noticias |

Se vende una Renault Fuego GTX en impecable estado y que fue muy bien conservada

Te mostramos una unidad de la icónica coupé de Renault que luce muy bien cuidada a pesar del paso de los años. ¡Mirá de qué se trata!

Qué decir sobre la Renault Fuego, un modelo que se consolidó como uno de los más deseados y buscados en la década del 80 argentina. Además, pertenece a la rica historia de Renault en nuestro país ya que junto a otros tantos exponentes recordados como el 12, el 18 o el Torino, se fabricó en la planta cordobesa de Santa Isabel.

Renault Fuego GTX frente

Mirá el estado de esta Renault Fuego GTX

Hoy nos encontramos con un ejemplar que nos llamó la atención por su estado de originalidad, a pesar de que tenemos ciertas dudas sobre su kilometraje real. Es una Renault Fuego que apareció a la venta y que acusa apenas 58.000 kilómetros rodados en sus más de 40 años de vida.

Renault Fuego GTX kilometraje

Pero a juzgar por las fotos esta Renault Fuego recibió el cuidado y cariño que se merece un auto así, algo que se aprecia en la ausencia de detalles en la pintura o la chapa, el estado del vano motor y también en la presentación del interior, con todos los plásticos sanos y los tapizados de cuero casi como nuevos.

Renault Fuego GTX asientos

Respecto de la mecánica, las primeras Renault Fuego utilizaban el 2.0 de cuatro cilindros en línea que tenía el 18, que en este caso entregaba unos 100 CV que se transmitían a las ruedas delanteras (principal diferencia con la coupé Sierra, uno de sus principales “rivales” de la época) mediante una caja manual de cinco velocidades. ¿Precio? 10.800 dólares.

Renault Fuego GTX motor

Te puede interesar
El sedán de Peugeot que fue furor en los 90 todavía se vende como 0 km en algunos mercados

Los inicios de la Renault Fuego

Renault importó las primeras unidades de su coupé desde Francia pero luego en 1982 comenzó a producirla en la fábrica de Santa Isabel, donde compartía naturalmente línea de producción con el 18, modelo del cual tomaba la plataforma y la mecánica.

Renault Fuego GTX trasera

De ahí a que la Fuego fue criticada en su momento por su falta de potencia y, sobre todo, por su plataforma con tracción delantera, lo que planteaba una gran diferencia frente a la mayoría de coupés de aquellos años, como por ejemplo la Ford Sierra o anteriormente la coupé Taunus.

Te puede interesar
El hallazgo de un clásico deportivo del 70 sin rodar: en qué estado se encuentra

Renault Fuego GTX interior

Más potencia para el GTX

Para 1988 la Renault Fuego introducía en su catálogo nacional la versión GTX con motor 2.2, que desarrollaba 116 CV, mientras que otra novedad más allá del incremento de potencia tenía que ver con la incorporación de frenos a disco en las cuatro ruedas. La Fuego seguía conquistando el mercado de coupés de industria nacional con su diseño transgresor y llamativo y su nivel de tecnología.

Renault Fuego

Nueva versión GTA

A fines de ese año apareció la versión GTA, que tomó el lugar de la GTX e introdujo en la gama de la coupé algunos cambios estéticos menores. Así la Renault Fuego lucía un poco más moderna, donde se destacaba la incorporación de molduras laterales de nuevo diseño, nuevas llantas de aleación y espejos y ópticas traseras retocadas, entre otros detalles que le sentaron bien y le permitieron continuar vigente en nuestro mercado hasta el cese de su producción.

Te puede interesar
Igual que 0km: no te pierdas el estado de conservación de este Renault clásico de los 80

Renault Fuego frente

Luego de consagrarse con varios triunfos en el TC2000 de la mano de un tal Juan María Traverso, Renault lanzó al mercado la última serie de la Fuego en 1991 con la renovada versión GTA, que ahora llevaba además la denominación ‘Max’. Las novedades pasaban por la incorporación de un alerón en el portón, un volante de tres rayos y más potencia para el motor 2.2, que pasaba a desarrollar 123 CV.

Llegamos así a septiembre de 1992, cuando Renault anunciaba el fin de la Fuego tras poco más de una década en el mercado y con casi 20.000 unidades producidas en Santa Isabel. Un verdadero ícono de nuestra industria que en 2022 cumplió nada menos que 40 años.