comparativos |

Conclusiones: Ford Ranger Raptor vs Volkswagen Amarok V6

Analizamos otros aspectos como el diseño, la capacidad de carga y sacamos conclusiones de estas dos pick ups.

No, esto no es un comparativo tradicional. El mercado de pick ups es especial y así lo entendemos: estas dos “chatas” son a las que puede apuntar quien busca algo más que una mediana “tradicional”. Ese cliente quiere un plus, quiere destacarse del resto, aunque les saque jugo o no a las bondades que ofrece un modelo tan técnico como la Raptor o potente como la V6. Algo similar a lo que ocurre con algunas divisiones deportivas que, entendiendo esto, sacaron líneas que replican estética manteniendo mecánicas.

Amarok v6 vs Ranger Raptor 8

Por eso la estética es importantísima. Es lo primero que entra por los ojos y lo que le aporta una cuota emocional al vehículo. En este sentido, Volkswagen no se la jugó demasiado: sí, es cierto que las V6 son fácilmente identificables por el logo en la parrilla y especialmente por las llantas de 20” y la barra deportiva, pero, en la V6 “a secas” que manejamos, el perfil es mucho más bajo.

Calza neumáticos de 19”, barra “styling bar” de acero inoxidable, estribos ovales y, particularmente en esta unidad, el azul Francia (o “Ravenna”, para alivio de los bautizadores de marketing) le queda espectacular. La suerte es diferente si el color no es el azul, ya que puede pasar desapercibida en el tránsito. Eso quedará a juicio del comprador y su perfil, claro.

Raptor no se la jugó, directamente les pasó el trapo a todos. Estéticamente la chata es una bomba y puede gustar o no, pero es un cartel que grita “mírenme” a cada kilómetro. De frente, el combo de la parrilla “Ford” más los paragolpes recortados (con protector de zona baja) asestan un golpe tremendo y rematan la faena los cauchos 285/70 que mandan a las llantas de 17” a un segundo plano. Los calcos, estribos sobredimensionados y los detalles en la carrocería (branquias y fenders) terminan de cocinar a cualquier desprevenido.

Ranger Raptor vs Amarok V6 6

Adentro la tendencia es similar. Si bien no hay mucho margen para revolucionar un habitáculo, Ranger le pone un poco más de sazón con butacas específicas, costuras celestes y algunos detalles, como las toberas esmaltadas o el retazo rojo en el centro del volante que la separan de la tradicional.

Amarok se limita a (unas muy buenas y celebradas) butacas y alfombra “velour”, manteniendo una arquitectura prácticamente idéntica a la gama tradicional. Diferentes planteos estéticos que acompañan –acordemente– ambas propuestas.

Amarok v6 vs Ranger Raptor 9

A la carga

Ok, tal vez quede en un segundo plano con estas pick ups, pero la realidad es que la caja sigue estando como compartimento de carga. Lo que hay que entender es que Raptor es un vehículo de prestaciones deportivas y Amarok, uno de carga potenciado. Con ese concepto en mente, posamos la lupa sobre sus cuartos traseros.

La Raptor sacrifica unos kilos de carga en pos de la suspensión, firmando una capacidad máxima de 758 kilos, mientras que la V6 está cien kilos arriba con exactos 867 de carga admitida.

Si lo que importa es la superficie, la caja de la Amarok tiene un total 2,52 m², que se traducen en 1,55 de largo por 1,62 de ancho (1,22 entre los pasarruedas) y 508 de alto, mientras que la Raptor es apenas más larga, con 1,74 metros, menos ancha (1,56 y 1,14 entre buches) y 561 de alto.

La alemana tiene 4 ganchos que soportan hasta 400 kg, y la cerradura es independiente del cierre centralizado. El portón sigue siendo pesado pero, una vez desplegado, tiene una muy buena altura de plano de 779 mm. Adentro cuenta con iluminación, cobertor plástico y tomacorriente de 12V. Los estribos, cromados y escalonados, permiten un acceso sin problemas a la carga, siempre y cuando no usemos el portón.

Por el lado de la americana (que acusa 200 kg más en la balanza), una tapa de baúl con barra de torsión que hace más liviana la tarea de apertura, 2 ganchos, iluminación y tomacorriente. El estribo de Raptor es algo más reducido en dimensiones por una cuestión de ángulos y porque también allí hay dos ganchos de remolque. Tiene menos superficie con grip, pero cumple con su función de apoyapiés.

Amarok v6 vs Ranger Raptor 7

Conclusiones

Queda claro que, dentro de su gama, tanto V6 como Raptor son compras pasionales, irreverentes y/o “en caliente”. Pero quien está decidido a hacer una compra de este calibre y esté dispuesto a poner un plus por “exclusividad”, deberá decidir entre V6 o Raptor. La RAM es una alternativa, pero la intermitencia del modelo y su pertenencia a un segmento mayor (donde casualmente arribará la Ford F–150 en unos meses) la dejaron afuera del análisis.

Por eso creemos que, dentro de esta dicotomía, Amarok V6 se perfila como una compra más racional: es más barata, menos llamativa y tiene el motor más potente del segmento, que, para colmo, en 2020 se potenciará aún más (258 CV). Si estás pensando en una pick up como opción para todos los días, es por acá.

Ranger Raptor es la que elige el corazón. Aquel cliente que probablemente primero se enamoró de su estética y que, aunque secundario, tiene un plus para meterse donde se le antoje, sabe que la “chata” responderá. Ni hablar que este argumento probablemente sea el primero de alguien que usa la pick up para estos usos. Puede ser para todos los días también, pero tener una Raptor para ir al trabajo es casi un desaire a Ford Performance.

De todas maneras, todo, absolutamente todo, es válido y respetable.

Lo concreto es que, independientemente de la elección, ambas son buenas compras, pensadas para usos diferentes, con lo cual la última palabra la tenés vos. Elijas la que elijas, difícilmente te arrepientas.

También podría interesarte: