noticias |

Opinión: “la patente no se mancha ni se cambia”

Los vehículos con patente tapada o adulterada son moneda corriente en las calles de nuestro país. ¿Hay solución definitiva?

Si bien es una práctica que viene sucediendo desde hace varios años, en los últimos meses el número de vehículos que circulan por la calle con la patente adulterada o tapada aumentó de manera considerable.

Patente frente trasera

Se trata de un ejemplo más de la llamada ‘viveza criolla’ que día a día se observa en las calles y autopistas de nuestro país. La acción consiste en tapar de alguna manera la patente del auto para tener inmunidad ante infracciones posteriores como podrían ser cruzar un semáforo en rojo, exceder el límite de velocidad o estacionar en un lugar no permitido.

Hace unos años, el diario Clarín elaboró un informe con “los diez trucos más usados para tapar la patente” y, lamentablemente, en la actualidad esa nota continúa vigente. En aquella ocasión se mencionaban acciones como tapar con cintas rojas, suciedad, cadenas (en el caso de las motos, que también son parte de esta nefasta infracción) o también las patentes despintadas o adulteradas.

Patente cintas rojas

La realidad es que para controlar y multar a estos “vivos” no queda otra alternativa que colocar controles presenciales en diferentes puntos neurálgicos como autopistas o avenidas. En este sentido, la Agencia Nacional de Seguridad Vial realiza exhaustivos controles a diario para que esta gente no quede impune.

Te puede interesar
Mercedes-Benz Argentina volvió a exportar la Sprinter a Estados Unidos

Por su parte, el valor de la multa por falta de patente o dominio adulterado equivale a 1.000 UF (Unidades Fijas), es decir unos 75.000 pesos. Además, en la Ciudad de Buenos Aires dicha infracción equivale a un descuento de 10 puntos en el sistema de scoring.

Patente barro

En definitiva, estamos ante una más de las tantas acciones llevadas a cabo para burlar las leyes de tránsito. En una época era común encontrar en la ruta quienes iban por la banquina a 120 km/h para evitar la fotomulta, mientras que ahora al parecer la solución sólo requiere un pedazo de cinta adhesiva o un poco de barro para ser inmune ante todo tipo de cámaras y controles. Argentina, no lo entenderías.