noticias |

Más de 3.000 kilómetros con la Volkswagen Amarok V6: ¿la mejor pick up para viajar?

Nos fuimos con la Volkswagen Amarok V6 a Tucumán en una jornada de tres días y más de 3.000 kilómetros para poner a prueba y revalidar las virtudes del producto fabricado en Pacheco. Crónica a bordo de nuestro paso por el Norte Grande Argentino.

Pocos vehículos manejamos tanto como la Volkswagen Amarok. Todo arrancó a principios de 2010, cuando la marca realizó el lanzamiento mundial del nuevo producto en Bariloche, con una gruesa afluencia de invitados que alteró sustancialmente el discurrir de los días en la ciudad de San Carlos.

Allí tomamos un primer contacto con el producto fabricado en Pacheco, en su versión Startline de 140 CV y desde ese momento retiramos por los cuarteles de la marca innumerables Volkswagen Amarok que incluso casi llegan a doblegar la potencia de aquella primera que manejamos por la Ruta 40 en uno de los tantos recorridos que hicimos. Una vez lanzada localmente, en auto test la llevamos a lo ancho y a lo largo del país y probamos prácticamente toda la gama.

Volkswagen-Amarok-V6-Trompa

2022 es y será un año bisagra para la Amarok. En mayo Volkswagen Argentina confirmó una inversión de 250 millones de dólares y la creación de 400 puestos de trabajo para, entre otras cosas, impulsar el desarrollo y la fabricación de la renovación de la “chata”, pero esa es otra historia.

Por las venas de la Volkswagen Amarok corre sangre argentina ya que Pacheco fue y será su casa por al menos 14 años más. Inspirados por ese gen nacional, Volkswagen nos propuso salir una vez más a la ruta en julio, mes patrio por excelencia. El destino se caía de maduro: Tucumán, cuna de la independencia de nuestro país y un lugar que, por lo menos a quien suscribe, siempre le fue esquivo. Así que armamos el bolso, nos subimos a la Volkswagen Amarok y pusimos proa a San Miguel de Tucumán con una V6 Highline de 258 CV.

Volkswagen-Amarok-V6-Lateral

Te puede interesar
Se viene la Volkswagen Amarok II: nueva imagen oficial del lateral de la pick up

Día 1: Buenos Aires-Yerba Buena

Esta vez la cábala falló: por cuestiones logísticas levantamos a Claudio (Arena) de pasada con lo cual no nos recibió con la infaltable cremona. Le perdonamos la omisión porque, pese a que no toma, es un gran cebador de mate. Hablando de yerba, decidimos hacer base en Yerba Buena, un poco por la simpática analogía con la infusión y otro poco para estar a tiro de toda la zona que circunda la capital tucumana.

Son algo más de 1.200 kilómetros desde CABA hasta esa zona de la provincia, con lo cual nos acomodamos en las butacas ErgoConfort de las Volkswagen Amarok una de nuestras preferidas de la industria que además tienen regulación eléctrica con lo cual pudimos ubicarnos al milímetro. En el caso de la Highline, el estilo del cuero es “Vienna”.

Volkswagen-Amarok-V6-Interior

Una vez alejados de la Capital conectamos el control de velocidad crucero y nos relajamos un poco a bordo de un vehículo que, justamente en crucero, brinda un confort símil auto a sus ocupantes. 

Esto es algo que siempre destacamos de la pick up desde su concepción: la Volkswagen Amarok, con un esquema tradicional de ballestas semielípticas de 3 hojas (5 en las tetracilindricas) y amortiguadores hidráulicos tiene un andar muy franco y evolucionado respecto de la idea que arrastrábamos de las pick ups medianas, ideados como vehículos orientados al trabajo y sobre todo a llevar carga en ese sector, lo que daba como resultado ejes traseros saltarines.

