noticias |

Una fábrica ya produce autos sin emitir gases contaminantes

Se trata de la usina de un gigante mundial que desde junio se alimenta exclusivamente de recursos ciento por ciento renovables.

Volvo tiene una mirada a futuro y, particularmente a la hora de fabricar, quiere tener un proceso de manufactura completamente verde para 2040. Esto implica ir reduciendo, desde 2018 a 2025 su huella de carbono.

Desde hace unos días confirmó que su planta en Chengdu, la más grande que tienen en China, ya se alimenta 100% de energías renovables y por ende bajando el impacto de su huella de carbono.

Antes de alcanzar esta cifra, la marca se abastecía en un 70% de energías renovables. El 30 restante lo alcanzaron a través de un acuerdo firmado por el cual se evitará emitir 11.000 toneladas de CO2 por año en el proceso de fabricación.

El contrato firmado pasa por sumar más fuentes de energía alternativa. Aproximadamente el 65% de la nueva etapa será provista por fuentes como la energía hídrica, solar y eólica, además de otras que no especificaron.

volvo 1

Además de China, la marca trabaja en el resto de sus plantas de Europa con vistas al objetivo de 2040: en Bélgica, por ejemplo, instalaron 15.000 paneles solares y Suecia (de donde es la marca) fue la primera conseguir su energía de manera completamente neutral en 2018.

Estas y otras medidas también son parte del plan lanzado el año pasado por Volvo, según ellos el “más ambicioso en la industria automotriz”: que para 2025 el 50% de los Volvo vendidos sean eléctricos y la otra mitad, híbridos.

Además, la idea de la marca es, a largo plazo, suprimir todo tipo de emisiones en las operaciones periféricas de la empresa -como su cadena de proveedores- y ampliar el uso y generación de materiales a través del reciclaje.

También podría interesarte: