noticias |

Usados: Volkswagen Golf IV

Herencia de antiguas generaciones, el Golf IV es robusto, confiable y tiene muy buena terminación. Entre las malas contamos con motores no muy modernos y que no tiene demasiadas versiones de carrocería ni de equipamiento, aunque en todas la dotación es abundante.

La cuarta generación del Golf se presentó al mundo en 1997 y llegó dos años más tarde a nuestro país para reemplazar la no menos exitosa tercera generación. Aumentó 12 cm de largo pero las plazas traseras siguieron siendo algo reducidas. Sumada a un baúl de 330 litros, la habitabilidad nunca fue uno de sus fuertes. Los motores no son un punto débil, pero tampoco dan para alardear. Tanto el 1.6 como el 2.0 son propulsores convencionales, con ocho válvulas, de potencia y prestaciones correctas, pero no muy eficientes en cuanto a consumo. Todo lo contrario para el 1.8T, de grandes performances, buen consumo en relación con la potencia y sumamente elástico. Además tiene cinco válvulas por cilindro, turbo, intercooler y distribución variable.

El Golf es un modelo de gran robustez estructural, está adaptado a nuestras calles y es uno de los mejores del segmento en cuanto a calidad de materiales y terminación, que aseguran una vejez saludable. Por todo esto se convirtió en un referente del segmento. Esto, sumado a un merecido prestigio cosechado desde generaciones pasadas, le da un gran valor de reventa: cuesta unos cuantos miles más que un Mégane de igual año y equipamiento comparable, y también un poco más que un Ford Focus.

NO OLVIDES REVISAR

  • El sistema de los levantavidrios eléctricos tiene dentro de la contrapuerta una pieza de plástico que sostiene el cristal, y se rompe con demasiada frecuencia. En los de tres puertas el problema se agrava por el mayor peso de la ventanilla. La “industria nacional” ya sacó al mercado un repuesto no oficial de aluminio que da grandes resultados.
  • De lo mejor que hay en el segmento, el interior es de gran calidad. Sin embargo, tiene su talón de Aquiles. Las manijas de las puertas tienen una pintura del mismo color del plástico que se salta producto del desgaste, y queda bastante feo.
  • El apoyabrazos central en las plazas delanteras es a la vez un guardaobjetos. La traba que lo sujeta suele romperse y la tapa se abre sin resistencia. El repuesto es muy caro en relación con la funcionalidad que ofrece. Nadie lo arregla.
  • Los bujes de la barra estabilizadora son el fusible del tren delantero del Golf. Es lo primero que comienza a molestar cuando se rompen o aflojan: ¿cómo te das cuenta? Por el ruido de cama vieja cuando transitás por zonas desparejas. Bajo costo del repuesto, pero alto de la mano de obra por lo complicado del trabajo.
  • Es muy normal que en la mayoría de los Golf, cuando das arranque con la llave, el Bendix del burro de arranque se quede pegado un breve instante y haga un molesto ruidito. Solucionarlo no es tan fácil ni barato, y como no trae problemas funcionales pocos le prestan atención.
  • Con GNC el modelo suele andar muy bien. Sólo tomá la precaución de que le hayan puesto la válvula aliviadora del múltiple porque este último es de plástico, y si hubiera contraexplosiones por el gas, se podría partir.

LO QUE TRAE

IMPULSE y FORMAT: Aire acondicionado, dirección asistida, estéreo con pasacassette (CD a partir del 2000 y MP3 a partir de 2006), cuatro levantavidrios, espejos eléctricos, cierre central con apertura a distancia, apertura interna de tanque, asiento regulable en altura y volante en altura y profundidad, luces antiniebla delanteras y traseras, regulación interna de faros y respaldo trasero rebatible.

CONFORTLINE: (Format +) Doble airbag, ABS y computadora de a bordo.

HIGHLINE: (Comfortline +) Llantas de aleación, climatizador automático y techo solar.

1.8T: (Highline +) Alemán: butacas recaro y asientos calefaccionados. Brasilero: ESP. Ambos: airbags laterales.

 

 

 

 

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *