noticias |

Fiat Toro ¿nafta o diesel?

La dicotomía es histórica, una rivalidad que encuentra fundamentalistas y otros que simplemente afinan el lápiz, hacen cuentas y se inclinan por la variante más rendidora. Y ahí es donde aparecemos nosotros para ahorrarte el trabajo: manejamos las variantes naftera de color bordo en las fotos (la prueba disponible en el número de enero) y diesel (color rojo en fotos) de la pick up de Fiat y le contamos en base a nuestra pruebas, cuál conviene más.

Hace poco la marca italiana decidió reorganizar la gama de la pick up compacta, discontinuando las opciones manuales y haciéndole lugar a la variante con motor naftero, una “deuda” que tenía. Así las cosas, y aunque no esté disponible la configuración diesel 4×2, decidimos poner frente a frente a las Freedom 4×2 (Nafta) y 4×4 (Diesel).

Prestaciones

Una echa mano del 2.0 JTD de 170 CV mientras que la otra del conocido 1.8 (130) que también equipa su primo Renegade (se fabrican en la misma planta del norte de Brasil). Acá las apuestas pagan menos por el turbodiesel por una cuestión lógica (y matemática). Nuestras cifras indicaron una aceleración del cero a cien de 12,4 segundos para la Multijet, que aventaja por 2,6 segundos (15) a la 1.8 pese a cargar con unos kilos (1792 vs. 1660) más producto de la doble tracción. En cuanto al cuarto de milla y al kilómetro, también fue 1,5 y 3,1 segundos más rápida, respectivamente. Por el lado de las recuperaciones, 2,5 segundos menos se demoró en detener el cronómetro de 80 a 120. El Multijet, claramente más veloz que el e.torq.

Consumos

La lógica indica que a menor potencia, menor consumo. Pero las posibilidades, tecnologías y hasta el azar pueden atentar contra esa máxima. Sobre todo teniendo en cuenta que, por lo general, el combustible de Rudolph es más rendidor por naturaleza que el de Otto. Y aquí no es la excepción, porque pese a los 40 CV más, el Multijet pide menos. Mucho menos.

Este 1.8 surgió como reemplazo del viejo 1.9 que equipaba el Linea.  A 100 y a 130 km/h, la diferencia a favor del diesel es de casi 4 litros en ambos registros, mientras que en el ciclo urbano la brecha se achica a casi 2. La última referencia es la de los consumos promedio, que entregan autonomías de 500 y 821 kilómetros, nafta y diesel, respectivamente.

Equipamiento

En cuanto a su dotación, ambas se ubican en la zona de entrada de gama y hasta comparten denominación, aunque la lista tiene algunas perlitas: la más notoria, que salta a la vista ni bien las vemos venir es que la diesel equipa llantas de 17” mientras que la naftera calza de 16”, aunque ésta última suma tapizados de cuero, un opcional en la 2.0.

Sin embargo es en la seguridad donde más se despegan: la naftera se lleva todos los aplausos con 7 airbags de serie mientras que la JTD equipa dos de serie con el aliciente de ofrecer cinco más como opcional. También suma, a diferencia, de la 1.8, control de descenso y protector de cárter para las incursiones off road.

Precio y conclusiones

La diferencia a favor de la naftera es contundente: más de 400.000 pesos (765.000 vs. 1.171.000) que pueden inclinar la balanza ¿Por qué tanto? Porque además de ofrecer otro motor, la 2.0 lleva en sus entrañas la posibilidad de contar con doble tracción y una transimisión superadora respecto de la AT6 tradicional que lleva la 1.8. La decisión dependerá del uso off road que pretenda darle a su Toro y, por supuesto, de su billetera.

3 thoughts on “Fiat Toro ¿nafta o diesel?

  1. Martini Jorge dice:

    Me gusta la descripción y diferencia que realizaron con La Toro

  2. JC dice:

    Una locura 400 lucas de diferencia por más potencia y doble tracción. A como esta el precio del gasoil (y los futuros problemas con sistemas de inyección directa avanzados) y por más que se arrastre optaría por la naftera.

    1. Charly Brown dice:

      El JTD multijet inyección directa con common rail es un motor que fíat usa desde 1997 con total éxito, y que le ha vendido a marcas como Alfa romeo, Chevrolet, Opel, etc.. Jamás tuvo un problema, incluso cargándole gasoil común de camión. Solo empezaron a tener problemas los catalizadores y filtros DPF con el gasoil común, pero no los inyectores. Los que tuvieron problemas con los inyectores son las otras marcas cuando intentaron replicar algo similar a la maravillosa inyección directa de fiat. Así tenés al hermoso focus, las hermosas ecosport, o la superpráctica kangoo tdi que a los 100mil km el motor explota, mientras que agarras hoy una ducato JTD 2001 y te lleva de ushuahia a la quiaca

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: