noticias |

Nissan Versa: ¿la nueva referencia de sedanes?

El Nissan Versa se jerarquizó: es más grande y más lindo, está mejor equipado (en confort y seguridad) y hasta aumentó la capacidad de baúl. Manejamos el tope de gama con el motor naftero de 119 CV y caja automática CVT y estas son nuestras conclusiones.

NISSAN VERSA

Hay algo innegable. Entre las muchas cosas en las que Nissan evolucionó, el diseño se destaca por sobre las demás. El primer modelo que recuerdo que pegó el salto fue la generación del Sentra que acaba de decir adiós.

Pero la renovación parece no detenerse. Con los March y Note discontinuados, la marca apeló a desdoblar la oferta del Versa con este que ves en imagenes -cuya preventa arrancó a mediados de agosto- y el V-Drive, que no es ni más ni menos que el “anterior” pero que permanecerá en la oferta para ser la opción de quien no necesita todo lo que tiene el nuevo Nissan Versa, justamente lo que te vamos a contar en esta prueba.

Otra cosa

Si en algo no se destacaba el Versa (o, desde hace unas semanas V-Drive) era en su diseño. La resolución del tercer volumen no era el más agraciado, pero en contrapartida ofrecía un muy buen espacio de carga. Ahora las cosas cambiaron, en todo sentido.

Este Versa “a secas” se pliega a la corriente Vmotion 2.0, con una trompa lanzada en cuña que le aporta una deportividad interesante. Los cromados, el capot y las ópticas rasgadas rematan una trompa que cautiva. En el lateral lo más interesante pasa en el parante C, donde queda expuesto un quiebre en la línea de cintura y el revival del ojo egipcio que alguna vez fue bastante denostado cuando Carlos Barba se lo puso al Chevrolet Agile. La antena tipo tiburón, acompaña.

El tercer volumen merece un capítulo aparte. La anterior silueta le puso las cosas fáciles a los diseñadores, que en esta iteración se despacharon con un baúl muy bien resuelto, ópticas oscurecidas, un spoiler inferior tipo F1 y un aplique simil fibra de carbono. Un remate espectacular que termina por cerrar una renovación sustancial que lo pone, subjetividad mediante, en el podio de los más vistosos del segmento.

Adentro también el cambio es sustancial. Atrás quedó el abúlico interior, reemplazado ahora por la arquitectura “ala deslizante”, como lo bautiza la marca. Cuando entres al Versa te vas a encontrar con una jerarquía inusitada hasta ahora, una combinación de colores y materiales (blandos y hasta simil fibra de carbono) que elevan la vara y curiosa escasez de portaobjetos. Lo único que quedó del anterior son las salidas circulares de los extremos.

La posición de manejo es excelente. El volante adoptó la silueta de los últimos Nissan -mucho más estilizados- y una base plana que le da una pizca de deportividad. Lo más importante es que regula en altura y profundidad, al igual que el asiento, lo que permite que quien se siente a manejar pueda acomodar su esqueleto a gusto. La butaca, bitono con una muy buena sujeción lateral como se ve en las fotos y apoyabrazos, que siempre viene bien. Nissan la denomina zero gravity (“basados en tecnología de la NASA”), un concepto que hemos visto en otro modelos como por ejemplo la Frontier nacional.

El espacio en el sector trasero cedió algunos centímetros en pos del diseño, algo que suele suceder. Pero, aunque la distancia entre ejes aumentó nominalmente de 2,60 a 2,62 metros, hay menos lugar que antes. La plaza central es diferente al resto con lo cual quien se siente allí irá menos cómodo que el resto y además el falso túnel de transmisión quita bastante espacio de piernas. La buena noticia es que todos cuentan con tres cinturones inerciales, unos –algo escuetos y raros- apoyacabezas traseros y doble puerto de carga USB para que nadie sufra la descarga de su dispositivo durante el viaje.

Algo peculiar también ocurre con el baúl, aunque acá la ganancia es palpable: aumentó 22 litros (ahora carga 482 litros), aunque solo se benefician las variantes Advance y Exclusive (la que manejamos) porque la Sense por ficha técnica acusa 466. Preguntamos a la marca y la respuesta fue que tiene que ver con que se rebaten en tercios y eso le permite ganar unos litros extra. Sea cual sea la variante que elijas, vas a tener un mejor baúl que el Versa anterior, y eso no es poco.

NISSAN VERSA COLA

NISSAN VERSA TROMPA NISSAN VERSA INTERIOR NISSAN VERSA ASIENTOS NISSAN VERSA APOYABRAZOS NISSAN VERSA PLAZAS TRASERAS NISSAN VERSA BAUL NISSAN VERSA ANTENA TIBURON

También podría interesarte: