noticias |

¿Es verdad que existió un Mercedes-Benz con motor rotativo?

La historia dice que sí, pero se trató de un prototipo que nunca llegó a ser producido en serie. ¿De qué se trata?

En 1924 y con apenas 22 años el ingeniero alemán Felix Wankel –fallecido en Heidelberg en 1988 a los 86 años- comenzó a desarrollar lo que se dio por llamar motor rotativo, que desde su punto de vista y conocimientos revolucionaría la industria automotriz mundial debido a sus ventajas respecto a los de combustión convencional.

Mercedes-motor-rotativo-figueras

Como es sabido los motores de cuatro tiempos deben su nombre a que en cada ciclo (con el pistón subiendo y bajando dentro del cilindro) se producen etapas de admisión, compresión, combustión y escape. En el motor rotativo se cumple ese mismo ciclo pero de manera diferente: dentro de un block con una sutil forma de “8” dispone de un rotor triangular de caras convexas pero que gira en forma variable desde el eje para adaptarse a las formas del block transmitiéndolo al cigüeñal y que de esta manera hace el mismo trabajo que los pistones de los motores conocidos.

El primer auto que utilizó este tipo de motor fue a comienzos de la década del 70 por la desaparecida NSU en su modelo Sportprinz, marca que luego fuera absorbida por Audi. También hubo algunos fabricantes de motos que utilizaron este motor rotativo, así como Audi y Citroën en alguna versión pero con resultados irrelevantes.

Felix-Wankel-motor-rotativo

Motor rotativo: experiencia Mercedes

Fue la casa de Stuttgart que a fines de los 60 decidió construir un superdeportivo en forma de cuña, puertas tipo alas de gaviota y motor central bautizado como C-111, que además de disponer de propulsores a nafta turboalimentados y diésel adoptó en forma experimental el motor rotativo Wankel.

En primera instancia montaron un trirrotor que entregaba 280 CV, prototipos de los que sólo se produjeron cinco unidades. Más tarde utilizó un grupo motriz de cuatro rotores que aumentó su potencia a 350 CV siendo capaz de llegar a los 100 km/h en menos de 5 segundos y alcanzar una máxima cercana a los 300 km/h, un récord impensable para un diésel en esa época.

Mercedes-motor-rotativo-lateral

En realidad los test que se realizaron con el C-111 también sirvieron para evaluar el comportamiento del auto con neumáticos más anchos y nuevas suspensiones traseras que hoy, 50 años más tarde, se conoce y se popularizó como “Multilink”. Por otra parte en el tratamiento aerodinámico habían logrado obtener un Cx de 0,32 cuando fue presentado en 1970 en el Salón de Ginebra.

Testigo presencial

En oportunidad de las 84 horas de Nürburgring viajé a Alemania a cubrir la actuación de los Torino de la denominada “Misión Argentina”. Llegamos varios días antes de que se iniciara la prueba y nos encontramos con que el circuito estaba alquilado por Mercedes-Benz cubriendo miles de kilómetros con dos C-111 con tres rotores Wankel. El auto era impactante no solo por sus líneas y estudio aerodinámico sino por su deslumbrante color naranja.

Motor-rotativo-mercedes-concept

Apenas los vi detenidos en los boxes bajé del hotel aledaño al circuito pero no llegué acercarme a menos de 20 metros que un nutrido grupo de mecánicos taparon el vano motor con una lona para evitar que sacara fotos. Pese a todo, por un resquicio llegué a ver tres bloques redondos que no eran más grandes que un motor de heladera. Por supuesto que no tenía idea de que se trataba pero al rato, al verlos pasar a fondo por la recta, noté que de los escapes salía un extraño sonido que no se asemejaba al de un motor convencional y mucho menos al de un deportivo extremo. Era más sordo y no giraba a al nivel de vueltas respecto a la velocidad.

