noticias |

Volkswagen Amarok V6 Comfortline: ¿la mejor pick up para salir del camino?

Nos fuimos con una Amarok V6 Comfortline a recorrer parte de la zona de pueblos históricos de la provincia de Buenos Aires aprovechando los 258 CV, la tracción 4Motion y las bondades off road del modelo producido en Pacheco.

La Volkswagen Amarok V6 es la pick up mediana más potente que podés comprar en Argentina. Desde que irrumpió en el mercado local, allá por el último trimestre de 2016, a la V6 siempre se le achacó que era una pick up alejada del concepto utilitario y/o comercial entre otras cosas por el calzado de la “chata”.

Un año y medio más tarde, en los primeros meses de 2018, Volkswagen Argentina puso en cancha la versión Comfortline, posiblemente el eslabón perdido entre las versiones 2 litros biturbo (180 CV) y la gama con dos cilindros más.

Hacía muchísimos años que no manejábamos la versión V6 Comfortline de la Volkswagen Amarok y cuando la marca nos ofreció una les propusimos hacer algo más que el test que hacemos siempre: llevarla por los caminos que -creemos- mejor le sienta a esta versión. Así fue como hicimos las valijas, cargamos la cámara, ropa y ¡hasta un dron! para mostrarte nuestras peripecias por rutas secundarias de la provincia de Buenos Aires.

Volkswagen Amarok V6 Comfortline: ¿qué cambia?

Pese a que sufrió recortes para ser ubicada en las puertas de acceso a la gama, la Volkswagen Amarok Comfortline fue configurada con una dotación más que apta para el día a día. La manera más fácil de identificarla en el tránsito es por dos detalles muy específicos: primero las llantas, que trocan las 19/20 por unas de 17” y, si por alguna razón no llegaste a verle los pepés, la vas a reconocer porque no tiene detalles cromados en los espejos retrovisores. ¿Qué más? No tiene el vinilo en el pilar B ni estribos y la barra de san antonio es negra.

Adentro de la Volkswagen Amarok V6 Comfortline lógicamente también hay cambios y posiblemente lo primero que salta a la vista es la ausencia de tapizados de cuero en pos de los de tela “kemisu”. Allí nos acomodamos en una jornada casi primaveral, por lo que de alguna manera nos vino bien la tela. Pese a la ausencia de regulaciones eléctricas, el volante se puede malear en altura y profundidad con lo cual nos pudimos ubicar sin problemas.

Te puede interesar
5 Razones para comprar una Volkswagen Amarok V6

Volkswagen Amarok V6 Comfortline

Lo segundo que hicimos fue dirigir nuestra atención hacia el sistema multimedia, que corre por cuenta de la Composition Media que no tiene navegador, aunque es una función que casi no extrañamos porque con la posibilidad de emparejar nuestro teléfono a través de android auto pudimos tener a disposición nuestros mapas. Lo que sí extrañamos un poco fue la cámara de retroceso pero con los sensores y el diagrama de referencia nos arreglamos bastante bien cuando tuvimos que acomodarla en algún estacionamiento o hueco esporádico en la ciudad porque después nos dedicamos a manejarla por buena parte de hectáreas recónditas bonaerenses.

Te puede interesar
Volkswagen Amarok vs Toyota Hilux: todas las diferencias entre las pick ups

En esos primeros kilómetros donde pasamos del asfalto al polvo notamos una de las virtudes de siempre de la Volkswagen Amarok: su comportamiento. Sobre pavimento la pick up fabricada en Pacheco se desenvuelve con soltura y casi “como un auto”. Acá se percibe ligeramente la diferencia en el rodado (de 17”) ya que el calzado de las versiones full acompañan aún más a esa sensación de aplomo pero también transmiten más al habitáculo.

Te puede interesar
Se viene la Volkswagen Amarok II: nueva imagen oficial del lateral de la pick up

Sobre tierra esa sensación es diametralmente opuesta, ya que las llantas de 17” más el talón de 65 y su dibujo ayudan muchísimo a que todo sea mucho más eficiente en cuanto a confort y grip. Y hablando de eso, lo primero que hicimos cuando nos metimos a la tierra fue activar el comando off road, ubicado a la izquierda del selector, que conecta diversas funciones para mejorar la experiencia: entre otras cosas, activa el control de descenso, ajusta la electrónica para mejorar la travesía y, quizás lo más importante, también acomoda los parámetros del ABS para mejorar la frenada en caso de emergencia ya que lógicamente sobre terrenos pedregosos o sin tanto grip como el pavimento las distancias se estiran.

Volkswagen Amarok V6 Comfortline Asiento

Sensaciones

Con nuestro celular emparejado a la Composition Media, los mapas descargados (por momentos la señal puede flaquear, sobre todo en algún operativo) y una buena dosis de musiquita escandinava, seguimos parte de la ruta trazada con la Volkswagen Amarok V6 Comfortline, que contemplaba el paso por diferentes pueblos característicos de la zona.

