noticias |

Entrevista de Carlos Figueras: la historia de los escapes del Mini y las latas de coca cola

Nuestro director nos recuerda una entrevista con el diseñador del Mini Cooper y una curiosa anécdota sobre el sistema de escape de la primera maqueta.

Frank Stephenson es un exitoso diseñador que fue responsable de la creación de varios modelos cuando se desempeñaba en el Grupo Fiat con base en Torino. Algunas versiones de Ferrari, Maserati, Lancia y los Fiat Bravo, restyling del Punto y Cinquecento nacieron de su tablero luego de haber pasado por BMW momento en que se encargó del lanzamiento de la X5 junto a Chris Bangle y el renacimiento del Mini. Hoy es jefe de diseño de Mc Laren. Nació en Marruecos en 1959, hijo de madre española y padre noruego que por sus actividades se vio obligado a establecerse en distintos lugares del mundo.

MINI-COOPER-3

En 2007 fui invitado por Fiat a probar la línea completa de sus productos, siete en total. Además me habían programado entrevistas con Luca De Meo (hoy presidente mundial de Renault) y con Frank Stephenson que se presentó en el hotel a las seis de la tarde de un caluroso verano turinés a bordo de un prototipo Alfa Romeo con impresionantes llantas de 20 pulgadas. Hablaba en perfecto español (idioma de su madre) y de inmediato se mostró como un apasionado por el mundo del automóvil.

Carlos Figueras te cuenta todos los “secretos” del nuevo Peugeot 208

La agradable y distendida charla se fue extendiendo y llegada la hora decidimos comer en el hotel donde me hospedaba frente al aeropuerto de Torino. Había llegado a mis oídos algo que se comentaba en el selecto y exclusivo mundo de los diseñadores. Se trataba de un tema que no estaba muy convencido de abordar para evitar herir susceptibilidades en el entrevistado. Sin embargo, cuando ya habíamos entrado en una conversación franca –casi amistosa- y sin tapujos me atreví a abordar la cuestión.

Durante la sobremesa, café de por medio tomé coraje y me animé: “Frank, me han comentado que cuando se presentó el diseño final del nuevo Mini, y ante los máximos responsables del comité ejecutivo de BMW que eran los que debían dar el visto bueno final , uno de ellos notó que los escapes del Mini no estaban a la vista y que para salvar la situación utilizaron dos latas de Coca Cola…¿fue realmente así?”. Mi temor era que mi comentario fuera impertinente, pero no fue así.

  • No, estás equivocado… no eran latas de Coca Cola eran de Budweiser. Te cuento. Habíamos trabajado contra reloj para presentar el nuevo Mini pero ante el comentario de los encargados de dar el visto bueno final descubrimos que nos habíamos olvidado de los escapes. Uno de mis colaboradores que era un gran bebedor de cerveza y fanático de la Budweiser, ante mi sorpresa y asombro, comentó muy suelto de cuerpo que volviesen en media hora para que los escapes estuvieran colocados. Dicho esto cortó las tapas de dos latas de cerveza, las pintó con un spray simili cromo y las colocó en el centro del sector trasero del molde arcilla debajo del paragolpes. Esa es la verdadera historia y así fue como los escapes de los primeros Mini, si se los observa detenidamente, se asemejan a dos latas de gaseosa o en este caso… de cerveza.

Los grandes no tienen secretos. Por eso son grandes.

Por Carlos F. Figueras

MINI-COOPER-2

MINI-COOPER-7

También podría interesarte: