noticias |

(VIDEO) Cómo es manejar un eléctrico en Buenos Aires

Tras la prueba de rigor nos subimos nuevamente al Nissan Leaf, la única “berlina” eléctrica disponible en nuestro país. Todas las peripecias de conducción en un país que recién se está preparando para esta nueva forma de movilidad.

ESTATICA Nissan Leaf

El dueño de la cochera de mi barrio es muy mala onda. Muy. El espacio es enorme, pero todos los enchufes están inmediatamente al lado del portón, en la oficina donde hacen base él y los que trabajan ahí. Para colmo, la cochera más cercana (sí, la “1”) está reservada para él, con lo cual llegar a establecer la conexión auto-socket era físicamente imposible. Alguna vez lo intenté con la Mercedes-Benz GLCe, pero había que hacer la parabólica humana con el cable. Y por supuesto que cuando lo vio, hizo algun comentario negativo. Esos fue los primeros escollos que encontré para cumplir el sueño supersónico de llegar a casa y dejar enchufado el auto.

Te puede interesar
Costos: ¿Cuánto cuesta cargar la batería del Leaf?

No descubro nada nuevo si digo que con un térmico-free cambian la dinámica y la perspectiva de uso y repostaje. Primero porque una de las primeras recomendaciones que nos dieron en Nissan fue bajarnos la aplicación PlugShare, una suerte de solución colaborativa de estaciones de carga para planificar nuestro viaje: según la app hay tan sólo 9 estaciones en nuestro país -todas diseminadas por CABA y Buenos Aires- de las cuales algunas incluso restringen el tiempo de carga.

Claro que todo esto queda en segundo plano para el comprador porque al instalar el Wallbox de carga -de 2.000 dólares- tenés a disposición una fuente confiable y rápida siempre y cuando sea un lugar que frecuentes, ya sea tu casa o el trabajo. Es como elegir dónde poner un aire acondicionado en un departamento de dos ambientes, ¿el cuarto o el living? A sopesarlo.

Te puede interesar
Nissan Leaf: «El primer embarque ya lo tenemos vendido»

Por eso Nissan también equipa en el Leaf un cable “de viaje” (sic) coquetamente guardado en una valijita que para la prensa es vital ya que no tenemos ni el wallbox ni los dólares para instalarlo. La mecánica es simple: cuando llegas a algún lugar con cable cerca, lo enchufas como si estuvieras recargando tu celular. Aunque claro, la carga es lenta y puede demandar, según Nissan, hasta ¡20! horas para cargar a tope, aunque no siempre vamos a necesitar cargar al 100%. Todo suma.

Te puede interesar
Ahora podes comprar tu Nissan en Mercado Libre

Si sos un poco “obse”, seguramente vas a estar relojeando la carga y haciendo cuentas. No te vuelvas loco, que con un poco de planificación y la mismísima rutina va a hacer que te armes una propia. Acá (ver nota costo) te contamos aproximadamente cuánto cuesta y cuánto tarda en cargar y su comparación con un térmico.

Nissan Leaf e1573142138225

Día a día

La cochera de auto test donde estacionamos los autos de prueba está en una enorme playa de estacionamiento de un edificio privado, donde compartimos espacio con los inquilinos. No recordaba la disposición eléctrica, pero grata fue mi sorpresa cuando llegué y vi un socket a una columna de distancia. Saqué el enchufe, abrí la tapa de carga y dejé “refuelando” mi Leaf hasta la tardecita, cuando volví a casa con la carga completa (la descarga no había sido importante).

Te puede interesar
Nissan Leaf: ¿Cómo se carga?

Pero la alegría duró poco: el segundo día en la editorial, a las 2 horas de haber llegado, el administrador llamó pidiendo que lo desenchufemos porque varios vecinos se habían quejado. 2kw/h de uso. Creer o reventar.

Paradójicamente mientras desenchufaba el auto, algunos vecinos se acercaron a hacer preguntas.

-¿Con este llego a Pinamar?

-No.

-¿Cuánto vale?

-63.000 dólares.

-Me parece que me compro una Macan.

Otro apartado que vale la pena destacar es su perfil. No llama tanto la atención como un Prius, pero tiene una estética diferencial que hace que algún prevenido pegue una segunda mirada. Incluso algunos aplicaron la “mirada de trompa” para ver el logo y así identificar la marca. Algo que nos pasó, por ejemplo, cuando manejamos los primeros DS.

Te puede interesar
Ahora podés pagarle a Nissan con…¡electricidad!

Para colmo, el Leaf no hace ruido (salvo en reversa que emite pitidos cual maquinaria vial) con lo cual puede pasar desapercibido mientras circula. Si te preocupa el perfil, vas a ir más bajo el radar de lo que crees.

COLA Nissan Leaf

Lo demás

No quería ahondar demasiado en conceptos muy técnicos o detalles en los que ahondamos en su prueba en agosto de este año, simplemente hacer una pequeña crónica con las aventuras y desventuras de manejar algo totalmente nuevo.

Te puede interesar
Nissan lanzó a la venta el Leaf

Creo que el e-pedal (la posibilidad de usar un solo pedal para acelerar y “frenar”) es un ítem que bien podría cascadear a otros modelos y segmentos. Lleva muy poco tiempo acostumbrarse y la ganancia ergonómica y de regeneración es notable. Y habrá que esperar que los nuevos cargadores sean norma para optimizar los tiempos. También, según leí, el costo de las baterías disminuirá considerablemente con lo cual deberían bajar los costos de producción.

Y hablar de costos me da el pie para hablar del precio: sideral y desorbitado. Aunque tiene el incentivo que le baja el 35 por ciento al 2, lo alcanza el impuesto interno que eleva en 25% aproximadamente el precio “normal”. Algo que, en mi humilde opinión debería reverse para hacerlo más accesible o por lo menos alcanzar la franja de los 35 a 40.000 dólares que es lo que cuestan sus competidores indirectos.

Te puede interesar
Manejamos en España el ecológico Nissan Leaf

Desconozco si es por una cuestión de flota, pero intuyo que el tiempo del préstamo (no llega a tres días) tiene que ver con la flaca infraestructura y la poca -nula- costumbre de manejar un eléctrico (mejor prevenir que curar), algo que, espero que con el tiempo y con la llegada de más opciones cambie. Esto recién arranca y hay muchísimo para hacer. Pero llegó y ese es el punto de partida necesario para cualquier avance.