noticias |

Ford Falcon: se cumplen 30 años de la última unidad fabricada en Pacheco

Se cumplen 30 años del cese de producción del Ford Falcon y en esta oportunidad hacemos un breve repaso de su trayectoria en nuestro país, de la mano de Figueras.

Nadie puede dudar que el Ford Falcon es un auténtico ícono de la industria nacional y protagonista principal de la historia del automóvil en nuestro país. Como es de suponer, el modelo nació en Estados Unidos y tras la segunda posguerra Ford comenzó a estudiar la posibilidad de construir lo que se dio por llamar un compacto. Al proyecto se lo conoció puertas para adentro como “X-600”. Tras varios años de desarrollo, recién en 1959 se realizó el lanzamiento oficial con la presencia de Henry Ford II y su precio inicial era de 1.912 dólares.

FORD FALCON ULTIMA UNIDAD

En 1961 los primeros Ford Falcon “nacionales” eran ensamblados en la planta que la terminal tenía en el barrio de La Boca. En el mercado local debería competir con el Rambler de IKA, el Chevrolet 400 y el Valiant I/II de Chrysler. Por esos años el presidente Ford Motor Argentina era Douglas Kitterman y anunciaba a las autoridades de gobierno una inversión superior a los 5.000 millones de pesos para la fabricación del modelo. A poco de su lanzamiento oficial en 1962, se habían producido 8.400 unidades de la versión standard con piezas, chapistería importadas y escasos insumos locales.

Te puede interesar
Chevy Coupé o Falcon Sprint, ¿cuál fue mejor para Figueras?

Recién un año más tarde, ya inaugurada la planta industrial de Pacheco, se construía la primera carrocería estampada localmente con modificaciones leves en el diseño original y suspensiones adaptadas para nuestras calles y rutas. Con el tiempo se fueron sumando nuevas versiones como Futura y De Luxe, además de la Rural y, más tarde, la pick up Ranchero.

Ford-Falcon-trompa-1

La aparición en el mercado de autos deportivos como el Torino 380, Chevrolet Super Sport y Valiant GT obligaron a la empresa a desarrollar un Ford Falcon potenciado bautizado con el nombre Sprint, que entregaba al comienzo con su motor de seis cilindros en línea 120 HP. De esta forma, sirvió como puntapié inicial para incursionar al poco tiempo en el automovilismo deportivo, especialmente en Turismo de Carretera, categoría en la que Chevrolet era ganador con el Chevitú conducido por Jorge Cupeiro, el primer auto con carrocería autoportante frente a sus rivales que utilizaban chasis convencionales.

Te puede interesar
Así fue el debut (deportivo) del Colorado Figueras

Así fue como nació el equipo oficial Ford integrado por pilotos como Rodolfo de Alzaga, Eduardo Casá, Nasif Estéfano, al que se sumó Atilio Viale del Carril poco más tarde. En 1965 llegaron los primeros triunfos y mientras, el Ford Falcon pasaba a ser el auto más vendido del país con 15.442 unidades y una participación del 11,6% del mercado.

Ford-Falcon-trompa-2

En 1966 Atilio Viale se adjudicó la Vuelta de Salto, un circuito rutero, a un promedio de 181 km/h con un Ford Falcon de apariencia de calle. “En las rectas superaba los 210 km/h”, me comentó hace unos meses, café por medio. Para esa época las versiones disponibles en el mercado eran la Standard y De Luxe con motor de 96 HP y 2.786 cm3, sumado a las Futura y Rural con el de 3.064 cm3 y 116 HP, todos con caja de tres velocidades y frenos de campana en las cuatro ruedas.

Te puede interesar
Así fue el debut (deportivo) del Colorado Figueras

Las victorias deportivas se fueron sucediendo con triunfos de Traverso y Gradassi como pilotos oficiales, llegando a ganar 13 pruebas de las 16 disputadas además de lograr 9 en forma consecutiva. Avanzada la década del 70, Ford ofrecía en el mercado la versión Standard con motor de 3.081 cm3 y 116 HP junto a De Luxe y Futura con 3,6 litros de cilindrada y 132 HP, en tanto el Sprint entregaba 166 HP que le permitían acelerar de cero a cien en 9 segundos con una máxima de 180 km/h. Tiempo después se sumó una GL naftera denominada Max Econo de 106 HP con motor 2,3 litros del Taunus y una diésel con 70 HP. El récord de ventas del modelo se produjo en 1980 con 38.150 unidades despachadas a los concesionarios.

Te puede interesar
Chevy Coupé o Falcon Sprint, ¿cuál fue mejor para Figueras?

La década del 70 fue la “década de los Falcon” con nuevos modelos, más opciones y retoques de diseño que lo actualizaban diversificando la oferta. Los precios eran más que competitivos: en 1977 un Sprint costaba 3,315 millones de pesos contra 5,475 del Torino, 4,5 del Dodge GTX V8 y 4,1 del Chevy Serie 2.

Ford-Falcon-trompa-4

Fue en septiembre de 1991 cuando el último Falcon salió de la línea de montaje en la planta de Pacheco. El ícono del mercado argentino había llegado a su fin luego de treinta años de vigencia y reconocimiento de los usuarios. A través de mi trayectoria manejé y evalué muchas versiones del Ford Falcon. Sintetizando conceptos, sus virtudes se centraban en la robustez estructural y de las suspensiones, sin olvidar su indiscutible confiabilidad mecánica.

Te puede interesar
Así fue el debut (deportivo) del Colorado Figueras

Estas líneas no pretenden ser una profunda y exacta historia del Ford Falcon. Solo se trata de un racimo de informaciones y un humilde homenaje, seguramente con más de una inexactitud que sabrán disculpar los fanáticos del óvalo.

Analizarlo desde el punto de vista de tecnología y seguridad, comparándolo con los productos que hoy disponemos en el mercado sería una inadmisible y atrevida irreverencia a un auto que ya es una leyenda para los argentinos.

Te puede interesar
Chevy Coupé o Falcon Sprint, ¿cuál fue mejor para Figueras?

Ford Falcon cola Ford-Falcon-lateral-3 Ford-Falcon-trompa-5