noticias |

Peugeot 208 Like: una buena base

Con cuatro airbags, ESP, un nivel correcto de terminaciones y el debutante 1.2 (aspirado), el 208 Like “abre” la gama del hatch argentino a 1.246.600. No, no tiene colmillos, pero se los podés poner igual. Primera parte.

Mirá si Peugeot tendrá confianza en su nuevo 208 que, ni bien nos llevamos el Feline (VER PRUEBA), el mensaje de la marca fue “después van a poder probar toda la gama”, a lo que, con algo de escepticismo, por supuesto que le respondimos que sí.

Y así fue. Con el test del más equipado de la gama publicada en todas las plataformas de auto test, la filial argentina de la marca francesa nos dio las llaves de la versión Like, la opción del 208 más barata que te podés comprar hoy mismo y de la cual te vamos a contar absolutamente todo.

Sin dientes

Sabíamos que en las redes iban a llover mensajes acerca de los famosos -y en este caso hasta polémicos- colmillos faltantes. ¿Cómo? Sí, uno de los rasgos más distintivos del modelo, brilla -paradójicamente- por su ausencia. En su lugar hay un aplique de plástico negro que no desentona pero que después de ver lo bien que queda en los demás nos duele en el alma que esté ausente. Pero ojo, hay una buena noticia: se puede conseguir como accesorio, así que si realmente tenés ganas de tenerlo como mascarón de proa, la posibilidad está pero tenés que desembolsar aproximadamente 25.000 pesos. Vos elegís.

El resto del auto obviamente pierde detalles de jerarquía o embellecedores respecto de las otras versiones: espejos y manijas en plástico negro, llantas de chapa con tazas y algunos cromados, pero estamos ante la versión de entrada y es el precio -otra paradoja- que hay que pagar.

Algunas consideraciones: en Francia, esta misma variante Like se vende prácticamente igual en términos de diseño, con la salvedad de que tiene airbags de cortina y otras cositas más de seguridad (hablaremos de su dotación más adelante) y hasta el mismo motor 1.2 de tres cilindros pero con 75 CV.

Vayamos adentro. Mantiene el aplique tipo fibra de carbono (no es inyectado como en Feline) que le imprime deportividad al habitáculo pero se respeta la misma tesitura con el exterior: chau cromados, embellecedores y demás detalles; hola “negro mate”, como reza la ficha técnica. Los dos primeros lugares donde posamos la atención (y seguramente vos también) son en el tablero y el estéreo. El i-Cockpit no es 3D sino que apela a un tablero analógico sin los chiches digitales del Feline y el esquema más común de agujas (las de RPM trepan inversas, como en los 308 europeos) con computadora en el medio: tiene la data básica (consumos promedio e instantáneo, autonomía, etc.) y un descomunal medidor de combustible. Vale la pena destacar que para honrar el i-Cockpit, Peugeot le puso volante y butaca (tapizados de tela, obviamente) con regulación en altura y profundidad, algo no del todo común menos en una versión base.

El estéreo también suscitó varios comentarios en las redes. Claramente su tamaño (5”) y su diseño dejan en claro que se trata de un modelo básico y lo es: una vez conectado el celular via bluetooth se puede streamear música y también, curiosamente, la climatización, algo bastante poco intuitivo y mucho menos fácil o práctico. No tiene comandos satelitales y sólo tiene dos parlantes (el resto de la gama 4 + 2 tweeters), pero más abajo cuenta con el “balconcito” donde encaja cualquier celular para tener un android auto/car play “casero”. Algo es algo.

Atrás y en el baúl (no tiene luz), en cuanto al espacio y a su capacidad no hay mayores novedades. Pasó a 311 litros, y el espacio para piernas en la segunda hilera es justo. La buena es que hay tres cinturones y tres apoyacabezas por si hay que acomodar a esa cantidad de personas atrás. Ah, y no hay agarraderas de techo.

Equipo ¿base?

Si andás atrás de un entrada de gama sabés que la ficha de equipamiento probablemente sea bastante magra. Este 208 Like tiene lo justo y necesario, pero con algunas cositas que nos parecen destacables.

Vamos a lo importante: como te venimos contando desde hace tiempo, toda la gama de 208 arranca con cuatro airbags y ESP de serie, con lo que supera y hasta emparda a competidores -incluso full- del segmento. Lejos está de los ADAS del Feline con lo cual la dotación se completa con el combo clásico de isofix (y top tether) y ABS.

El confort es el más afectado, pero bien vale un repaso. Tiene limitador y regulador de velocidad, computadora de a bordo, levantavidrios delanteros (traseros a manivela) y aire acondicionado como lo más destacado de la ficha.

¿Qué le podemos reclamar? De todo, pero es un base y esa es la cuestión. Sentimos la falta de los sensores de estacionamiento, aunque reconocemos que estamos malacostumbrados, de la regulación de espejos eléctrica y de la alarma, así que ojo donde lo dejás.

PEUGEOT 208 LIKE 12 PEUGEOT 208 LIKE 13 PEUGEOT 208 LIKE 14 PEUGEOT 208 LIKE 10 PEUGEOT 208 LIKE 9 PEUGEOT 208 LIKE 11 PEUGEOT 208 LIKE PEUGEOT 208 LIKE 5 PEUGEOT 208 LIKE 3 PEUGEOT 208 LIKE 4 PEUGEOT 208 LIKE 1