Volkswagen-Amarok-V6-Interior-2

Y si hablamos de evolución en el segmento de las pick ups, claramente la gama de la Volkswagen Amarok V6 representa el máximo exponente de la “mutación” de las camionetas hacia vehículos lúdicos, que apelan más a lo pasional que a lo comercial y prueba de esto es que la capacidad de carga varía entre 545 y 867 kilos, a unos gramos de la medida referencial del segmento que está en 1 tonelada. 

A nosotros nos sobró porque mandamos los bolsos y los equipos de Claudio a la caja y, naturalmente, quedó lugar y kilaje por llenar. La decisión también estuvo fundamentada en la lona marítima que, además, tiene una estanqueidad que nos vino al pelo porque buena parte del tiempo que estuvimos en viaje lo hicimos bajo lluvia.

Volkswagen-Amarok-V6-Lateral-3

En materia de seguridad, toda la gama de la Volkswagen Amarok V6 incorpora cuatro bolsas de aire, controles de estabilidad y tracción, espejo fotocromático (ideal para los xenón antirreglamentarios), fijaciones Isofix y doble tres para los cinturones inerciales y apoyacabezas traseros mientras que por el lado del confort hicimos uso del climatizador bizona, calefacción de butacas delanteras, control de velocidad crucero, monitoreo de presión de neumáticos, sensores de estacionamiento (delanteros y traseros) más cámara de retroceso y de lluvia como lo más destacado.

Lo interesante de Volkswagen Amarok es que el equipamiento está bastante democratizado entre las tres más equipadas: las diferencias de la dotación pasan por las llantas (20” en las tope, 19 en Highline), barra de san antonio tradicional (“sportsbar” en el par restante), estribos diferenciales y la ausencia del protector de caja (bedliner). Por lo demás, salvo por los detalles oscurecidos de la Black Style, las tres Volkswagen Amarok son similares.

Volkswagen-Amarok-V6-Trompa-3

Como un total novato en tierras tucumanas, me entregué completamente a la navegación del buscador web más conocido. La ruta, más menos, consistía en unir Buenos Aires con Córdoba (curiosamente habíamos estado en la provincia mediterránea un día antes) y desde allí tomar la variante Juárez Celman para encarar hacia el norte rumbo Jesús María para pasar por lugares como Sinsacate, Sarmiento y Villa Gutiérrez hasta la llegada a Catamarca, donde cruzamos por la 157 la zona del Lago Salinas Grandes. Fueron algunos kilómetros dentro de esa provincia aunque también “tocamos” Santiago del Estero a la altura de Frías, haciendo hexaprovincial el viaje.

Volkswagen-Amarok-V6-Cola-2

Ya entrada la noche, a la altura de Las Talitas hicimos nuestra entrada en territorio tucumano con lo cual no pudimos disfrutar demasiado del paisaje. Pasamos por Simoca, tierra natal de Luis Miguel “El Pulga” Rodriguez pero seguimos viaje porque el cansancio (¡y el hambre!) ya habían hecho mella hace rato en el binomio.

En total, esa primera etapa nos llevó 1213 kilómetros que recorrimos en un tiempo neto de 11:28 horas y con un consumo promedio de 11,4 l/100 km, lo cual habla de una media más que interesante para una pick up mediana impulsada por un V6 turbo.

Volkswagen-Amarok-V6-Tablero

Te puede interesar
Prueba de consumo: Volkswagen Amarok vs Toyota Hilux, ¿cuál gasta más?

Día 2: Tafí del Valle

La idea ni bien sonó el despertador del segundo día fue desayunar (la prioridad la tiene siempre la gastronomía queda claro, ¿no?) y arrancar para la zona del Cerro San Javier, para hacer un poco de curva y contracurva (según Wikipedia tiene más de 100) en un camino de montaña aprovechando la trepada y el paisaje de yungas.

