noticias |

Encuentran una unidad sin rodar ni patentar del Renault más deseado en los 80

Es uno de los modelos más importantes que fabricó y comercializó Renault en nuestro país. No te pierdas el estado y las características de esta unidad.

Apenas 434 kilómetros marca el odómetro de una Renault Fuego que aparentemente quedó guardada ¡sin patentar! durante décadas. Se trata de un hallazgo más de un vehículo que supo ser de los más deseados del mercado y que protagonizó una inolvidable rivalidad con otro clásico llamado Sierra XR4, algo que incluso trascendió hasta las pistas.

Renault Fuego

Mirá en qué estado se encuentra esta coupé Fuego sin rodar

Este particular descubrimiento vino de la mano de @volkshop_argentina hace unos meses, y es la historia de alguien que compró un auto 0 kilómetro en la década del 80 y que por razones que lamentablemente desconocemos nunca llegó a recorrer más de 1.000 kilómetros y ni siquiera realizó el trámite de patentamientos, con lo cual este ejemplar tranquilamente podría estar exhibido en un museo de clásicos de Renault.

Renault Fuego GTA MAX frente

Respecto de la unidad, lo único que podemos decir es que se trata de una versión GTA Max, es decir de las últimas que se fabricaron de la Renault Fuego. Además, debido al paso de los años la coupé fue víctima del robo de algunas partes, algo que lamentablemente suele suceder cuando un auto queda guardado sin recibir el cuidado que se merece.

Te puede interesar
Así se encuentra un Chevrolet Camaro de hace 55 años que puede ser tuyo

Renault Fuego GTA MAX perfil

La historia de la coupé Fuego y su protagonismo en el mercado argentino

La Fuego fue un desarrollo realizado sobre la base del Renault 18 y llegó al país primero como importada y luego, en 1982, comenzó su producción local en Santa Isabel. En su primera etapa contaba con un motor 2.0 de cuatro cilindros y 99 CV, que naturalmente heredaba del 18.

Renault Fuego frente

Algo curioso es que mientras su producción en Europa finalizó en 1985 (allá se llegaron a ofrecer versiones con motor diesel y hasta turboalimentadas), la Fuego continuó su carrera en el mercado nacional y durante los años siguientes presentó varias novedades y mejoras que animaron un poco su gama.

Te puede interesar
Subasta de flotas: sedán, pick ups y SUV en oferta

En 1988 se presentó la versión GTX equipada con un motor 2.2 que llegaba a 116 CV y se combinaba con una caja manual de cinco velocidades. A fines de ese año apareció en escena la versión GTA, que adoptaba un pequeño rediseño estético que le daba a la coupé un aspecto más moderno.

Renault Fuego

Esta renovación incluía una pasada en limpio para la trompa y la cola, la incorporación de molduras laterales de color carrocería, sumado a la presencia de nuevas llantas de aleación y espejos y faros traseros rediseñados. Los cambios le sentaron bien y le permitieron encarar los últimos años de vida comercial en nuestro país.

En el habitáculo no presentaba grandes cambios (había modificado el tablero en la serie anterior), más allá de las butacas de nuevo diseño tapizadas en tela (el cuero era opcional). Dentro del equipamiento se destacaba la presencia de apertura a distancia de puertas con telecomando infrarrojo, computadora de a bordo y comando satelital del equipo de audio.

Te puede interesar
El sedán más icónico de Ford: encuentran una unidad de 1983 con insólito kilometraje

El éxito deportivo de la Renault Fuego

En el ámbito deportivo y de la mano de Juan María Traverso, la Renault Fuego se consagró con varios campeonatos de TC2000. Para aprovechar este éxito, la marca francesa lanzó al mercado en 1991 la recordada versión GTA Max, que traía algunas novedades estéticas como el alerón trasero y un nuevo volante de tres rayos.

Renault Fuego 40 años 1

Finalmente, en septiembre de 1992 la vida industrial de la Renault Fuego llegaba a su fin, luego de que se fabricaran 19.952 unidades. Así dejaba atrás más de 10 años de éxito no solo comercial, sino también deportivo.