Grande fue mi sorpresa cuando al día siguiente aparecieron en el circuito tres Mazda Familia Coupe M10A con motor Wankel representando a un equipo (¿oficial?) belga, uno de los cuales terminó las 84 Horas en un más que digno quinto puesto detrás del Torino y con solo cuatro vueltas de diferencia. Sus pilotos eran Bertinchamps/De Fierland/Enever.

Mazda-84-horas-motor-rotativo

Mazda con motor rotativo: ganadores en Le Mans

Como comenté, si bien algunas marcas hicieron intentos con el motor Wankel, fue Mazda la que apostó todas sus fichas al motor rotativo desde aquel primer intento a fines de la década del 60, consiguiendo exitosos resultados dentro del campo deportivo. Ganar las 24 Horas de Le Mans no es para cualquiera. En 1991 la terminal japonesa se inscribió en la histórica prueba de endurance con dos unidades oficiales denominadas 787B. Pesaban apenas 850 kg y estaban equipadas con cuatro rotores de 654 cm3 cada uno, que le otorgaban una potencia de 700 CV. El experimentado piloto Jackie Ickx fue el encargado de los test previos mientras que el chasis estaba desarrollado en ACT de Inglaterra y la caja de cambios era una Porsche de cinco marchas. Cumplidas las 24 horas el Mazda fue el ganador con dos vueltas de ventaja sobre el mejor del equipo oficial Jaguar y los Mercedes C11, con Schumacher al volante en unos de ellos.

Mazda-787B

El Wankel le había dado un mazazo a los históricos motores convencionales, pero sin embargo su futuro en el mundo de la industria automotriz encontraría grandes escollos y limitaciones que mostraba desde su nacimiento y que ensombrecían sus virtudes. A pesar de ello, Mazda no se rinde y sigue produciendo sus modelos deportivos RX7 y RX8 con ese tipo de motor pero bajo el sistema híbrido de rango eléctrico extendido.

Motor rotativo: ventajas y desventajas

¿Cuáles son las virtudes y defectos del motor rotativo creado por Felix Wankel?. Entre sus ventajas, al principio de la lista figura la menor cantidad de piezas móviles, que se traducen en un menor peso. La velocidad de rotación del eje motor es menor y a la vez logra una más eficiente suavidad de marcha sin vibraciones.

Por el lado de sus aspectos negativos, que han pesado en la decisión de las empresas automotrices en utilizarlo, encontramos en primer lugar el elevado consumo respecto a un motor convencional. Por otra parte al no ser una tecnología popularizada los costos de mantenimiento son mayores. Al consumir combustible con un mínimo porcentaje de aceite, no cumple con las normas de contaminación existentes desde 1973 en Europa.

Mazda-motor-rotativo

El freno motor es casi inexistente (como en los de dos tiempos) por lo tanto los rebajes de la caja de cambios no son asimilados por el eje de tracción. Hay quienes opinan en el mundo del automóvil que si se hubiesen invertido lo necesario por parte de las marcas muchos de esos problemas se podrían haber neutralizado.

Records del C 111-III

En cuanto a Mercedes Benz, abandonó el proyecto de C-111 con motor Wankel pero su desarrollo en cuanto a la rigidez estructural de la carrocería sirvió como plataforma para construir un prototipo más aerodinámico (Cx=0,18) con un perfil más bajo, ruedas carenadas, una gran aleta posterior similar a la cola de un avión y motor diésel que en 1978 se encaminó a la pista de Nardo de 12,6 km de largo y 4 km de diámetro -casi un círculo perfecto- con permanente peralte ubicado en la provincia de Lecce (Italia) para intentar batir varios records mundiales velocidad. Y vale recordar que efectivamente lo lograron, con una velocidad máxima de ¡403 km/h! utilzando un propulsor diésel de 500 CV a 6.200 rpm y un consumo de 16 litros/100 km. Al cabo de 1.000 millas (1.609 km) registraron un promedio de 319,091 km/h.

Mercedes record velocidad