noticias |

Ayrton Senna: 60 años de un distinto

El tricampeón brasileño cumpliría hoy mismo seis décadas y sigue vigente en el recuerdo de todos los fanáticos de la Fórmula 1 y el automovilismo mundial.

Hace exactamente 60 años, la ciudad de San Pablo, Brasil, recibía el nacimiento de uno de los pilotos más icónicos del automovilismo mundial. Para tener un panorama de la importancia que tuvo Ayrton en Brasil: luego de su muerte el gobierno decretó tres días de luto y un entierro con honores de Estado; más de un millón de personas participaron en su traslado al cementerio.

Senna puede no haber sido el piloto con mejores cifras, pero los niveles de destreza, dedicación y pasión que aplicaba en este deporte que tanto nos gusta, se notaba cada vez que se subía a un auto.

Si uno mira las cifras, Schumacher, Fangio o Hamilton son mejores, incluso Alain Prost que fue rival directo del brasileño y fue superado por el genio en innumerables situaciones. Pero la esencia de Ayrton va más allá de una simple comparación de títulos o pole positions (65) en un deporte donde según la época, varia demasiado. Fue un piloto que tenía el don de saber la adherencia justa antes de entrar a una curva. Supo sacar diferencia como ningún otro y hacer honor a la famosa frase “hacer mucho con poco”.

Senna debutó en la máxima categoría en el año 1984. Llegó con una gran reputación de las categorías de desarrollo en la Gran Bretaña, pero eso lo respaldó rápidamente con el equipo Toleman, uno que estaba lejos de ofrecer un monoplaza capaz de pelear la punta y que en esa temporada anotó solo 16 puntos (la mayoría de Ayrton). Sin embargo, el mago de la lluvia durante el Gran Premio de Monaco, sorprendió al mundo de la Fórmula 1. Largó en la posición 13 con pocas chances de obtener un podio y vuelta tras vuelta con una lluvia torrencial, adelantó posiciones hasta colocarse por detrás de Alain Prost quien venía en primera posición con su Mclaren. Increíblemente suspendieron la carrera y Senna se quedó con el 2do puesto, pero las cosas quedaron más que claras. En las cuatro vueltas previas a la detención, el mago había recortado la ventaja de 21 segundos de Prost a solo siete segundos. Fue una de las primeras muestras de talento que mostró el brasileño y que iba a quedar en la historia. La Fórmula 1 había conocido al gran Ayrton.

Para recordarlo en su 60° aniversario, elegimos el Gran Premio que más lo representa.

Gran Premio de Europa de 1993 (la vuelta de los dioses)

Considerada la mejor primera vuelta en una carrera en la historia de la Fórmula 1. Senna largó en el cuarto lugar, pero cayó al quinto por un mal arranque. Luego rápidamente adelantó al Bennetton de Michael Schumacher saliendo de Redgate, pasó por el exterior al Sauber de Karl Wendlinger en la parte inferior de las curvas de Craner para completar un pase para el tercer lugar en el Old Hairpin. En la próxima zona de frenada, se colocó por el interior del Williams de Damon Hill. Por lo cual, solo le quedaba por delante Alain Prost. En la horquilla de Melbourne Senna lanzó su famoso y clásico ataque por el interior de Prost para tomar la delantera. Una hora y 50 minutos después, cruzó la línea de meta para ganar la única carrera de F1 dentro del campeonato mundial que se celebró en Donington con una diferencia de 1m y 23 s por delante de Hill, con el resto de competidores, incluido Prost, con una vuelta de desventaja.


 

También podría interesarte: