportamiento del conjunto motor y caja (automática de seis), sino también de los frenos, ya que esta variante incorpora discos atrás. 

Volkswagen-T-Cross-cola

El cambio en las reacciones es contundente, sobre todo en la salida, ya que el TSI entrega todo el par disponible desde la zona baja del tacómetro, algo que naturalmente se traduce en mejores cifras de aceleración, que ya verificaremos en la prueba correspondiente. A modo de referencia, Volkswagen Nivus necesitó 10,4 segundos para acelerar de cero a cien. 

Por su parte, otra de las novedades para este Volkswagen T-Cross con motor turbo viene por el lado de la multimedia, ya que incorpora el sistema VW Play que elimina por completo los botones físicos y apela a una pantalla de 10’’. A su vez, ofrece conexiones Android Auto y Car Play (esta última inalámbrica) y posee 10 GB de memoria interna para almacenar datos y aplicaciones. 

Volkswagen-T-Cross-interior

Por último, si bien los 4.168.000 pesos que cuesta la versión full Highline parece un precio elevado, hay que poner en la ecuación final la habitabilidad en las plazas traseras, sumado a un baúl generoso de hasta 420 litros, el buen equilibrio entre confort de marcha y comportamiento dinámico y una motorización eficiente que a priori promete prestaciones correctas y bajos niveles de consumo. 

A modo de conclusión, el Volkswagen T-Cross es caro, pero no por eso deja de ser una buena opción entre los SUV de su segmento, sobre todo ahora con esta última incorporación del motor TSI. Los resultados están claramente a la vista, con solo mirar las cifras de patentamientos obtenidas por el SUV compacto de Volkswagen hasta el momento. 

Volkswagen-T-Cross-trompa-2

Volkswagen-T-Cross-interior-2

Volkswagen-T-Cross-turbo

Te puede interesar
Habitabilidad: Jeep Renegade vs Volkswagen T-Cross