noticias |

Pagás menos, pero el playero no trabaja: ¿qué elegís?

20181107 155425

Hace unos meses te conté por acá mi experiencia de manejo con el Hyundai Kona en Italia, en un contacto exclusivo que tuvimos en la previa a su llegada a la Argentina en enero.

Fueron poco más de mil kilómetros que recorrí con una versión distinta a la disponible en el mercado, caracterizada por el bajo consumo de combustible en ruta.

Y justamente del gasto quiero escribir. Es que no son pocas las estaciones de servicio en Italia que no cuentan con personal dedicado a la recargar el tanque. El famoso “playero”, muchas veces no existe.

Fue así que tuve que ingresar el importe por mis medios, y prestar atención a que la manguera no gotee combustible sobre la carrocería y más detalles que el sistema argentino me había impedido conocer.

Hasta que en una estación de servicio, observé un cartel que indicaba que si quería la atención del personal, debía abonar 50 céntimos de euro más por litro. O sea, casi la mitad de lo que cuesta el litro (según Global Petrol Prices, el promedio en Italia es de 1,50 euros, una de las más caras del mundo).

De ahí, la duda: ¿cargar por mí mismo y negarle el trabajo a alguien que, en teoría, recibió capacitación para hacerlo, o pagar más por algo que anteriormente pude hacer sin problemas?

Al abrir la billetera, no lo dudé: tomé la manguera y la llevé derecho a la boca del tanque del Kona, mientras observaba cómo otros conductores hacían fila detrás mío, dejando en absoluta soledad a los surtidores atendidos por los playeros. O también, dejando sin trabajo a los encargados de la tarea. Un dilema que tardé poco en resolver…

Por: Lucas Amestoy.

 

También podría interesarte: