noticias |

Volkswagen T-Cross Sense: la nueva versión base del SUV con motor turbo

El Volkswagen T-Cross suma una inédita variante que se posiciona como la más accesible de todo el catálogo. Te contamos qué motor tiene, el equipamiento y sus características principales.

Para ampliar la gama de su exitoso SUV compacto, Volkswagen presentó en Brasil una nueva versión del T-Cross. Se denomina Sense, y se trata de una variante que, en el país vecino, se ubica como el nivel más accesible de la gama del producto brasileño.

VW T-CROSS SENSE

Lo curioso de esta versión es que, a diferencia de nuestro mercado, mantiene el motor 1.0 TSI de tres cilindros que entrega 116 CV alimentado a nafta, con un torque de 200 Nm disponibles entre 2.000 y 3.500 rpm. Como siempre, este bloque se combina a una caja automática de seis velocidades.

Te puede interesar
Volkswagen T-Cross 2022: ¿en qué se parecerá a Taos?

Al tratarse de una variante de entrada de gama, naturalmente a nivel estético queda despojada de algunos embellecedores cromados en varios sectores de la carrocería. Además, la parrilla es completamente negra (aunque conserva un listón gris por debajo) y las llantas son de chapa con tazas plásticas.

Lo bueno viene por el lado de la seguridad, ya que este Volkswagen T-Cross cuenta con una dotación que contempla seis airbags, controles de tracción y estabilidad, freno a disco en las cuatro ruedas, asistente de frenado post colisión y faros antiniebla delanteros.

Por el lado del confort, el T-Cross Sense tiene aire acondicionado, dirección eléctrica, cierre centralizado, levantavidrios eléctricos, faros con regulación en altura, luces de circulación diurna, volante multifunción y alarma. En lo que respecta a multimedia, la marca de Wolfsburgo no informó qué sistema trae esta versión particular.

Te puede interesar
5to puesto para la T-Cross en el Master Test

VW T-CROSS SENSE

En Brasil, el Volkswagen T-Cross Sense se posiciona como uno de los SUV con caja automática más accesibles en aquel mercado. A nivel precios se encuentra en el mismo nivel que, por ejemplo, un Jeep Renegade o una Hyundai Creta.

Mientras tanto, en Argentina la versión de entrada de T-Cross se denomina Trendline, y aunque agrega algunos detalles estéticos frente a la Sense, está impulsada por el motor 1.6 MSI de 110 CV, combinado a una caja manual de cinco velocidades.