noticias |

Volkswagen Bora: te mostramos dos unidades abandonadas del clásico sedán

Una vez más nos encontramos con dos unidades abandonadas, en este caso de un auto que fue amado y odiado por igual: el Volkswagen Bora.

El Volkswagen Bora es uno de los modelos más comunes de ver en nuestras calles pero en este caso nos encontramos no con una, sino con dos unidades de este sedán que vaya uno a saber por qué razón terminaron guardadas en algún galpón a la espera de alguien con intenciones de rescatarlas.

Volkswagen Bora abandonados

Una vez más gracias a la gente de @retrovintagephotos que subió a su cuenta las imágenes que ilustran esta nota volvemos a hablar del Volkswagen Bora, un sedán que no es una figurita difícil de encontrar sobre todo en un mercado como el nuestro donde se vendieron miles de unidades a lo largo de sus casi 15 años de trayectoria.

Pero en este caso creemos que no se trata de algo que es moneda corriente, lo mismo que sucede cuando aparece algún ejemplar con bajo kilometraje o sin rodar exhibiendo un estado de conservación digno de admirar.

Volkswagen Bora abandonados 1

Claro que este no es ese ejemplo sino que son dos Volkswagen Bora que fueron dejados a su suerte. Desconocemos las razones pero a juzgar por las imágenes y el estado que presentan ambas unidades no pasó demasiado tiempo desde que fueron estacionadas allí.

Muchos lamentarán que no se trate de la versión más codiciada hoy en día que es la 1.8 turbo, pero no deja de sorprender que aparezcan autos así en una condición casi de abandono. ¿Qué habrá pasado para que queden así? ¿Problemas de papeles, mecánicos o algún conflicto familiar? Preguntas que por el momento no podemos contestar.

Te puede interesar
El sedán más deseado y buscado de Volkswagen: mirá este Bora 1.8 turbo con un kilometraje insólito

Volkswagen Bora abandonados 2

Esta línea del Volkswagen Bora se presentó en nuestro país en 2007 y fue una actualización estética realizada sobre la primera generación, aquella que llegó a principios del 2000 y que en su momento se destacó por su terminación y calidad de materiales y su confort de marcha.

Para 2007 el Bora había sido reemplazado a nivel mundial por el Vento, pero en la región Volkswagen decidió mantener en la gama ambos modelos debido al éxito que había tenido el Bora en los diferentes mercados donde fue ofrecido. Así fue como la marca alemana desdobló su oferta para el segmento C de sedanes con el Bora rediseñado y el Vento, que se ubicaba un escalón por encima en potencia, equipamiento y tamaño.

Te puede interesar
El sedán más deseado y buscado de Volkswagen: mirá este Bora 1.8 turbo con un kilometraje insólito

Muchos criticaron en su momento la decisión de Volkswagen de “abaratar” el Bora para lograr un precio competitivo. Con el rediseño el modelo perdió calidad y dejó algunos ítems de equipamiento en el camino, pero gracias a su relación costo/beneficio que lo posicionaba como un producto incluso más tentador que su hermano hatch brasileño (el cuestionado Golf MK4.5) el Bora logró mantener su éxito.

¿Qué motor tiene?

Con un catálogo completo que incluía versiones nafteras (2.0 y 1.8 turbo) y la TDI que pasó a ser una de las opciones más racionales de la oferta, el Volkswagen Bora continuó dando pelea frente a rivales que tenían casi la misma antigüedad como Megane I, Focus I y Astra, por sólo nombrar algunos.

Te puede interesar
El sedán más deseado y buscado de Volkswagen: mirá este Bora 1.8 turbo con un kilometraje insólito

¿Qué pasó con el Volkswagen Bora?

Claro que cuando pasaron los años y Volkswagen siguió con las renovaciones de sus modelos la cosa cambió y ya para 2011, con la llegada del nuevo Vento el Bora comenzaba a perder protagonismo, aunque permeneció en el radar de aquellos que buscaban un sedán correcto, que no descollaba en ningún aspecto (salvo el 1.8 turbo, por el motor) pero que se mostraba confiable y muy noble.

Así llegamos a 2014, año que marcó el fin de la historia del Volkswagen Bora en nuestro país. Se retiraba del mercado un modelo exitoso que también fue blanco de críticas con el fenómeno bautizado por nuestro director como “Boraludos”, aunque eso no fue culpa del auto en sí sino del comportamiento de algunos usuarios que incluso hoy todavía nos cruzamos en alguna calle o ruta del país.