comparativos |

Volkswagen Polo GTS o Renault Sandero RS: ¿cuál es más fachero?

Probamos dos de las novedades de este año de Renault y Volkswagen para el segmento B de deportivos. En esta primera entrega, un vistazo a sus diseños, calidad y analizamos el espacio interior y el baúl de cada uno.

Fue por lejos el contenido más comentado en nuestras redes sociales estas últimas semanas. Y es lógico, porque la dicotomía latía desde que Volkswagen confirmó hace unos años la vuelta de los Polo y Virtus GTS.

Fueron cuatro años en los que el Sandero RS se mantuvo estoico y protagonizó un duelo cerrado con el Peugeot 208 GT, hoy descontinuado y digno némesis: con 165 CV le sacaba 20 CV al del rombo. Pero los planes de Peugeot, la plataforma CMP y la producción del 208 II en Argentina bajaron del escenario a la variante GT, que ya le reservó su lugar al GT Line (130 CV) con fecha de arribo en 2021.

A Renault también le tocaba renovación. Tras la actualización de los Sandero y Logan “civiles” y horas antes del comienzo del ASPO en nuestro país, el RS apareció en toda su gloria con la promesa de “una renovación en cuanto a diseño y agregados de seguridad”.

Al ser ambos fabricados en Brasil, naturalmente primero los conocimos a través de su lanzamiento en el país verdeamarelo y finalmente, tras una breve espera durante estos meses convulsionados, pudimos juntarlos a los dos en los que es y va a ser una de las grandes dudas de quien anda buscando un auto para todos los días o para divertirse el fin de semana con amigos pisteros. O ambas.

Para ayudarte, ¿quién mejor que auto test? Llevamos los 295 CV de estos dos hot hatch al autódromo y estas son nuestras conclusiones.

Diseño y dimensiones

Los días que alternamos a bordo de los cinco puertas nos sentimos mirados. El GTS se sube a la base de un diseño estrenado en nuestra región en 2018 mientras que el RS pasó por el quirófano a mediados de 2019.

Polo se despega del 1.6 con un diseño basado en dos pilares visuales bien claros: las llantas de 18” y los detalles en rojo. Además de estas dos puntas de lanza, que son la manera más fácil de reconocerlo, tiene carcasas de espejo en negro, escape de doble salida, alerón negro, molduras y logos GTS.

Sandero es un poco más bochinchero. Pero momento, porque acá hay “escondido” un restyling llevado a cabo por Renault Design América Latina que pasa principalmente por la nueva identidad lumínica en las ópticas traseras de LED; Renault lo anuncia como “un deportivo como siempre, pero con un diseño aún más perfeccionado”. A eso se le suman las llantas de 17” heredadas/inspiradas en el Mégane RS que estéticamente suman muchísimo (además de ser la manera más rápida de identificar este R.S. 2020) y un nuevo alerón.

Pero lo más distintivo de su exterior es todo el ploteo al que fue sometido: Renault lo denomina stripping y además de renovar su diseño incorporó la bandera francesa, un detalle que remite al país de origen de la marca.

Si buscás algo más bajo perfil, el Polo va a ir con vos, pero si lo que querés es un auto que resalte en el tránsito de todos los días, creemos que el Sandero será la elección indicada.

Al ser B+, ambos ofrecen una habitabilidad aceptable a diferencia de lo que suele suponer un vehículo deportivo. El Polo sigue apoyado en la MQB-A0 que justamente estrenó el modelo en nuestra región. No hay cambios en la distancia entre ejes, que se mantiene en 2,56 metros y ofrece un buen espacio de piernas pese a un falso túnel de transmisión.

El RS también hace gala de la buena habitabilidad de la gama Sandero con 2,59 entre ejes. Pese a ser mayor, la diferencia en el espacio es casi imperceptible como podés ver en las fotos aunque no tiene ese falso túnel que come espacio.

Ambos tienen butaca rebatible (Polo en tercios, Sandero enteriza), tres cinturones inerciales (debuta en Sandero el central de este tipo) y mismo número de apoyacabezas (los tres tipo coma en Polo y solo central en el Sandero).

Respecto del baúl, Polo mantiene los 300 litros al igual que Sandero, que no modifica los 320. Nos gustó más la presentación del Volkswagen y el recubrimiento plástico para cuidar su pintura a la hora de cargar pero nos parece inadmisible que no tenga un comando desde el portón para abrir, como sí tiene el RS disimulado.

Último, pero no menos importante, la calidad. Los dos tienen una muy buena presentación, con detalles interesantes pero yendo de lo general a lo particular, el Polo mantiene un poco más esa sensación de calidad, con algunos detalles mejorables en Sandero.

POLO GTS SANDERO RS

POLO GTS 1 SANDERO RS 3 POLO GTS 4 SANDERO RS 4 POLO GTS 6 SANDERO RS 7 POLO GTS 5 SANDERO RS 6

Nuevo Nissan Versa o Fiat Cronos: ¿cuál elegir?

POLO GTS 3 SANDERO RS 1

También podría interesarte: