consejos |

Los 6 mejores SUV para ir de viaje

En esta oportunidad hacemos un informe con seis SUV ideales para salir de vacaciones en familia. Consumo, equipamiento, comportamiento y mucho más.

Por sus características, la franja de los SUV se convirtió en una alternativa ideal para quienes buscan un vehículo con una posición de manejo más alta, mayor habitabilidad, baúl amplio y generoso despeje. Sin embargo, en ciertas ocasiones deben convertirse en el medio de transporte para salir de vacaciones, y ahí está la razón de esta nota. 

Volkswagen-Taos-SUV-para-viajar

Luego de hacer un informe sobre las mejores pick ups y los mejores sedanes para ir de viaje, en este caso nos centraremos en los SUV. Por comodidad y versatilidad son una opción válida, aunque su centro de gravedad más elevado les puede jugar en contra a la hora de salir a la ruta. 

Cabe destacar que al igual que en las notas anteriores, elegimos tres exponentes del segmento C de SUV, y dejamos para más adelante a los B. En todos los casos elegimos aquellos que ofrecen un buen balance entre comportamiento dinámico, consumo, equipamiento de seguridad, posición de manejo y habitabilidad. 

Jeep Compass

A la hora del comportamiento, el SUV brasileño tiene un desempeño excelente que mezcla las bondades de un vehículo cuya tesitura implica salirse del camino pero que el paso del tiempo fue civilizando. Además, la configuración de los resortes (multilink atrás) garantiza un correcto aplomo, haciendo que el Compass pueda salir holgada y seguramente a la ruta. 

Si hablamos del consumo, estamos ante un SUV que gasta circulando a 100 km/h unos 5,8 litros cada cien kilómetros, mientras que a 130 km/h esa cifra aumenta hasta 7,9. Gracias a un tanque de 60 litros (sumado a la eficiencia del nuevo motor 1.3 turbo) las autonomías se extendieron a 1.034 y 760 kilómetros, respectivamente. 

Jeep COmpass SUV

Si bien de serie todos los Compass incorporan una completa dotación (seis airbags y ESP como lo más destacado), la versión tope de gama Limited Plus incluye la presencia de ADAS: frenado autónomo con detección de peatones y ciclistas, reconocimiento de señales, control de velocidad crucero adaptativo y mantenimiento de carril. 

Respecto de la posición de manejo, es muy buena, con butacas de regulación eléctrica (en las versiones más equipadas) sumado a un volante que regula en altura y profundidad. Por su parte, el espacio interior es correcto producto de una distancia entre ejes de 2,64 metros. El talón de aquiles de este SUV es el baúl, con mejorables 390 litros que no llegan a opacar sus destacadas virtudes anteriores. 

Te puede interesar
¿Cuáles son los SUV que quedan por menos de 3 millones de pesos?

Toyota Corolla Cross

En ruta, el SUV brasileño tiene un andar muy franco y predecible con un rolido esperable y lógico para un vehículo de este centro de gravedad y, en el caso de que haya un atisbo de desmadre, los controles activos y pasivos harán lo necesario para no perder la línea. 

El consumo del Corolla Cross (hablando de su versión naftera 2.0) es bueno a velocidades constantes. En ruta logra registros de entre 5,1 y 8,5 litros circulando a 100 y 130 km/h, con el control de velocidad crucero conectado. De esta forma, las autonomías que alcanza son de 920 y 552 kilómetros, cortesía de un tanque de 47 litros. 

TOYOTA-COROLLA-CROSS-XEI-INTERIO

Al igual que Compass, al hablar de seguridad las versiones full SEG disponen de ADAS, que en este caso incluyen control de velocidad crucero adaptativo, mantenimiento de carril, frenado autónomo y luces altas automáticas. Además, la lista se complementa con siete airbags y faros antiniebla delanteros y traseros, más allá de los controles electrónicos de tracción y estabilidad. 

Adentro del Corolla Cross, las butacas tiene buena sujeción y diseño robusto, con múltiples regulaciones que pueden ser eléctricas en el tope de gama. El volante se regula en altura y profundidad para ofrecer un puesto de mando cómodo y configurable. Por último, en materia de habitabilidad los 2,64 metros de entre ejes garantizan un espacio correcto (la quinta plaza puede resultar incómoda) y el baúl tiene plausibles 440 litros. 

Te puede interesar
¿Lujo o vulgaridad? Así es el impresionante SUV de 800 CV

Volkswagen Taos

Si hablamos de comportamiento, el chasis del SUV argentino acompaña de manera correcta, gracias a la suspensión trasera independiente que se traduce en un discurrir franco en ruta donde el Taos va muy bien plantado sobre los cauchos 215 con un talón 55. 

Por su parte, a la hora de los consumos el eficiente 1.4 TSI de 150 CV saca sus credenciales, sobre todo a velocidades constantes. En ruta pide 5,7 litros circulando a 100 y 8,3 a 130, aunque los 50 litros del tanque no permitirán que pasemos los 900 kilómetros de autonomía. 

Volkswagen-Taos-interior-2

En seguridad el SUV fabricado en Pacheco no presenta grietas, menos si hablamos de la versión full Highline. Además de las seis bolsas de aire y el ESP de serie en toda la gama, suma un pack de ADAS compuesto por luces adaptativas, detector de fatiga, sensor de ángulo muerto, control de velocidad crucero adaptativo y freno autónomo con detector de peatones. 

Para cerrar con el interior del SUV nacional, la posición de manejo es impecable gracias al diseño de la butaca y al doble ajuste de la columna de dirección. En términos de habitabilidad, la MQB se estira en este caso hasta 2,68 metros que garantizan un muy buen espacio de piernas y cabeza para adultos promedio. El baúl es de los más amplios del segmento, con casi 500 litros. 

Te puede interesar
T-Cross, Tracker, Compass y Renegade: los SUVs más vendidos de Argentina en 2021

Volkswagen T-Cross

El T-Cross es un SUV que no manifiesta puntos flojos en su comportamiento dinámico. Mantiene la línea de marcha, aún con vientos laterales y su conducta en curvas es predecible y franca, algo que comprobamos en el último Master Test. 

A la hora de los consumos, el nuevo 1.0 TSI de 116 CV muestra su cara eficiente a velocidades constantes. A 100 km/h gasta 5,1 litros (en oportunidades por debajo de 5) lo que se traduce en más de 1.000 kilómetros de autonomía (tanque de 52 litros). A 130 el TSI se fue hasta 9,1 litros lo que reduce la autonomía hasta 571 km. 

Volkswagen T-Cross Master Test interior

Respecto del equipamiento de seguridad, está en falta con la ausencia de ADAS (que sí ofrece su hermano Nivus), aunque conserva una dotación correcta para el segmento con seis bolsas de aire, detector de fatiga y los clásicos controles de tracción y estabilidad, que desde este año son obligatorios por ley. 

Por último, la posición de manejo de este SUV es adecuada para cualquier humano, haciendo que en un largo periplo rutero el conductor se sienta cómodo y relajado. Por su parte, la habitabilidad es un punto para destacar gracias a una distancia entre ejes de 2,65 metros, sumado a un baúl con 373 litros que incorpora un piso configurable. 

Te puede interesar
Autos con 8 asientos. Las opciones del mercado

Chevrolet Tracker

En ruta el SUV de Chevrolet tiene un andar franco y predecible y las penalizaciones típicas de un auto de estas silueta (viento cruzado, camión de mano contraria) pueden llegar a sacudirnos pero no mucho más: todo está fiscalizado por el ESP. 

El consumo de combustible es correcto a velocidades constantes. A 100 y 130 km/h el SUV del moño gasta entre 5 y 7 litros cada cien kilómetros, que le permiten autonomías de hasta casi 800 kilómetros producto de un tanque de 44 litros que podría ser más generoso. 

Chevrolet-Tracker-interior-3

En lo que respecta al equipamiento de seguridad, la Tracker en su versión Premier incorpora (además de los seis airbags y el ESP de serie en toda la gama) el plus de algunos ADAS específicos como el frenado de emergencia y alerta de punto ciego, totalizando una correcta dotación de seguridad activa y pasiva. 

Puertas adentro, la butaca ergonómicamente muy buena y el volante (de base chata y multifunción) se traducen en una posición de manejo acorde a cualquier ser humano. Por último, con 2,57 metros entre ejes, el espacio para las piernas de un adulto promedio en ester SUV es muy bueno. A los 393 litros de baúl, le sumamos la conexión WiFi a bordo, que puede ser una gran aliada en viajes largos. 

Te puede interesar
Prueba de consumo: ¿cuál es el SUV que menos gasta?

Nissan Kicks

A la hora del comportamiento, la dirección del SUV de Nissan tiene la asistencia justa y colabora en un comportamiento dinámico con respuesta inmediata a las órdenes que se le imparten. Como todo tracción delantera, “va de trompa” pero su conducta no es para nada exagerada. 

Respecto de los consumos, el SUV brasileño gasta 6,3 y casi 8 litros circulando a 100 y 130 km/h respectivamente. De esta forma, el 1.6 de 120 CV (que no tiene demasiados problemas para mover las 1,1 toneladas de peso) logra autonomías de 650 y 519 kilómetros respectivamente. 

Nissan Kicks Master Test interior

En su versión full, el Nissan Kicks tiene un equipamiento de serie que apunta claramente a la seguridad, con una de las mejores dotaciones de su segmento. Además de seis airbags y controles de tracción y estabilidad, la variante Exclusive ofrece ADAS como alerta de tráfico cruzado, de colisión frontal, de punto ciego, frenado autónomo y cámara de visión 360. 

En el interior del SUV de Nissan, la posición de manejo es adecuada para cualquier ser humano y la columna de dirección regula en altura y profundidad. Asimismo, la habitabilidad posterior es más que correcta para tres ocupantes, producto de una distancia entre ejes de 2,62 metros. Más atrás, un baúl de correctos 432 litros.