La 4Motion de esta Volkswagen Amarok automática distribuye la potencia y el par en los ejes 40/60, 20/80 y 60/40 y todo el sistema tiene tres diferenciales: delantero, central y trasero, este último con bloqueo manual. ¿Cómo funciona? Es adaptativo. Recaba los parámetros de manejo de los últimos 3.000 kilómetros (forma de pisar el acelerador, RPM, tipos de camino, etc.), los asimila y realiza los cambios según esa programación. Por eso, de lo único que nos preocupamos nosotros fue de acelerar y buscar la huella.

Volkswagen Amarok V6 Comfortline Trompa

Luego de algunos kilómetros llegamos a Azcuénaga donde paradójicamente anduvimos con la Black Style en plena pandemia. El pueblo también tiene una estación de tren pero su nombre no se debe a ningún donante sino al mismísimo Miguel de Azcuénaga, integrante de la Primera Junta de Gobierno de nuestro país.

Ah, una aclaración. En las fotos vas a ver que “nuestra” Volkswagen Amarok tenía lona marítima, pero es un accesorio: de serie no trae eso ni protector de caja (“bedliner”). Nuestra sugerencia es que, si podés, a la hora de comprarla coloques ambos.

Hablando de la caja de la Volkswagen Amarok, la superficie de carga es de 2,52 m2, y, con el metro en mano anotamos 1,55 de largo por 1,62 (1,22 entre buches) y 50 de alto. Lógicamente teniendo en cuenta que la idea era probar el desempeño off road de la “base”, no la usamos mucho más que para llevar algunos bolsos.

Te puede interesar
Volkswagen Amarok 2022: más detalles sobre la nueva generación de la pick up

Volkswagen Amarok V6 Comfortline (1)

Llegamos con la Volkswagen Amarok casi con el sol cayendo y coincidió con la famosa “hora dorada” para retratar a la Comfortline en la estancia donde hicimos noche y con uno de los tantos entornos que le quedan bien. Horas más tarde repostamos nuestros tanques con una cena en el Almacén de Ramos Generales y nos preparamos para otra jornada de producción.

Después de apurar un desayuno como marca la historia y con el sol calentando una otoñal mañana campestre, salimos con la Volkswagen Amarok y los amigos La Moto para documentar el paso por San Antonio. Por cuestiones de tráfico y restricciones no pudimos hacer “la” foto en el Puente Viejo: se trata de una construcción que data de mediados de 1800 y, dicen, que fue uno de los primeros pasos que cobró peaje en el país. Actualmente toda la zona está siendo reformada con lo cual nos alejamos un poquito por la costanera (que dicen que los días de calor explota) para hacer posar a la Volkswagen Amarok en la ribera del Río Areco.

Te puede interesar
Nueva Volkswagen Amarok y Ford Ranger: ¿por qué son tan similares las pick ups?

Conclusión

Hacía años que no manejábamos una Volkswagen Amarok V6 Comfortline. Las últimas V6 que manejamos fueron las Highline (operativo de carga y viaje a Tucumán) y la Black Style cuando pasó de 224 a 258 CV.

La gama V6 se apoya en una plataforma y en un modelo que aguanta estoico el paso de los años y de la evolución de los competidores: hasta noviembre de 2022 Volkswagen Amarok fue el cuarto vehículo más elegido por los argentinos y la segunda pick up del segmento con 20.141 patentamientos.

Volkswagen Amarok V6 Comfortline (3)

La Comfortline se bancó, como el resto de la gama, las exigencias a la que la sometimos gracias a un esquema de suspensiones traseras de cinco ballestas con una configuración casi “berlinesca”. A eso se le suma el caucho, que según el fabricante garantiza “excelentes prestaciones en manejabilidad y frenada tanto para on road como off road”. Insistimos con que el talón de 65 le da un colchón neumático que ayuda y mucho a esa sensación de robustez y confort.

Te puede interesar
La nueva Amarok: la pick up mediana que Volkswagen decidió no traer a la Argentina

Como en toda elección, la clave de la compra de la Volkswagen Amarok V6 pasa, racionalmente, por el uso que le vas a dar a la pick up: partiendo de la base de que hay algunos recortes de confort, si la vas a “tirar” a alguna superficie complicada y/o pensas darle un uso más bien comercial la Comfortline será una excelente aliada para esas tareas que, con las variantes menos arremangadas quizás te iba a costar un poquito más por su configuración más pomposa.

Te puede interesar
Opinión: cómo la Amarok cambió el paradigma del segmento de pick ups para siempre

Volkswagen Amarok V6 Comfortline Interior Volkswagen Amarok V6 Comfortline (6) Volkswagen Amarok V6 Comfortline (7)