noticias |

Retro test: Fiat Palio HLX 1.8 2004

Sin dejar de ofrecer las versiones Fire con la actual carrocería, Fiat posicionó este nuevo Palio entre los "top" del segmento. Estrenaaba cambios importantes en el frente, la cola y el interior sin modificar la estructura original; y un motor 1.8 de 105 CV desarrollado en Brasil junto a GM.

El Pa­lio na­ció en 1996 co­mo par­te del pro­yec­to 178, un de­sa­rro­llo de Fiat pa­ra los mer­ca­dos emer­gen­tes. Exi­to­so en Ar­gen­ti­na y Bra­sil co­mo su­ce­sor del Uno (aun­que és­te to­da­vía no se rin­de), la mar­ca ita­lia­na re­cu­rrió nue­va­men­te a Gior­get­to Giu­gia­ro (crea­dor del Pa­lio ori­gi­nal y del resty­ling de 2001) pa­ra ac­tua­li­zar sus lí­neas.

Has­ta la lle­ga­da de una ge­ne­ra­ción to­tal­men­te nue­va, el Pa­lio adop­ta una lo­gra­da so­lu­ción pa­ra man­te­ner­se atrac­ti­vo con resty­ling de trom­pa y co­la sin afec­tar el di­se­ño la­te­ral (re­pi­te en par­te lo que pa­só con el Ford Fies­ta por años) ni las me­di­das ex­ter­nas. No hay du­das que es­te tra­ba­jo de Gior­get­to Giu­gia­ro le ca­yó muy bien te­nien­do en cuen­ta que par­tió de una pla­ta­for­ma con bas­tan­tes años en­ci­ma. La trom­pa lu­ce mu­cho más mo­der­na con óp­ti­cas gran­des y ras­ga­das que en­cie­rran fa­ros cir­cu­la­res. La pa­rri­lla le da un to­que muy per­so­nal y las en­tra­das de ai­re que alo­jan a los fa­ros an­ti­nie­bla lo po­nen a la mo­da con un as­pec­to más agre­si­vo. En la zo­na tra­se­ra de­no­ta una pa­sa­da en lim­pio con óp­ti­cas más gran­des y ver­ti­ca­les y el por­ta­pa­ten­te alo­ja­do en la ta­pa del por­tón jun­to a ca­na­li­za­do­res de ai­re en la zo­na ba­ja. En el la­te­ral ape­nas la pre­sen­cia de nue­vas ma­ni­jas de puer­ta es no­ve­dad, en tan­to la co­la con­ti­núa muy pa­ra­da, lo que de­ja un cla­ro hue­co en los pa­sa­rrue­das tra­se­ros.

El equi­pa­mien­to es bas­tan­te ri­co ya que dis­po­ne de pack eléc­tri­co (con cua­tro le­van­ta­vi­drios y es­pe­jos), cie­rre au­to­má­ti­co de puer­tas, ai­re acon­di­cio­na­do, CD con mp3 y com­pu­ta­do­ra de a bor­do. En tren de pe­dir mi­ran­do la com­pe­ten­cia le fal­ta aper­tu­ra a dis­tan­cia (el que más se ex­tra­ña), co­man­do sa­te­li­tal de ra­dio, ABS, te­cho co­rre­di­zo y CD chan­ger.

La ha­bi­ta­bi­li­dad es bue­na aun te­nien­do en cuen­ta que su pla­ta­for­ma de­ri­va del Uno, ya que los asien­tos de am­bas pla­zas se ubi­can aho­ra más aba­jo. El baúl es acor­de a su seg­men­to con ló­gi­cas li­mi­ta­cio­nes y gra­cias a al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes de es­ta ge­ne­ra­ción se lo­gra­ron 10 dm3 más pa­ra com­ple­tar 290 li­tros. En cuan­to a la ter­mi­na­ción, a la vis­ta y tac­to de­no­ta bue­na pre­sen­cia y aun­que no se hi­cie­ron pre­sen­tes rui­dos pro­ve­nien­tes de la con­so­la, la ca­li­dad de los plás­ti­cos no es la me­jor del seg­men­to, so­bre to­do en la zo­na que en­mar­ca el se­lec­tor de cam­bios, con un en­sam­ble que de­ja que de­sear.

Confort

Sin du­das uno de los as­pec­tos des­ta­ca­bles del Pa­lio es su con­fort de mar­cha. Las sus­pen­sio­nes co­pian con sol­tu­ra em­pe­dra­dos, ba­ches y de­más ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos que nos re­ga­la cual­quier pue­blo o ciu­dad ar­gen­ti­na. No se trans­mi­ten vi­bra­cio­nes a la con­so­la y vo­lan­te, de nue­vo y acer­ta­do di­se­ño en grip y ta­ma­ño. El ste­reo y los par­lan­tes son de una ca­li­dad que nos sor­pren­dió y si le gus­ta la mú­si­ca po­drá “ais­lar­se” fá­cil­men­te con los mp3 ba­ja­dos de la web. La po­si­ción de ma­ne­jo ca­re­ce de re­gu­la­ción en al­tu­ra co­mo en el Pa­lio ELX pe­ro co­mo di­ji­mos, el asien­to es­tá más cer­ca del pi­so. En cam­bio la co­lum­na de di­rec­ción sí lo ha­ce en un am­plio ran­go co­mo pa­ra com­pen­sar el fal­tan­te. Los que más la su­fri­rán se­rán los al­tos ya que la pe­da­le­ra es al­go cer­ca­na y no cuen­ta con re­gu­la­ción en pro­fun­di­dad del vo­lan­te. Atrás se ubican có­mo­da­men­te dos adul­tos sin de­ma­sia­das li­mi­ta­cio­nes en el es­pa­cio pa­ra las pier­nas ni pa­ra la ca­be­za, aun­que el Pa­lio no ten­ga la al­tu­ra de mo­de­los más mo­der­nos del seg­men­to.

Al­go que ha me­jo­ra­do cla­ra­men­te es el en­tor­no el con­duc­tor: se va real­men­te muy có­mo­do gra­cias a que las bu­ta­cas de nue­vo di­se­ño en­vuel­ven me­jor el cuer­po con sua­ves tex­tu­ras y to­na­li­da­des que se re­pi­ten en el pa­nel de puer­ta. Só­lo el apo­ya­ca­be­zas, que no pi­vo­ta, que­da le­jos. En la con­so­la se de­ja­ron de la­do al­gu­nas lí­neas más osa­das de an­ta­ño y el sí­mil me­tal por una pro­pues­ta cla­ra­men­te más so­bria. Es du­ra y es­truc­tu­ra­da, pe­ro de­ja to­do muy a ma­no con bo­to­nes y co­man­dos gran­des (así nos gus­ta) co­mo el de la ra­dio o la efi­cien­te cli­ma­ti­za­ción, de per­fec­ta do­si­fi­ca­ción. El ins­tru­men­tal, con fon­do ne­gro e ilu­mi­na­ción ana­ran­ja­da sin reóstato, fue re­no­va­do por com­ple­to. Agre­ga un bien­ve­ni­do or­de­na­dor que ofre­ce in­for­ma­cio­nes de con­su­mo pro­me­dio e ins­tan­tá­neo, ve­lo­ci­dad pro­me­dio, tiem­po de via­je y au­to­no­mía. La lec­tu­ra es sim­ple pe­ro el di­se­ño no ter­mi­nó de agra­dar­nos. La in­so­no­ri­za­ción re­tro­ce­dió al­gu­nos pun­tos a cau­sa de un mo­tor ru­mo­ro­so y rui­dos eó­li­cos su­pe­ran­do los 140 km/h.

Motor
Reem­pla­zan­te del 1.6 mul­ti­vál­vu­las de 103 CV lle­ga es­te 1.8 de ocho vál­vu­las que ero­ga 105 CV. El mo­ti­vo hay que bus­car­lo en la alian­za mun­dial de GM y Fiat que de­ri­vó, por ejem­plo, en la crea­ción de Po­wer­train, una com­pa­ñía con­jun­ta que pro­du­ce en Bra­sil es­te pro­pul­sor de idén­ti­co ori­gen al del Cor­sa. Su con­cep­ción no es mo­der­na y re­cu­rre a una ci­lin­dra­da al­ta y só­lo dos vál­vu­las por ci­lin­dro. Don­de coin­ci­de con el Cor­sa es en la ru­mo­ro­si­dad. En el jue­go de las di­fe­ren­cias apa­re­ce co­mo in­vi­ta­do prin­ci­pal el ace­le­ra­dor “dri­ve by wi­re” ex­clu­si­vo de Fiat, que evi­ta al­gu­nos ti­ro­neos que mos­tró el pro­duc­to de GM, so­bre to­do en la sa­li­da, y en­tre­ga la po­ten­cia dis­po­ni­ble de ma­ne­ra más sua­ve, al­go que se com­prue­ba tan­to en el ma­ne­jo dia­rio con en las ci­fras de re­cu­pe­ra­cio­nes. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a la zo­na al­ta del cuen­ta­vuel­tas pa­ra sen­tir­lo a gus­to gra­cias a re­la­cio­nes de ca­ja co­rrec­ta­men­te ele­gi­das. Com­pa­rán­do­lo con el Pa­lio 1.6, los re­gis­tros de ace­le­ra­ción em­peo­ra­ron le­ve­men­te, mien­tras que los de elas­ti­ci­dad fue­ron me­jo­res.

En cuan­to al con­su­mo se mos­tró pa­re­jo tan­to con el del Cor­sa 1.8 co­mo con el del an­te­rior Pa­lio 1.6, con un me­jor re­gis­tro en la uti­li­za­ción ur­ba­na. No es de los más eco­nó­mi­cos, pe­ro per­mi­te su­pe­rar los 800 ki­ló­me­tros de au­to­no­mía a 90 km/h. El co­man­do de ca­ja es de re­co­rri­do “go­mo­so” y al­go lar­go y se ha­ce ne­ce­sa­rio co­lo­car los cam­bios con cier­ta brus­que­dad en el ma­ne­jo ve­loz. El em­bra­gue, tam­bién elec­tró­ni­co, fa­ci­li­ta la ta­rea y so­lo mos­tró un le­ve za­pa­teo en las prue­bas de ace­le­ra­ción, al­go que na­tu­ral­men­te no su­fri­rá el usua­rio pro­me­dio.

Manejo
Co­mo apun­ta­mos, el Pa­lio prio­ri­za el con­fort de mar­cha. En tra­mos ve­lo­ces mues­tra in­cli­na­cio­nes de ca­rro­ce­ría y una le­ve ten­den­cia a “na­ve­gar” con las ló­gi­cas sub­vi­ran­cias de un ve­hí­cu­lo con trac­ción de­lan­te­ra y sus­pen­sio­nes con un re­gla­je pen­sa­do más que na­da pa­ra el de­sen­vol­vi­mien­to ci­ta­di­no, apo­ya­das en un be­ne­fi­cio­so des­pe­je pa­ra es­tas li­des. En sín­te­sis, una pro­pues­ta de­ma­sia­do “soft” que no lle­ga a com­pro­me­ter las ma­nio­bras gra­cias a una efi­cien­te trac­ción del tren an­te­rior. A es­to se su­ma una di­rec­ción que vie­ne a acre­cen­tar lo an­te­di­cho. Es muy có­mo­da en la ciu­dad y pa­ra los es­ta­cio­na­mien­tos con un co­rrec­to diá­me­tro de gi­ro, pe­ro nos hu­bie­ra gus­ta­do un con­jun­to más aplo­ma­do en cir­cu­la­ción ru­te­ra. Igual­men­te el Pa­lio es un au­to dó­cil con reac­cio­nes fran­cas. No se mos­tró de­ma­sia­do sen­si­ble a los vien­tos la­te­ra­les pe­se su su­per­fi­cie la­te­ral y tro­cha li­mi­ta­da.

Seguridad
Los fre­nos se mos­tra­ron efi­cien­tes con ci­fras de de­ten­ción que no son pa­ra el asom­bro. Los dis­cos de­lan­te­ros y tam­bo­res tra­se­ros no acusaron can­san­cio, vi­bra­cio­nes ni ten­den­cias pre­ma­tu­ras al blo­queo y la fal­ta de ABS se ex­tra­ña más que na­da en pi­so mo­ja­do. El pe­dal es fir­me y la do­si­fi­ca­ción de la ca­pa­ci­dad de fre­na­do es de rá­pi­do apren­di­za­je. El fal­tan­te del ABS se tor­na im­por­tan­te al com­pa­rar­lo con sus ri­va­les, lo mis­mo que la ex­tra­ña au­sen­cia de an­ti­nie­bla tra­se­ro (al­go a lo que al­gu­nos mo­de­los bra­si­le­ños nos tie­nen acos­tum­bra­dos te­nien­do en cuen­ta que sí lo trae ade­lan­te. En cam­bio, dis­po­ne de do­ble air­bag, cua­tro apo­ya­ca­be­zas y cin­tu­ro­nes iner­cia­les (un quin­to de cin­tu­ra y re­gu­la­bles en al­tu­ra ade­lan­te). La vi­si­bi­li­dad es co­rrec­ta pa­ra un dos vo­lú­me­nes, con bue­nos es­pe­jos. Las es­co­bi­llas se mos­tra­ron tan efi­cien­tes co­mo rui­do­sas a cual­quier ve­lo­ci­dad. Las lu­ces no bri­lla­ron por su po­der lu­mí­ni­co y tam­po­co cuen­tan con re­gu­la­ción in­ter­na en al­tu­ra.

2 thoughts on “Retro test: Fiat Palio HLX 1.8 2004

  1. Pablo dice:

    Si fantasticos con todas las mediciones como debe ser

  2. Santiago Sozzi dice:

    Me encantan estos retrotest!!!
    Felicitaciones!

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: