noticias |

El mejor Ford Sierra XR4 que vas a ver por su estado y kilometraje

En esta oportunidad te mostramos quizás uno de los Ford Sierra XR4 mejor conservados en nuestro país. Disfrutá las imágenes de este ejemplar.

A mediados de la década del 80 existieron algunos autos que le quitaban el sueño a más de un fanático de los fierros. La coupé Ford Sierra XR4 era uno de esos y en esta ocasión traemos a auto test un ejemplar digno de admirar por el estado en que se encuentra.

Ford Sierra XR4 frente

Braian Biason de CDF Garage, que ya es como un amigo de la casa, nos contó que este Ford Sierra del año 1987 pertenece a un coleccionista que lo llevó a su taller para que le realizaran un trabajo de reacondicionamiento y detailing en toda su carrocería. Más allá de esto, lo cierto es que la historia del auto también es interesante.

Te puede interesar
Tiene 76 años, nunca pudo comprarse un auto y su nieto le cumplió un sueño

“Esta coupé estaba en Neuquén guardada en un galón, tiene hasta las ruedas originales de fábrica, que se pueden apreciar más en detalle en la foto. Al auto se le hizo un trabajo estético integral, reacondicionandolo en cada sector de la carrocería y cada tornillo en el interior, que todavía posee algunos nylons protectores originales de fábrica para cubrir las butacas y el techo”, cuenta Braian.

Ford Sierra XR4 trasera

Claro que el estado exterior e interior de esta Ford Sierra XR4 va de la mano con su kilometraje porque esta unidad con casi 35 años acusa en su odómetro 18.000 kilómetros reales, según la información aportada por Leandro Barrientos de Automovilismo del Recuerdo.

Te puede interesar
El auto más polémico de Fiat: ¿te acordás de este modelo?

Queda claro entonces que estamos ante una unidad muy bien mantenida y cuidada a lo largo del tiempo, y que además no presenta ningún tipo de detalle estético que no coincida con la versión y el año, así como tampoco exhibe modificaciones “after market” de dudosa procedencia. Es una coupé que invita a subirse, girar la llave y disfrutarla.

Ford Sierra XR4 Ford Sierra XR4 alerónFord Sierra XR4 capotFord Sierra XR4 trompa Ford Sierra XR4 llanta

Repaso de la Ford Sierra XR4

Cuando se presentó el Ford Sierra en 1984 marcó un antes y un después en la historia de la marca de Detroit en nuestro país. Llegaba un vehículo con aspecto innovador, que ya había cosechado grandes éxitos en Europa y esperaba hacer lo mismo en Argentina.

Te puede interesar
La historia del Renault 12 0 kilómetro que estuvo parado más de 30 años

Pero una versión del Sierra que caló hondo en los fanáticos de la marca fue la XR4, que además protagonizó una rivalidad (tanto en la calle como en las pistas del TC2000) con otra coupé pero de origen francés: la Renault Fuego.

Ford-Sierra-XR4

A diferencia de quien suscribe, nuestro director, el Colorado Figueras, tuvo la posibilidad de manejar ambos vehículos cuando eran cero kilómetro y el año pasado en una nota remarcaba lo siguiente: “Además de un superior comportamiento dinámico la XR4 tenía una posición de manejo con butaca más baja y la columna de dirección algo más elevada y una selectora de caja más precisa”.

Te puede interesar
¿La mejor Renault Fuego de Argentina? Encontramos una unidad que vale la pena conocer

Claro que si hoy analizamos la ficha técnica de la coupé Ford Sierra XR4 no observamos números para el asombro. Se trata de un motor 2.3 (el mismo que venía en el Taunus) con 120 CV acoplado a una caja manual de cinco velocidades. Más allá de esto, las prestaciones eran para destacar (siempre considerando la época) con un cero a cien en el orden de los 10 segundos y una máxima que orillaba los 190 km/h.

Te puede interesar
La inédita versión de un clásico argentino que nunca tuvimos en nuestro mercado

FOrd-Sierra-XR4-2

El comportamiento también era otra de las virtudes de esta coupé, debido a las características del esquema de suspensión, uno de los mejores del segmento. Además, la potencia era aplicada al eje trasero, lo cual le otorgaba un carácter más deportivo que en su principal rival.

Personalmente, quizás por una cuestión etaria, de chico no me llamaba demasiado la atención la coupé Ford Sierra. Pero hoy viendo y buscando información sobre el modelo, debo reconocer que en los 80 ver una silueta con ese diseño deportivo (el alerón sumaba mucho en este sentido) seguramente llamaba la atención no solo de los más fierreros, sino también de cualquier mortal.