noticias |

Opinión: Renault y el correo no deseado

Desde la llegada del primer Sandero, Renault viene padeciendo una suerte de xenofobia automotriz, aunque lo que pasa puertas adentro es muy diferente. #OpiniónAutoTest | Por Guido Tonelli

“¿Cuándo traen el Clio? ¿Por qué no dicen que es un Dacia? ¿Para cuando un Renault de verdad?” Cada vez que en auto test publicamos novedades o la prueba de algún modelo de la marca francesa, nuestros buzones se llenan de comentarios como esos. Desde la llegada del primer Sandero, Renault viene padeciendo esa suerte de xenofobia automotriz.

Renault Clio Mio trompa

Pero es algo que pasa puertas para afuera. Las cosas desde hace casi 15 años son muy claras para los muchachos en Santa Maria de Oro: el volumen se lo dan los productos derivados de Dacia. Cercados por una balanza que no le permite traer (más) unidades (Dacia) como las Duster y Oroch, el rombo apela a Córdoba para atender el consumo interno. Y mal no le va.

Te puede interesar
Renault Clio 2023: se viene un rediseño para uno de los referentes del segmento B

En el reciente viaje que hicimos a San Pablo en ocasión de los Renault E-Tech Days, donde paradójicamente la marca anunció la llegada de más “Renaults” que “Dacias”, hablamos con el presidente de la marca, Pablo Sibilla, que dejó bien claro que la marca, pese a haber terminada cuarta en 2021, es una de las más elegidas por los argentinos: “si sumamos las ventas de todo lo que producimos en Córdoba (NdeR: todas “Dacia” y dejando las pick ups de lado) pasamos al Cronos”.

Te puede interesar
Una Kangoo de lujo: así es el nuevo utilitario basado en el modelo de Renault

Renault Pablo Sibilla

Independientemente de la lógica (o ilógica) que tiene esto, fuimos a chequear los números de agosto para corroborarlo. El mes pasado Kangoo (1.318), Sandero (911), Stepway (843) y Logan (717) vendieron 4.269 mientras que Cronos, monoalocado y con disponibilidad, 3.131. A eso le podríamos sumar Duster (otro producto Dacia de las cuales se vendieron 88 unidades) y la brecha sería mayor con el Cronos que, hilando fino, es un auto que en Europa no sólo no se comercializa bajo otra marca: posiblemente no sepan ni que existe ni que es uno de los más vendidos de la región en los últimos años. ¿Y entonces por qué no aumentar la producción de este o cual modelo para hacer la “Fórmula Cronos”? Porque es una línea con cuatro modelos y no es tan fácil como en Ferreyra, nos dijeron desde Renault.

Te puede interesar
Kangoo E-Tech: Renault mostró la última evolución del furgón eléctrico

Renault gama Dacia

Seguramente los que dejan esos comentarios vivieron las épocas de Clio, Twingo, Megane, Scenic, Laguna y demás exponentes que marcaron una época como los 9, 11, 12, 18 y demás etcétera. Quien suscribe soñó con los Williams, los RTI y los 16S, pero las industrias, las economías y las marcas cambian. No tengo dudas que en Oro amarían tener un portfolio que arranque con Twizy, pase por Twingo y Kadjar y termine (o no) en el imponente Talisman, pero sería una irresponsabilidad y, además, algo imposible en materia de costos. Con la modernización de las plataformas, nuestra región, que recordemos que se caracteriza por una profunda inestabilidad económica, se actualiza a un ritmo más lento que el de Europa. Aún así, no está tan mal: la marca ya confirmó hace algunos meses que instalará una nueva plataforma en Santa Isabel para producir un nuevo modelo inédito.

Te puede interesar
¡Único! Un Renault Clio de cuarta generación a la venta en Argentina: ¿cuánto piden?

Gama Renault Electric

Ojo, también es cierto que en algún Salón de años atrás, Laurens Van den Acker, uno de los que cortan la baguette en la marca prometió que la región no recibiría más modelos de origen Dacia, una declaración capciosa que no incluía las actualizaciones de los que ya estaban.

Sí, el Kwid, cuya comercialización está “suspendida, no cancelada”, también se vende como Dacia Spring. Sandero y Stepway, también. Duster y Oroch, “si tuvieramos más las venderiamos todas”, también. Kangoo, que fue el multipropósito más vendido del 2021 y viene siendo el de 2022 (más que Partner y Berlingo -otro par que difiere de sus hermanas europeas- en conjunto), también. Y acá algo paradójico: Alaskan, que es igualita a la europea, apenas pelea el cuarto puesto de su segmento.

Te puede interesar
Renault Clio IV: la curiosa historia de una de las pocas unidades en Argentina

Renault Kwid

 

Por todo esto creo que los anuncios de la marca respecto a las nuevas tecnologías (recordemos que en 2018 además de vender Dacias fueron los primeros en comercializar un vehículo eléctrico) es una excelente noticia para la región, para la transición hacia algo que aparece lejanamente en el horizonte pero que parece ser inevitable y, sobre todo, porque inyectan en su portfolio autos “verdaderamente Renault” como dicen algunos, con tecnologías modernas y soluciones que, mirando hacia los costados deja al resto en el mesozoico: no comemos vidrio, aceptamos que se venda una Duster full con dos airbags, pero es un retroceso total.

Te puede interesar
La Renault Kangoo presentará una versión 100% eléctrica para pasajeros

Me, nos y les encantaría tener los mismos autos que en Europa pero es hora (bah, hace rato) de entender, aceptar y de alguna manera #soltar que, de pasar, no será en lo inmediato. Mientras tanto, la marcará seguirá vendiendo los mejores autos que puede, los apuntalará con modelos “europeos” y apostará a los eléctricos. Como siempre, porque por suerte de eso se trata, será la elección del cliente la que determine si esa es una buena estrategia o no.

Te puede interesar
Prueba de consumo: ¿cuánto gasta la Renault Kangoo nafta y diésel?

Renault-Alaskan-Master-Test-arena-frente