noticias |

Ford Sierra Ghia: así era el sedán más lujoso y tecnológico de la marca en los 80

Se trata de un Ford Sierra impecable que acusa un kilometraje insólito. Te mostramos esta unidad y te contamos un poco sobre la historia del modelo.

El Ford Sierra era uno de los modelos más modernos de la marca a mediados de la década del 80. Gracias a su diseño y tecnología este sedán con silueta tipo fastback dejó un importante recuerdo dentro del ámbito “fierrero” de fanáticos del óvalo azul y por eso es que cuando aparece un ejemplar como el que te mostramos hoy todos quieren saber de qué se trata.

Ford Sierra Ghia frente

Gracias a nuestros seguidores de @retrovintagephotos que encontraron en Facebook Marketplace esta unidad podemos mostrarte lo que quizás sea el mejor Ford Sierra Ghia SX del país. De color bordó y con 30 años a cuestas este “Serrucho” acusa un kilometraje insólito: apenas 17.000 km reales desde que salió de la fábrica de Pacheco.

Ford Sierra Ghia kilometraje

¿Cómo era el Ford Sierra Ghia SX 1993?

Esa cifra queda plasmada en el estado que presenta la carrocería. Al menos en las imágenes no se distingue un sólo detalle de pintura ni daños en los paneles. El Ford Sierra luce como si estuviera exhibido en un salón de ventas de la marca hace más de tres décadas.

Te puede interesar
Uno de los Renault más deseados de los 90: no te pierdas el estado de esta unidad

Ford Sierra Ghia trasera

Interior

En el interior de este Ford Sierra se repite el estado inmaculado de la carroceria. Todos los plásticos no presentan desgaste y también se puede apreciar el equipamiento y la tecnología inédita que ofrecía este auto de Ford para la época. En la descripción de la publicación se aclara que “le anda absolutamente todo”.

Ford Sierra Ghia interior

Así las cosas, por este Ford Sierra Ghia SX de 1993 que sólo tuvo un dueño a lo largo de todo este tiempo piden la suma de 8.000.000 de pesos, equivalentes a 10.000 dólares “billete” (aproximadamente). Caro o barato, a juzgar por las imágenes queda claro que se trata de un ejemplar único por estado y kilometraje.

Ford Sierra Ghia motor

ATENCIÓN: Recordá siempre prestar atención al comunicarte con el vendedor y de avisar y denunciar cualquier sospecha de estafa. Antes de cualquier arreglo te recomendamos revisar el perfil de los vendedores para obtener más información sobre ellos. Podés ver calificaciones y opiniones de otros compradores, amigos en común o consultar y revisar actividades previas en otros sitios. Nunca te dirijas al lugar donde está el vehículo sin averiguar más datos sobre el vendedor.

Te puede interesar
35 años no son nada: encuentran un clásico sedán Renault sin rodar en increíble estado

Ford Sierra Ghia cola Ford Sierra Ghia perfil

Historia del Ford Sierra

La historia del Ford Sierra en Argentina comenzó en 1984 cuando comenzó su producción en la planta de Pacheco. En aquel momento el auto cautivó al público con su diseño, algo lógico teniendo en cuenta que por esos años todavía estaban a la venta modelos como Falcon o Taunus, con un look bastante alejado de lo que proponía el Sierra.

La oferta de motores del Ford Sierra en nuestro país no descollaba en términos de potencia ni modernidad. Había heredado el confiable pero anticuado 2.3 del Taunus, que demostraba cierto divorcio entre motor y puesta a punto de chasis y suspensión. Incluso llegó a ofrecer una versión de entrada con un impulsor 1.6 que no dejó buenos recuerdos en materia de prestaciones.

Te puede interesar
La coupé más emblemática de Renault: encuentran una unidad única casi sin rodar

Claro que a pesar de estas dificultades que el Ford Sierra debió afrontar en sus inicios, su éxito se vio disparado cuando apareció la coupé XR4, que además de convertirse en un objeto de deseo en los 80 también puso al modelo en el mapa deportivo ya que disputó una recordada rivalidad con la Renault Fuego en el TC 2000.

En síntesis, el Ford Sierra fue un adelantado para los 80 en términos de diseño y tecnología y sólo decepcionó con su propuesta mecánica. Pero gracias a sus atributos en la actualidad el modelo recibe el reconocimiento que se merece y si bien no dejó la misma huella que sus antecesores, lo cierto es que siempre tendrá un lugar en la historia de la industria automotriz nacional.