noticias |

Lauda y Reutemann: Relaciones poco amistosas

Carlos Figueras nos relata un hecho desconocido e inédito que se produjo entre Lauda y Reutemann durante la clasificación del GP de Sudáfrica.

Gran Premio de Sudáfrica F1 de 1977. El país africano vivía bajo plena vigencia de la política racista (apartheid) instalada desde hacía década. Por las calles, en bares, hoteles y negocios se veían los discriminatorios anuncios: “No Blacks”. A mitad de camino entre Johannesburg y Pretoria, la capital, se encontraba el autódromo de Kyalami.

Una semana antes del GP se realizaron pruebas de neumáticos del único proveedor (Goodyear). Llegamos junto a Ricardo Delgado que hacía las veces de fotógrafo para la cobertura. Durante un par de días los ingenieros sacaron sus conclusiones sobre el caucho a utilizar y además entrenaban para hacer el cambio de los neumáticos en boxes. El equipo Ferrari fue el que sorprendió a todos con un tiempo que causó con un tiempo de ¡15 segundos! Hoy el récord está en el orden de los 2 segundos. Otros tiempos…

Reutemann y Lauda eran compañeros de equipo en Ferrari. El austríaco se presentaba luego del terrible accidente del año anterior en el trazado de Nürburgring, demostrando un poder de recuperación fuera de lo común tras estar al borde de la muerte unos meses antes. El GP se corría el sábado siguiente y la clasificación se realizaba el viernes. Cuando faltaban unos pocos minutos para finalizar la tanda que establecía el orden de salida en la grilla, Niki Lauda había logrado el mejor registro del equipo. Convencido que nadie podría bajar su registro lo vi en boxes sacándose la parte superior del buzo y atar las mangas a su cintura para atenuar el calor reinante.

Sin embargo, instantes más tarde, Reutemann superaba su registro. Lauda, informado de que ya no era el dueño del mejor tiempo, volvió a enfundarse en el buzo, se puso el caso, los guantes y subió a su Ferrari. Tras algunas vueltas retomó el liderazgo del equipo en las pruebas clasificatorias. Minutos más tarde la sesión se daba por terminada y el austríaco largaría en el segundo lugar detrás de James Hunt (McLaren-Ford). Los autos ingresaron a boxes y se produjo el siguiente diálogo del que me enteré debido una infidencia de un amigo de Reutemann un tiempo más tarde. Lauda se acercó al Lole mientras se desabrochaba en buzo y le increpó con un modo poco amistoso:

– Carlos, es la última vez que me hacés trabajar dos veces…

Así era la tirante relación entre los pilotos del equipo en Ferrari. Lauda siempre se destacó, más allá de su innegable talento, por una personalidad egocéntrica, complicada pero con una fuerza de voluntad que no conocía de miramientos para obtener las metas propuestas. Así era Niki Lauda.

Finalizado el GP ganado por el austríaco. Tuvo como escoltas al sudafricano Jody Scheckter (Wolf-Ford), Patrick Depallier (Tyrell-Ford) y James Hunt. Reutemann finalizó octavo.

Ese Grand Prix se vio enlutado por la muerte del galés Thomas Maldwyn Pryce, que embistió a un bombero que cruzó la pista en plena recta y al volar por el aire el matafuego que llevaba dio de pleno en el casco del piloto que murió en forma instantánea.

También podría interesarte: