noticias |

Volkswagen Golf V6 4Motion: la historia de una de las pocas unidades en el país

Hoy te mostramos un Volkswagen Golf V6 con tracción integral del año 2004 en un estado único que no condice con el kilometraje.

Para Argentina, el Volkswagen Golf de cuarta generación es un auto común y corriente. Sin embargo, hubo algunas versiones que, si bien mantenían la sobriedad extrema en el diseño que siempre caracterizó al exitoso modelo de la marca alemana, escondían algo interesante bajo el capot. 

Volkswagen-Golf-V6-Trompa-3

En este sentido, quizás los GTI son más conocidos, pero también ingresaron a nuestro país algunas unidades con el codiciado motor VR6 (muy utilizado por los muchachos de Wolfsburgo en aquella época) como la que te mostramos en esta nota gracias a la gentileza de un lector que nos envió las imágenes. 

Hace unos años, Javier Vazquez le compró este auto a un cliente que lo tenía desde cero kilómetro. Es un Volkswagen Golf V6 del año 2004 totalmente original, salvo por el agregado estético del ‘body kit’ de la versión más deportiva llamada R32. Más allá de eso, el estado de la unidad es digno de admiración y no presenta ningún detalle ni en la carrocería ni en el interior. 

Volkswagen-Golf-V6-Trompa

El tablero de este Volkswagen Golf acusa casi 100.000 kilómetros, que a juzgar por las características del auto parecen muchos menos. En el interior se destaca la presencia de los apliques en madera, que quizás no van en sintonía con lo deportivo pero sí le aportan elegancia y más categoría al habitáculo. 

Bajo el capot, este Golf incorpora un motor que ya utilizaba en su generación anterior la recordada versión VR6, de las que ingresaron unas pocas unidades a nuestro país a mediados de los 90. Es un bloque de seis cilindros con la “V” inclinada a 15° (que le permitía adoptar una sola tapa de cilindros), 2,8 litros y doble árbol de levas para desarrollar una potencia de 204 CV

Volkswagen-Golf-V6-Motor

 

Te puede interesar
La versión más extrema del Volkswagen Golf rompió un nuevo récord

Si hablamos de la transmisión, en este caso está a cargo de una caja manual de seis velocidades (en Europa también había versiones con caja automática) que transmite la potencia a las cuatro ruedas mediante un sistema de tracción integral 4Motion comandado por un diferencial Haldex. 

Por el lado de las prestaciones, las cifras declaradas por la marca para este Volkswagen Golf V6 eran un cero a cien en 7,1 segundos, junto a una velocidad máxima de 235 km/h. Sin embargo, algo que quedó grabado en el oído de los más fanáticos es el sonido del escape, muy distintivo y característico de esta mecánica de seis cilindros, algo que hasta en la actualidad da gusto escuchar. 

Volkswagen-Golf-V6-Interior

Por supuesto que por tratarse de una de las versiones más caras que se podían comprar del Volkswagen Golf en 2004 el equipamiento era completo para la época. En este sentido se destacaban los cuatro airbags, controles de tracción y estabilidad, tapizados de cuero con butacas calefaccionadas, techo solar y computadora de a bordo. 

Por la cantidad limitada de unidades que ingresaron de esta variante del Volkswagen Golf, no es moneda corriente cruzarse con uno en la calle. De hecho, hace unos meses en Córdoba apareció otro ejemplar, pero lo cierto es que hay contados con la mano. Por eso da gusto encontrar uno, y más si se encuentra en un estado impecable como el de este caso. 

Volkswagen-Golf-V6-Faro Volkswagen-Golf-Caja Volkswagen-Golf-V6-Tablero

Te puede interesar
El Volkswagen Golf más potente hasta el momento: se presentó una nueva versión

Volkswagen Golf V6 y R32, las diferencias

Por encima del Golf V6 se ubicaba el R32, que se presentó en Europa en el año 2002 como reemplazo del anterior VR6. Fue el primer auto de producción del mundo en utilizar una transmisión de doble embrague y debido a su gran popularidad cuando se lanzó en el Viejo Continente, la marca alemana también lo comercializó en países como Estados Unidos y Australia. 

A diferencia del V6 “doméstico”, el R32 agregaba un kit de carrocería específico más agresivo que incluía spoilers, faldones y paragolpes delantero y trasero de nuevo diseño. Además, también se destacaban las llantas de aleación OZ de 18 pulgadas. 

Volkswagen Golf R 32

Por su parte, en el interior la diferencia más grande estaba en las butacas deportivas, que llevaban bordada la sigla “R” en el respaldo de las mismas. A su vez, en la plancha y los paneles de puerta aparecían detalles en aluminio, a tono con la deportividad que buscaba demostrar esta versión. 

El motor en este caso era la misma configuración VR6 pero con una mayor cilindrada (3.189 cc) que le permitía entregar unos 241 CV con un torque de 320 Nm. Se mantenía el sistema de tracción integral pero los frenos eran más grandes y también adoptaba parrillas de suspensión delanteras de aluminio. El R32 aceleraba de cero a cien en 6,6 segundos (6,4 con la caja automática de doble embrague) y cubría el cuarto de milla en 14,1 segundos.