noticias |

¿Tendría mercado en Argentina una Ford Ranger con el motor 2.0 naftero de Maverick?

#Opinion | ¿Es posible pensar en una Ranger con motor turbonafta? La respuesta es depende y te contamos por qué | Por Germán Asato

La escasez de gasoil, que provocó un encarecimiento de su precio en los surtidores de las estaciones de servicio de nuestro país, abrió un interrogante en la redacción de auto test: ¿funcionaría una pick up con motor naftero moderno y turboalimentado? 

Ford-Ranger-Maverick

Y para analizar esta pregunta, voy a tomar como ejemplo una Ford Ranger, ya que en la actualidad es la única pick up mediana que ofrece una motorización naftera en su catálogo. Además, recordemos que hay una renovación en puerta lo cual nos permite analizar y pensar en el futuro de esta pick up mediana. 

En sus primeras generaciones, prácticamente todas las chatas medianas tenían un motor naftero. Ranger, S10 o la vieja Dakota son los primeros ejemplos que se me vienen a la cabeza. Sin embargo, en la actualidad eso cambió y la mayoría decidió apostar por motorizaciones diésel, que naturalmente son ideales para un vehículo de trabajo por su capacidad de empuje y, en menor medida, el consumo de combustible. 

También hay una realidad y es que aquellos que compran una pick up mediana quizás después no la utilizan para realizar tareas de carga o en el campo, sino que le dan un uso meramente familiar por la ciudad, para hacer las compras en el super o ir a buscar a los chicos al colegio. 

mejores camionetas pick up para el campo

En esos casos, un motor naftero con turbo (como por ejemplo el 2.0 de Ford Maverick) sería una buena alternativa para considerar, sobre todo teniendo en cuenta que la diferencia de consumo sería mínima, pero el precio de la nafta es bastante inferior. Eso sin olvidar que en los tiempos que corren los impulsores diésel deben acudir a filtros de partículas y diferentes soluciones tecnológicas que condicionan un poco su confiabilidad. 

Sin embargo, creo que la elección del motor en estos casos queda estrictamente relacionada al uso que se le va a dar a la pick up. Ya sabemos que para tareas de campo y arrastrar nada mejor que un turbodiésel con mucho torque en baja, pero si vamos a una utilización más urbana una alternativa con un combustible “accesible” que no resigne prestaciones es algo para tener en cuenta. 

Y ya que hablamos de prestaciones, recordemos que estamos ante un bloque con 253 CV (siempre hablando del EcoBoost de Ford) y un torque de casi 400 Nm con lo cual, si bien no vamos a tener el empuje y la capacidad de arrastre que puede lograr el 3.2 Puma, la respuesta a bajo régimen está asegurada. 

ford-ranger-diesel-motor

En síntesis, quizás el actual 2.5 aspirado goza de una mayor confiabilidad (además de que se adapta perfectamente al GNC), pero creo que un conjunto motopropulsor moderno y potente (más incluso que la Ford Ranger Raptor actual) podría ser una alternativa a la hora de pensar en variantes de una Ford Ranger orientadas a un uso lúdico y familiar. 

Y para respaldar mi propuesta, basta con ver que en Estados Unidos la Ford Ranger siempre ofreció un eficiente motor 2.3 EcoBoost con 270 CV acoplado a una caja automática de diez marchas, sumado a que la renovada Raptor también presentó un poderoso bloque V6 biturbo con casi 400 CV, que por ahora no está confirmado para nuestro mercado. 

Nueva Ford Ranger Raptor acción

Te puede interesar
Ford Ranger nafta o diésel: ¿cuál conviene?