noticias |

Impuestazo: más es igual a menos

Nuestro director de la editorial nos da su opinión sobre el impuestazo.

la produccion automotriz nacional bajo un 339 por ciento en abril 689371

Carta del Director Figueras

No hay que ser economista ni experto en finanzas o en cuestiones impositivas para deducir que a mayores impuestos menores ventas. El sector automotriz vivió un 2019 muy complicado. Las fábricas terminaron el año con un stock de por lo menos dos meses de ventas. Alrededor de mediados de años, en plena campaña electoral, ninguna empresa auguraba un 2020 mejor, incluso algunos directivos hablaban de que la cifra no llegaría a las 400 mil unidades. Con las nuevas medidas anunciadas por el gobierno de Alberto Fernández más del 40% de los modelos que se comercializan en Argentina serán gravados con una escala de impuestos que obviamente se trasladará a los precios. A partir de 1.700.000 pesos de valor al público, los vehículos tendrán un incremento del 25%.

En la segunda categoría ($3.700.000) la suba puede llegar a más del 50%. Esto significa que de los casi 1.000 modelos y versiones que se comercializan sólo unos 550 quedarán exentos. Ante este panorama tanto las terminales locales como los importadores se encuentran en estado de alerta, incluso han manifestado que esta situación puedo producir una importante nueva caída de la producción con consecuencias no deseadas en la mayoría de las fábricas.

Ya el año pasado las empresas del sector estaban trabajando al 30 o 35% de su capacidad instalada lo que conllevó a suspensiones del personal, adelanto de vacaciones y hasta despidos. Algo similar sucedió con los autopartistas ya que algunos proveedores de las terminales cerraron y otras multinacionales abandonaron el país. Las medidas recientemente tomadas no hacen más que agravar esta situación.

Cuando aumentar todos los impuestos es la única variable de los gobiernos para mantener un estado paquidérmico e ineficiente, las experiencias vividas a lo largo de los años dan como resultado una caída del consumo y la rentabilidad afectando a las empresas que se dedican a la producción. Pero todo indica que a lo largo de estos años no hemos aprendido la lección.

También podría interesarte: