noticias |

Primeras impresiones del nuevo DS 3 Crossback

Es época de SUV. Todos lo sabemos. Lo que antes parecía impensado ahora no es descabellado, ¿o alguien imaginó alguna vez un DS 3 aventurero? Nosotros tampoco, pero DS sí. Por eso tomó su modelo insignia y le aplicó el tratamiento crossover para sumarlo a su gama Crossback.

Aunque se lo cataloga de SUV B, el “de ese” es un crossover hecho y derecho: tratamiento off road y cero asistencias fuoripista. Es más, los neumáticos son íntegramente citadinos con lo cual no tenemos el pequeño plus de los de uso mixto pero sí “ganaremos” menos rumorosidad y eficiencia de frenado. Y ya que estamos en el apartado, inmejorables 37 metros para detenerse de 100 a 0.

El esquema de suspensión es tradicional, con un eje trasero rígido que, aunque esperábamos algo más complejo, no se traduce en un andar poco confortable por su origen extrazona. El tamaño de las llantas sí puede jugar en contra si agarramos un pozo o un corte de asfalto pronunciado aunque el talón de 55 ayuda ligeramente a mitigar ese incidente. De no mitigarlo, sufriremos con un auxilio temporal.

Tiene una muy buena dualidad tanto para la ciudad, donde ataca cunetas y bocacalles sin problemas y en ruta donde va estable y sin mayores complicaciones salvo por algún viento fuerte cruzado que se aprovecha de los centímetros de elevación extra de esta variante. La dirección eléctrica es un placer para manipular en ciudad y segura cuando ganamos velocidad.

Con 1,2 litros, el PureTech se encarga de movilizar la gama DS (entre otras). Es un 1.199 contundente que desarrolla 155 CV más que suficientes para movilizar al Crossback en un envase de tres cilindros que se hace notar cuando lo exprimimos.

Está unido a una caja de ocho velocidades de correcto funcionamiento (y selector atractivo y conocido) y un muy ligero delay cuando lo exigimos con el pie derecho, pero si no nos aguantamos tenemos la posibilidad de utilizar las levas en el volante para “tirar cambios”. En las variantes térmicas solo tira la potencia a las ruedas delanteras, aunque cuando llegue la E-Tense (eléctrica y en proceso de llegada) sí tendrá tracción en las cuatro ruedas.

En materia de cifras, correctos 10 segundos para el cero a cien desde partida detenida y menos de 32 para el kilómetro. También buenos consumos, con promedios de 8,5 a 130 km/h y un urbano que osciló bastante, pero con una media de 11 litros cada cien kilómetros recorridos.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: