noticias |

Igual a como salió de la agencia hace 30 años: un Honda Civic imperdible

En esta oportunidad te mostramos en detalle un Honda Civic de 1992 que podría considerarse una verdadera joya perdida en el tiempo.

El Honda Civic es considerado uno de los autos más emblemáticos del mundo, con una denominación histórica que hace poco cumplió 50 años de vida. En Argentina lo conocimos desde sus inicios con la apertura de las importaciones, pero de alguna manera comenzó a hacerse más conocido por estos pagos cuando apareció la quinta generación a principios de la década del 90. 

HOnda-CIvic-1992-Calco

Para ese momento, en nuestro mercado comenzamos a ver el Honda Civic en sus diferente siluetas como el sedán, el hatch y la codiciada coupé. Pero en esta ocasión, de la mano de nuestros amigos de Fierros Vintage te mostramos un sedán que está en un estado de conservación digno de admirar, prácticamente igual a como salió del concesionario. 

Es un Civic del año 1992 en una versión Si, que en esa época venía equipada con un motor naftero de 1,6 litros y 16 válvulas (4 por cilindro) que entregaba 130 CV, potencia más que respetable para un impulsor de estas características. Hablar de una relación de 82 CV por litro en un auto de 1992 era algo para destacar y una demostración de la eficiencia de los motores desarrollados por Honda en aquellos años. 

Honda-Civic-1992-Trompa-2

La unidad en cuestión es de color blanco y no presenta ningún tipo de detalle en la pintura, así como tampoco agregados “after market” de dudoso gusto. Conserva hasta los manuales de fábrica e incluso se puede observar en el costado izquierdo del panel de cola la calco “Imported by Surauto Argentina”, el importador de Honda que en aquella época estaba bajo el ala del empresario Hugo Pulenta, hoy al mando de Porsche Argentina. 

Rubén, de Fierros Vintage, nos contó un poco sobre la historia de cómo consiguieron esta unidad impecable: “En cuanto al Honda Civic de color blanco, es una unidad que era oriunda de Mendoza, totalmente original de fábrica (hasta las calcomanías de fábrica y de importación), fue de una misma familia prácticamente hasta el 2020 cuando en plena pandemia fue vendida al dueño anterior que se lo trajo a CABA.

Honda-Civic-1992-Interior

Nosotros estábamos en busca de una joya japonesa de los 90, y al ver esta unidad no dudamos en avanzar. Solo 61 mil km cuando lo vimos por primera vez. Nunca habíamos encontrado un Honda Civic en estas condiciones. De impecable mecánica como todo japonés, le hicimos el mantenimiento adecuado que le correspondía, y en cuanto a la estética le dimos el toque final que le faltaba con un detailing completo, que era algo que nunca se había hecho en 30 años de vida. Los resultados finales están a la vista. Sacarlo a la calle implica un sinfín de comentarios en cada semáforo o lugar al que pueda uno ir”. 

HOnda-Civic-1992-Motor Honda-Civic-Manuales

Y como si esto fuera poco, según Rubén “tal fue la linda experiencia con el Honda Civic, que hace poco decidimos buscar otro igual, misma versión y año, en estado similar”. Por eso, en la nota se puede apreciar en detalle la otra unidad de color gris, que no tiene un kilometraje de museo pero igualmente luce en buen estado y mantiene la originalidad del modelo. 

Honda-Civic-1992-Gris

Por último, a modo anecdótico vale recordar que en los 90 nuestro director, Carlos Figueras, realizó un operativo de 100.000 kilómetros “a capot sellado” en un Honda Civic de quinta generación, muy similar al de esta nota. El auto se bancó todos los castigos y todas las conclusiones fueron plasmadas en diferentes ediciones de road test, algo que fue replicado recién en 2006 con un Fiat Idea, ya bajo la tutela de auto test.

Honda-Civic-Road-Test

Te puede interesar
El “anti Golf GTI”: un Honda Civic Type R en el Autódromo de Buenos Aires