noticias |

Opinión: cómo es manejar eléctricos en Argentina

Las últimas semanas pasaron por la cochera de auto test varios modelos electrificados. Esta fue nuestra experiencia y lo que vemos al respecto.

El ritual de siempre: subirse al nuevo auto con el kit básico de pertenencias. Esto incluye el cable de datos para cargar el celu y proyectar -en mi caso- android auto, los lentes polarizados, el manojo de llaves, la billetera y el Telepase “portátil” que tuve que improvisar porque los gomías de AUSA no le pusieron mucha onda cuando les conté de mi situación vehicular. Drive y arrancamos.

NIssan LEaf auto electrico argentina

Me di cuenta de lo atrasados que quedaron los térmicos cuando saqué el pie del acelerador y no sentí el freno motor característico de los recuperadores de energía cinética. Sentí que algo me faltaba, que estaba desperdiciando energía y quería bajarme a militarle al auto de al lado las bondades de la frenada regenerativa. Claro, había enrocado un eléctrico por un V6.

En la vorágine, casi sin darme cuenta, naturalicé esto de manejar autos de propulsión alternativa. Por pruebas, MasterTest y porque básicamente mi profesión es la mejor del mundo, me subí a casi todos los autos verdes que se venden hoy en Argentina. Por supuesto que amo los motores térmicos eficientes y potentes, pero cuando la electricidad mete la cola no hay con qué darle: es el futuro, che.

Te puede interesar
Ford va por Volkswagen y lanza el nuevo SUV más futurista del mundo

La primera de esta seguidilla reciente fue la Ford Maverick híbrida que, cuando me preguntaron qué opinaba no tuve duda en afirmar que es el vehículo que tendría para todos los días. Me encantan las pick ups, me encanta la Maverick, su tamaño y que, de yapa, no escatima en sensaciones a cambio de un consumo moderado.

Ford Maverick Hibrida Trompa

Unos días después hicimos el MasterTest de Nissan y me tocó en suerte el Nissan Leaf, el primero 100 % eléctrico que desandó los andariveles en Baradero. Con el Leaf, que no tiene el apoyo de un térmico, sí padecí el temita de la autonomía: la ida al autódromo tuvo que ser planificada minuciosamente para poder ir cargando el compacto de Nissan a lo largo de la ruta y encomendándome a una web que recopila información de los cargadores a lo largo y a lo ancho del país. Fui y volví sin problemas gracias a las previsiones de carga, pero con las distancias de nuestro país (ok, sí, el Leaf es un urbano hecho y derecho) una autonomía así (220 al 100 %) se sufre y hace inviable salir a la ruta. Acá es cuando este tipo de tecnologías le dan la razón a los desconfiados. Distinto fue el caso con el Mercedes-Benz EQA, que al 100 % anuncia más de 400 kilómetros de autonomía. Hubo noches que ni hizo falta enchufarlo a la red doméstica porque, recordemos, no disponemos de wallbox porque básicamente no compramos los autos, je.

Te puede interesar
Como un local de comida rápida: la marca que produce un auto cada 76 segundos y es furor

Otra que probamos fue la Nissan X-Trail e-Power y, sinceramente, creo que es el sistema con el que menos cómodo me sentí: el térmico funciona como generador y la batería es de corto rango con lo cual el 1.5 está bastante activo.

Según el último reporte de los concesionarios, el primer semestre del año se patentaron 4672 unidades. Esto implica un crecimiento interanual del acumulado de más del 30 % y una cifra similar respecto del trimestre anterior, que es el periodo de tiempo que suele monitorear ACARA. Si nos vamos un poquito más atrás, desde 2018 la cantidad de modelos disponibles creció: hoy hay 34 modelos de 17 marcas, contando los polémicos microhíbridos que todavía tienen que convencerme. De todos modos, y un poco apoyando la idea de cuál es la mejor tecnología para nuestras latitudes, la tecnología híbrida sigue siendo la más elegida: 84,8 %.

autos eléctricos argentina

Otro datito a tener en cuenta con los 100 % eléctricos es que al momento de escribir estas líneas dos de las petroleras (¡ja!) ya estaban cobrando con puntos o dinero el suministro en sus cargadores.

La llegada de la nueva gestión al gobierno o mejor dicho lo que dijeron en campaña, me deja muchas dudas respecto del futuro de la electromovilidad en Argentina: Javier Gerardo se mostró escéptico (o por lo menos no muy dispuesto a que sea una prioridad) respecto de la sostenibilidad pero por otro lado prometió liberar los mercados, algo que beneficiaría a los modelos de tecnologías alternativas que salvo por algunos casos (como los Toyota Corolla y Corolla Cross) son fabricados fuera de la región. Veremos qué pasa: aún con un mercado tergiversado y blindado, quedó claro que de a poquito la marea verde se fue metiendo en los argentinos y eso, creo y te pido que confíes, es una buena noticia.

Te puede interesar
Opinión: queremos modernidad, ¡pero qué caros los autos eléctricos!

NISSAN LEAF FRENADO SIN CARGA