noticias |

Polo GTS o Sandero RS ¿cuál elegir?

¡Se puso picante el segmento B! Volkswagen presentó el Polo GTS que llega para competir mano a mano con el renovado Renault Sandero RS. 150 vs. 145 CV: se armó el mano a mano entre el alemán y el francés.

Desde 2016 que el Sandero RS está entre nosotros. Es un fiel exponente de la división deportiva de la marca y, en base a nuestras pruebas objetivas y opinión (naturalmente subjetiva), es uno de los hot hatch más accesibles para quien quiere velocidad y potencia.

Polo llegó unos años más tarde, pero a nuestro país solo lo hizo con el motor 1.6 de 110 CV, un bloque doméstico, orientado más a un uso urbano. Hoy la ecuación acaba de cambiar con la llegada del GTS, con un motor turbo y un plus de casi 50% en potencia.

Polo acusa 4.057 mm de largo y 1.750 de ancho mientras que Sandero 4.075 y 1.733, casi calcados. Entre ejes el alemán acusa 2.565 mientras que el francés 2.590, una diferencia nominal mínima que impacta en la habitabilidad.

En términos estéticos la elección es tuya, pero pasemos en limpio. Polo se despega del resto de la gama por los detalles rojos que recorren la carrocería, un frontal con diseño de “colmena” con el logo GTS, llantas de 18”, spoiler y alerón trasero y doble salida de escape. Adentro, nuevos tapizados oscuros y butacas.

Sandero también apela a un look diferencial. La principal novedad son las ópticas traseras, suma calcos, tiene nuevas llantas de 17” (con calipers rojo) y su parte trasera con agregados: alerón negro, difusor y doble salida de escape. Adentro también troca butacas y tiene pedalera de aluminio perforado.

En términos dinámicos Sandero tiene una suspensión específica. Es 4 centímetros más bajo, y los espirales son 92% más rígidos (delanteros) y 10% (traseros) mientras que las barras de torsión son 17% más rígidas al frente y 65% atrás.

Polo, al igual que el Renault, tiene suspensión “a barra” atrás. No especificaron qué modificaciones hicieron en los resortes, solo que “permiten un excelente equilibrio entre la comodidad de conducción y la estabilidad en las curvas, en relación con la versión Highline”. Será cuestión de que pase por nuestras manos para explicártelo.

¿Seguridad? Estamos ante dos deportivos full pero con una falencia en común: apenas tienen 4 airbags, cuando otros autos del segmento (aunque no deportivos), ya tienen ADAS. Por suerte sí cuentan con control de estabilidad y tracción.

Y acá la gran dicotomía. Renault apela al histórico F4R de 20 litros y 145 CV. Tiene una modificación de la presión de inyección en un 20%, un colector de admisión mayor y el escape modificado para liberar más presión. El detalle final, la recalibración del software, con la firma de Renault Sport. Acompaña una caja manual de 6 velocidades.

Volkswagen hace uso del downsizing y deja todo en manos de la IA. Le pone un 1.4 turbo de 150 CV pero lo asocia a una caja automática de seis velocidades con las que, en conjunto alcanzan los 8,4 segundos en hacer el “cero a cien”, casi un segundo menos de los 9,3 que registramos con el Sandero en auto test.

Por último, precio. Volkswagen es la novedad y llega con un motor turbo que puede gravitar en el precio final. Renault tiene entre sus filas al histórico F4R aunque la mano de RS y las modificaciones en los componentes también se paga en el precio final. Así las cosas, para el GTS hay que desembolsar 1.930.000 pesos mientras que el RS te lo podés llevar por más de medio millón menos: 1.305.500 pesos. Vos, ¿ponés esa diferencia por el Polo o te llevas el Sandero?

GTS 5 GTS 6

GTS 9 GTS 12sandero rs sandero rs 3 sandero rs 1 sandero rs 2

También podría interesarte: