noticias |

Más de 1.500 kilómetros con Volkswagen Taos: ¿por qué es uno de los mejores SUV para viajar en familia?

Fuimos hasta las sierras cordobesas para seguir poniendo a prueba al Volkswagen Taos en diferentes circunstancias de clima y terrenos. ¿Cuáles son sus principales atributos?

Hacía algo de tiempo que no nos íbamos de operativo con un SUV mediano, como el Volkswagen Taos que ilustra esta nota. En lo personal, las últimas veces había sido con diferentes exponentes del segmento B. La posibilidad de subirse a un “C” para un viaje más largo de lo normal siempre es algo que, a priori, es gratificante en términos de comodidad.

Volkswagen Taos no defrauda en este sentido porque pese a que se posiciona por debajo de la Tiguan Allspace (preparada para siete pasajeros) el fabricado en Pacheco nos sorprendió ni bien lo conocimos en persona por su interesante habitabilidad. Con 4,47 metros de largo y una distancia entre ejes de 2,68, garantiza espacio para toda la familia. De todos modos, por nuestro modus operandi, nos sobró algo de Taos porque para esta logística solo estábamos afectados Claudio (Arena, nuestro fotógrafo) y yo. Atrás nos quedaron inusitados los tres apoyacabezas, la terna de cinturones inerciales y las fijaciones isofix.

Volkswagen-Taos-trompa-2

Lo que sí sabía que íbamos a aprovechar al máximo era su baúl, que definitivamente es uno de los puntos altos de Taos. Con 498 litros de carga y un fondo modular permite cargar y acomodar buena parte de todo el bagaje. Además, la boca de carga tiene una interesantísima distancia al suelo, lo que facilita la maniobra de carga ya que no hace falta hacer un tirón significativo cuando metemos el equipaje. Remata la faena una trampa que permite llevar algún equipaje más largo (tipo esquíes) sin necesidad de rebatir los respaldos y por ende molestar en demasía a los pasajeros que viajen atrás.

Con el bolso de quien suscribe más todo el equipo audiovisual de unos de los mejores gatilladores de la industria, fijamos destino en Córdoba, pusimos Drive y hacia allí fuimos.

Volkswagen-Taos-baul

La gran diferencia con el operativo que hicimos hace algunas semanas hacia la zona del Litoral fue que para aquella oportunidad delineamos la hoja de ruta con diversas paradas estratégicas durante el trayecto. Para este nos propusimos recorrer la zona de influencia alemana en las sierras cordobesas por lo que buena parte del día del viaje lo hicimos sobre la Panamericana y desde ahí directamente por la Rosario-Córdoba que corre casi de manera paralela con la ”vieja” Ruta 9 (¿sabías que llega hasta la frontera con Bolivia?), que quedó en manos de vialidad nacional. Esta necesaria modernización (se finalizó en 2010) significó una mejora en la cinta asfáltica para una vía clave que, sumando el tramo de la Panamericana, une tres de las ciudades más habitadas del país: Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

Tras pasar la ciudad de Lionel Andrés, con obras en la circunvalación que ralentizaron el ritmo lógico que traíamos, hicimos la primera parada para repostar. Fue aproximadamente a 410 kilómetros de nuestra salida, en General Roca, inmediatamente después de cruzar (por arriba, claro) el Arroyo de Las Tortugas que marca los límites entre la provincia santafesina y cordobesa. Casi toda la totalidad de este tramo nos entregamos al control de velocidad crucero adaptativo (ACC) de Volkswagen Taos. A excepción de la circunvalación rosarina, fuimos con el dispositivo seteado en 130 y, para evitar los ansiosos que se pegan atrás, configuramos al mínimo la distancia de respecto al auto de adelante para que la desaceleración sea a último momento (pero siempre con la seguridad pertinente).

Volkswagen Taos instrumental

A partir de allí, para variar un poco el paisaje y poner a prueba la calibración de la suspensión de Volkswagen Taos, decidimos seguir un poco por la antigua ruta. Cuando fuimos a retirar el SUV, tuvimos la oportunidad de dialogar con el responsable de este ítem en particular, que nos contó que buena parte del desarrollo de los resortes (tiene esquema trasero independiente) lo realizan en caminos del norte y de la Patagonia, en la zona de Esquel.

Por eso no nos sorprendió en ninguna de las oportunidades que nos subimos, que Volkswagen Taos está más que preparada para atravesar nuestros caminos, ya sea en ciudad o en caminos de alta velocidad. De lo que tampoco quedó duda es del estado calamitoso del viejo trazado. Unos kilómetros antes de llegar a James Craik no nos aguantamos y arrancamos con la producción en un paso a nivel del ramal Rosario-Cañada de Gómez-Villa María-Córdoba del Ferrocarril Mitre.

Volkswagen-Taos-en-las-vias

Paradójicamente, unos kilómetros más adelante estuvimos cerca: producto de una depresión fortuita de la ruta, la Volkswagen Taos se despegó unos centímetros del suelo en plena curva. Gracias a parte de su equipo de seguridad activo, como los controles de estabilidad y tracción, el coletazo no llegó a despertar a Claudio y nos acomodó en algunos microsegundos en nuestra trayectoria.

Tras “tocar” Alta Gracia, iniciamos el descenso a Villa General Belgrano por la 5, un trazado con mucho tránsito, curvas, contracurvas y trepadas y bajadas. Fue el escenario ideal para poner a prueba algunos componentes del Volkswagen Taos como los frenos, la dirección y el 1.4 turbo de 150 CV (con picos de 800 puede perder eficiencia la combustión) en un ámbito en el que, por la geografía de la Ciudad de Buenos Aires no tenemos la oportunidad de hacerlo en las pruebas tradicionales.

Volkswagen-Taos-cola

Pese a que estuvimos prácticamente todo el día con las bajas encendidas, a medida que la luz se iba empezamos a vislumbrar las bondades de la IQ Light, de serie en este Volkswagen Taos pack Hero. Se trata del último desarrollo de la marca en términos de iluminación e incorpora luz de marcha diurna y la función “All Weather Light” (luz para todos los climas), que reemplaza los faros antiniebla delanteros y otorga una mayor amplitud de iluminación.

Pero la función más interesante de este sistema del Volkswagen Taos es “Dynamic Light Assist”, que disminuye la potencia y el alcance de los faros cuando otro vehículo se acerca. A eso le suma luz dinámica en curvas, que puede modificar el ángulo de iluminación en relación a la dirección que el conductor aplica en el volante, es decir, todas funciones que nos vinieron espectacular para el último tramo sinuoso: ver y ser vistos de la manera más eficiente y segura para nosotros y el resto.

Volkswagen-Taos-opticaVolkswagen-Taos-interior-2

Te puede interesar
Volkswagen Taos: el SUV argentino alcanzó un nuevo récord