noticias |

5 razones que explican por qué la Ford Ranger es la mejor pick up para trabajar

Con el correr de los años, la prestigiosa camioneta de Ford fue corrigiendo algunas cuestiones y mejorando su motor hasta consolidarse como una de las pick ups más buscadas cuando de trabajar se trata. ¿Estás buscando una unidad usada? Esto es todo lo que tenés que saber.

Las primeras unidades de la Ford Ranger llegaron importadas de Estados Unidos a mediados de la década del noventa, y en 1996 comenzó a producirse el modelo en Argentina, en la planta de Pacheco. A pesar de que a lo largo de toda su historia la Ranger ha sido siempre un modelo bien conceptuado, pretendido y de buen valor de reventa, las primeras versiones tenían algunos pequeños problemas que la marca fue solucionando con los años. Así la Ranger llegó a ser un producto confiable que recogió la experiencia de muchos años en el mercado.

FORD RANGER VIEJA FRENTE

De esta forma, la Ranger se convirtió en un producto confiable que recogió la experiencia de muchos años en el mercado nacional. Dadas su rusticidad y su robustez, la pick up ha sido muy demandada para el trabajo, y no sólo en el campo. Muchas empresas mineras y petroleras la eligieron para conformar sus flotas.

Te puede interesar
Test Drive Ford Ranger XLS 4×4

Motor

Respecto a la planta motriz, la Ford Ranger incorporó un bloque de 3 litros y 163 CV, que junto con el de la Toyota Hilux era el más potente del segmento, aunque el motor de la Ranger hacía la diferencia con un mayor torque (38,7 kgm).

El motor naftero 2.3 no tuvo mucha difusión y la carrocería que más se vendió fue la doble cabina. De todas las versiones de equipamiento, la XL Plus y la XLT fueron las más vendidas y por ende las que más se ven actualmente, y en cuanto a tracción, la 4×2.

Te puede interesar
La Ford Ranger a hidrógeno: así es la nueva pick up H2X Warrego

Ford-Ranger-vieja-trompa

Transmisión

En todas sus versiones la Ford Ranger ofrecía una caja manual de cinco velocidades, un poco arisca en la conexión de los cambios pero sumamente robusta y resistente. Además, con la llegada de esta línea 2004 se perfeccionó el sistema de la doble tracción, aunque si estás buscando una unidad usada es aconsejable revisar el acople de la misma.

Ford Ranger palanca cambios

Suspensión y chasis

Otro de los principales adelantos fue la notable mejora en la suspensión trasera, donde fueron reemplazadas y modificadas 45 piezas. Además se cambió la geometría de suspensión, ya que se reubicó la posición de los amortiguadores, ahora externos al chasis, con lo que se obtuvo mayor maniobrabilidad y un mejor control del eje trasero.

Te puede interesar
Ford Ranger: mirá cómo cambió su diseño a lo largo del tiempo

FORD RANGER VIEJA INTERIOR 1

Versiones

En 2004 la Ranger tuvo su penúltimo rediseño. Los cambios que recibió principalmente en la trompa marcaron, según el criterio que utilizamos en esta oportunidad, el cambio de generación (2004-2009), pero podría haberse tomado como bisagra la llegada del nuevo motor en 2005 cuando la Ranger dejó atrás el 2.8 Power Stroke TGV para adoptar el actual 3.0 homónimo, pero ahora sin la sigla TGV.

Allá por 2004, el único motor disponible era el 2.8. Tenía un turbo de geometría variable e intercooler con el que llegaba a los 135 caballos, por aquel entonces la mayor potencia del segmento. Los niveles de equipamiento eran F-Truck (sólo en cabina simple y 4×2), XL (sólo en cabina doble y 4×2), XL Plus (ambas carrocerías y tracciones), XLT (sólo en cabina doble y ambos tipos de transmisión) y Limited (sólo CD y 4×4, y fácilmente distinguible por su carrocería bitono).

Te puede interesar
Ford Ranger: así funciona el asistente de pre colisión

FORD RANGER VIEJA ATRAS

En 2005 se incorporó un motor naftero 2.3 que se ofreció sólo con tracción 4×2 y que podía venir preparado de fábrica con el tubo de gas (135 y 148 CV con y sin equipo, respectivamente). Esta variante GNC estuvo sólo dos años, en cambio el naftero convencional se sigue vendiendo en la actualidad.

Como ya te mencionamos, a fines de 2005 la gama incorporó (al principio sólo para la versión Limited) el más grande y potente Power Stroke 3.0, que si bien tenía un turbo convencional llegaba a imponentes 163 CV y 38,7 kgm de torque. Pero en 2006 se hizo extensivo a toda la gama, con lo que hasta la Ranger más barata gozaba de excelentes prestaciones.

Te puede interesar
Chevrolet S10 o Ford Ranger: ¿Cuál gasta más?

Ford-Ranger-vieja

No olvides revisar

  • Fijate que no le hayan sacado la última hoja de los elásticos, algo que entre otras cosas perjudica la estabilidad. Algunos lo hacen para dosificar la suspensión, que es dura porque está preparada para soportar 750 kilos y cuando está vacía resulta arisca y saltarina. La mejor solución es regular con la presión de los neumáticos y lastrar la caja.
  • Si a veces notás que cuando está regulando o parada emite un ruido extraño (algo agudo), que se deja de escuchar cuando la parás y volvés a arrancar en un rato, lo más probable es que los tensores de la correa de distribución estén flojos.
  • El actuador del embrague que se ubica detrás del pedal (comúnmente llamado “bombín”) es una de las piezas más delicadas y suele traer problemas incluso antes de los 50.000 kilómetros. Se rompe con frecuencia y empieza a perder líquido. Los síntomas son que con el pedal apretado la transmisión sigue tirando, el pedal tiene muy corto recorrido o se va al fondo sin resistencia y cantan los cambios.
  • En algunas unidades hubo problemas con el burro de arranque. Cuando encendés, se siente un ruido como si dejaras la llave girada. Lo que sucede es que no se desprende de la corona en el momento en que soltás la llave.

Te puede interesar
Ranger, Raptor y F-150: probamos toda la gama de pick ups que Ford ofrece en Argentina