En la cima se encuentra una estatua del Cristo Bendicente, obra del tucumano Juan Carlos Iramain de 28 metros de altura y uno de los puntos más fotografiados por el turismo en esa zona. Con una tormenta comenzando a acaecer sobre nuestros cabezas tuvimos que levantar campamento y tomar una decisión: ir para Racó, altamente recomendado por varios conocidos o apuntar a Tafí del Valle, que terminó prevaleciendo por una cuestión de renombre.

Volkswagen-Amarok-V6-Cola-3

Para eso desandamos la ruta 338 y encaramos para la zona de La Rinconada e Ingenio Lules donde pasamos por hectáreas repletas de limoneros que nos recordaron que la provincia es uno de los polos citrícolas más importantes del mundo.

Ya en la zona de Tafí, nos topamos con el lago La Angostura, una enorme masa de agua artificial producto del embalse homónimo. Allí abundan los pejerreyes extra large que, dicen, se debe a la energía de los menhires, que son estatuas de piedra pertenecientes a la cultura tafí talladas por sus pobladores alrededor del año 300 a.C. 

Volkswagen-Amarok-V6-Tucuman

Nosotros, lejos de sacar la caña, pelamos la cámara y documentamos la Volkswagen Amarok y su 4Motion trabajando sobre la ribera con el sol casi poniéndose tras las edificaciones de Tafí del Valle, donde llegamos unas horas más tarde con una llovizna molesta y un frío que nos caló los huesos.

El descenso fue por la misma 307 pero en medio de una densa bruma que complicó muchísimo la visibilidad. Allí hicimos uso de los faros de xenón con regulación y de los antinieblas, para ver y ser vistos y nos encomendamos a la tracción integral permanente (varía 60/40 entre los ejes) que en estos casos es una gran aliada para entregar un plus de seguridad. Unos varios metros más abajo la neblina se disipó y pudimos seguir nuestro camino con normalidad.

Volkswagen-Amarok-V6-Desde-Arriba

Te puede interesar
Nueva Volkswagen Amarok y Ford Ranger: ¿por qué son tan similares las pick ups?

Día 3: la vuelta

El sábado, con todo producido, encaramos la vuelta. Fue una jornada de rutas algo más cargadas, con las vacaciones de invierno asomando y un día soleado que invitó a muchos a salir de paseo lo cual cargó más de lo que nos gustaría el trazado.

La hoja de ruta indicó un camino idéntico al de la vuelta, aunque hubo momentos de zozobra a la altura de Córdoba con la escasez de estaciones de servicio aunque en Quilino encontramos una para poder repostar ya con el tanque (80 litros) en reserva.

Volkswagen-Amarok-V6-Trompa--

Con Córdoba en el espejo retrovisor encaramos la autopista Córdoba-Rosario, pusimos el control de velocidad crucero en 130 km/h y nos relajamos escuchando algunos podcast.

Más que conclusiones reafirmamos conceptos varios: la Volkswagen Amarok es la pick up ideal para salir a ganar kilómetros en ruta y mezclarlo con excursiones off road como las que hicimos en la zona de Tafí y donde grabamos los videos para el canal de YouTube de auto test (ya estás suscripto, ¿no?). Tanto la tracción integral permanente como el caucho (el más amable perfil 255/55) y la calibración de la dirección y los elásticos hacen de la Highline una gran partenaire.

Volkswagen-Amarok-V6-Cola-3

A la dinámica se le suma la buena habitabilidad, la capacidad de carga y el equipamiento de confort, todo un mix que en nuestro caso hizo de la Volkswagen Amarok un hábitat ideal para hacer un promedio de mil kilómetros por día en ruta, por caminos sinuosos, trazados urbanos y en altura.

Volkswagen-Amarok-V6-Trompa-7Volkswagen-Amarok-V6-Cola Volkswagen-Amarok-V6-Trompa-4 Volkswagen-Amarok-V6-Tucuman Volkswagen-Amarok-V6-Trompa-6 Volkswagen-Amarok-V6-Tablero