noticias |

35 años después: venden un Ford Falcon Ghia impecable con 27.000 kilómetros

Se trata de uno de los modelos más icónicos de Ford. No te pierdas su estado de conservación.

El Ford Falcon es considerado un fenómeno dentro de la industria automotriz nacional. Gracias a sus características tuvo tanta aceptación dentro del mercado que se mantuvo en producción durante casi 30 años. Por eso siempre que aparece una unidad impecable son muchos los interesados en saber si está a la venta.

Ford Falcon Ghia frene

Este es el caso del Falcon protagonista de esta nota, que apareció publicado en el grupo de Facebook del Club del Ford Falcon. Se trata de un exponente que pertenece a una de las últimas series fabricadas en la planta de Pacheco (la publicación menciona que es un Ghia de 1988).

El estado de conservación que se ve en las imágenes sorprende por donde se lo mire, sobre todo en ciertos detalles como las calcomanías del vano motor y el baúl o el desgaste mínimo del interior. Y eso tiene que ver con el kilometraje ya que el odómetro de este Ford Falcon acusa apenas 27.000 kilómetros recorridos a lo largo de estos 35 años.

Ford Falcon Ghia interior

Si hablamos del motor este Ford Falcon utiliza el conocido 3.6 de seis cilindros en línea que declaraba 110 CV y 24 kgm de torque, mientras que la transmisión corría por cuenta de una caja manual de cuatro marchas, que para esta época ya contaba con palanca al piso. Las prestaciones en aquel momento eran las esperadas para un vehículo con estos valores de potencia, con un 0 a 100 km/h en el orden de los 13 segundos y una velocidad máxima de 165 km/h.

Por este impecable Ford Falcon, que a juzgar por las fotos podría estar exhibido en una exposición de autos clásicos, el vendedor pide la suma de 15.000 dólares. Como siempre decimos, es difícil ponerle precio a un auto clásico sobre todo cuando presenta un estado como este, pero tampoco deja de ser un valor algo discutible. Lo dejamos a juicio de cada uno.

Te puede interesar
Ford Falcon: se cumplen 30 años de la última unidad fabricada en Pacheco

Ford Falcon Ghia trasera Ford Falcon Ghia trompa Ford Falcon Ghia asientos

La historia del Ford Falcon

El Falcon se presentó en nuestro país en 1962 y las primeras unidades eran ensambladas en la planta de Ford en La Boca con piezas traídas desde Estados Unidos (algunas piezas como tapizados, batería y neumáticos eran industria nacional). Un año más tarde su producción pasó a Pacheco, ya con un mayor porcentaje de integración local.

Rápidamente el modelo de Ford logró seducir al público argentino con su solidez general como principal atributo, algo que supo mantener en todas sus evoluciones y en sus casi tres décadas de historia.

Te puede interesar
Símbolo de los 90: la historia del último Ford Falcon taxi de Buenos Aires

La gama incluía en un principio versiones Futura, Deluxe y unos años más tarde el Sprint, que se convirtió en un objeto de deseo para los amantes de los fierros y la velocidad. No hay que olvidar el resto de siluetas que ofreció el Ford Falcon, como la rural y hasta la pick up Ranchero.

A principios de la década del 80 se comenzaba a hablar sobre la discontinuación del Ford Falcon (ya tenía 20 años de vida) pero como si se tratara de ave fénix, el modelo resurgió de sus propias cenizas y presentó otro rediseño que lo mantuvo vigente hasta su discontinuación definitiva, casi diez años más tarde. Y en 1983 se convertía (una vez más) en el auto más vendido del mercado argentino, a 21 años de su debut inicial.

Te puede interesar
Chevy Coupé o Falcon Sprint, ¿Cuál fue mejor para el Colorado Figueras?

Además de varios estilos también el Falcon supo ofrecer una importante variedad de motorizaciones, desde el conocido 3.6, pasando por un 3 litros y hasta el 2.3 que utilizaba el Taunus, que no tuvo demasiado éxito debido a sus pobres prestaciones y elevados consumos. También hubo opción diésel, que desapareció en 1988.

La historia del Falcon finalizaría en septiembre de 1991, cuando salía la última unidad de la línea de producción. Pero el “mito argentino” sigue vivo y gracias a su club de fanáticos continúa recibiendo el reconocimiento que se merece incluso hoy, cuando ya pasaron más de 30 años del cese de su producción.

Te puede interesar
Antes y después: el rescate de un Ford Falcon que estuvo guardado 20 años