noticias |

Te mostramos un Ford Falcon Sprint de 1973 que merece ser rescatado

En esta oportunidad traemos un exponente que pertenece al nicho de autos deportivos nacionales de la década del 90. ¿Es rescatable?

A mediados de 1973, Ford decide ingresar al segmento de los deportivos con una versión especial llamada Sprint de su exitoso Falcon, que seguramente quedará en la historia como la más deseada por todos los fanáticos del óvalo azul.

Ford Falcon Sprint 1973 perfil

Siempre decimos que es grato encontrar una unidad en impecable estado de un vehículo que dejó una huella profunda en todos los fierreros, pero en este caso en un recorrido por la lupita de Instagram nos topamos con un ejemplar que no exhibe el mejor de los estados. Sin embargo, creemos que merece la pena por lo que representa este modelo para miles de argentinos.

La unidad en cuestión fue subida a la cuenta @ford_enfierrados y generó mucha polémica ya que son muchos los comentarios que mencionan que no se trata de un Falcon Sprint original. Más allá de eso, por los detalles como las franjas al costado, las insignias, los espejos en los guardabarros y la antena en el techo, todo parece indicar que se trataría de un Sprint, en este caso del año 1973.

Ford Falcon Sprint 1973

Más allá de los detalles estéticos que sin dudas contribuyeron al impacto y éxito que causó esta versión del Ford Falcon en el mercado, bajo el capot también escondía algunas particularidades que lo hacían especial. El conocido motor 3.6 de seis cilindros en línea había recibido una serie de mejoras como carburador de doble boca, nuevo árbol de levas y nuevos múltiples de admisión y escape, y de esa forma podía alcanzar 166 HP, que no superaban los 170 HP de la Chevy Serie 2 pero sí los 155 HP del Chevrolet 400 Super Sport.

Te puede interesar
La historia de un clásico sedán Ford de 1977 con 4.000 km que estuvo guardado 42 años

Gracias a estos cambios y ajustes en su corazón, la respuesta del Falcon mejoraba de manera notable y eso se traducía en las prestaciones y las sensaciones a bordo. Según registros de la época, el Sprint aceleraba de cero a cien en menos de 11 segundos y alcanzaba una máxima de 180 km/h, registros que hoy tiene cualquier hatch del segmento B pero que para 1973 eran cifras más que aceptables en un deportivo.

Ford Falcon Sprint 1973 trasera

Para realizar esta nota acudimos al archivo y nos encontramos con la prueba que realizó el mismísimo Figueras cuando el Sprint salió al mercado por primera vez. En aquella oportunidad, nuestro director se refirió al Falcon Sprint como “la oveja descarriada de una familia tranquila”. Además, según Figueras el usuario de esta versión era “aquel que busca pocos problemas y a la vez quiere performance importante porque viaja mucho en ruta o simplemente porque le gusta”.

Te puede interesar
La historia de un clásico sedán Ford de 1977 con 4.000 km que estuvo guardado 42 años

Respecto de las sensaciones en lo que podría considerarse su hábitat natural, quienes manejaron el Falcon Sprint destacaban un andar confortable en ruta, con pocos ruidos y una buena tenida a altas velocidades. “Como conclusión, el Sprint es simplemente un auto tan robusto y noble como cualquier Falcon pero con potencia plus para el que guste utilizarla en todo terreno”, finalizaba la prueba del Colorado realizada para la revista Corsa.

Ford Falcon Sprint 1973 n de vehículo Ford Falcon Sprint 1973 cola