noticias |

Ford Ranger Raptor: primeras sensaciones

En el marco del Winerock 2019, un festival de música, arte y por supuesto el mejor vino del mundo, aterrizamos en Mendoza para subirnos a la nueva variante de la gama Ranger que llegará a nuestro país en septiembre, con una preventa que ya arrancó a 52.990 dólares.

La Aventura Raza Fuerte arrancó en la zona céntrica de Mendoza donde pudimos hacer los primeros kilómetros sobre asfalto, un ámbito donde se la nota más firme y aplomada que la variante fabricada en Pacheco (esta versión se produce exclusivamente en Tailandia para todo el mundo).

Pero las calles y avenidas no son su ámbito favorito. A la altura de Ugarteche pudimos salirnos de la ruta 40 y tomar la 86 para tener un primer contacto con el ripio. Su andar también es muy bueno, pero donde se sintió a gusto fue cuando tomamos velocidad, una situación en la que los directivos de Ford hicieron hincapie: “está preparada para ir rápido en el desierto y saltar”.

Conseguir la cotización auto test de la Ranger Raptor

Y esa es la clave, porque seguramente cuando escuchaste que “sólo” desarrolla 213 CV te llamó la atención como a nosotros. El 2.0 biturbo entrega 500 Nm de torque y esa es la clave de las aptitudes de la Raptor, más para salirse del camino que para bajar tiempos.

Además de alta y baja, esta Raptor tiene 6 modos de conducción agrupados en el “Terrain Management”: Baja, Sport, Weather, Mud, Rock y Normal. Eso se complementa con un chasis reforzado, caucho con perfil 70 y dibujo All Terrain y suspensión trasera Fox (entrega 30% más de recorrido) que copió perfectamente los caminos entre viñedos por los cuales circulamos.

A la hora de salirnos del camino la maniobra fue fácil: desde el volante cambiamos el modo de tracción para asegurarnos la mejor performance sobre el ripio cuyano. Además contamos con la posibilidad de bloquear el diferencial trasero aunque por suerte no hubo que recurrir a él.

La caja, de 10 velocidades (con levas de magnesio y generoso tamaño) trabajó casi imperceptiblemente y respondió muy rápidamente ante la mínima presión extra de nuestro pedal derecho además, claro, de trepar en marchas para minimizar el consumo a velocidades altas y constantes (Ford anuncia 8,5 l/100 de consumo promedio).

En materia de equipamiento y percepción general, tiene casi todo lo que debe tener (le faltan los ADAS de la Limited) y se nota que los materiales son superiores, específicamente en la plancha y el volante (sólo regula en altura) que están tapizados en cuero. Mención aparte para las butacas tipo bucket que prácticamente engullen a quien se acomode en ellas.

Pero, en definitiva ¿empuja? Sí, pero no esperes hundirte en la butaca cuando pises a fondo. La clave de la Raptor es su poder de tracción y comportamiento dinámico fuera de la pista. Y su estética, claro, que puede gustarte o no pero es una atracción metro a metro.

Dejanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También podría interesarte: