noticias |

F-150 Raptor: la mejor pick up del mercado

No existe en el país una chata como esta: brutal, exuberante y pensada para atravesar todo límite. Además es confortable, segura y más eficiente gracias a dos turbinas y una transmisión eterna. Primera entrega de la prueba de manejo a la F-150 Raptor.

Pasamos un tiempo largo pensando el adjetivo ideal para esta Raptor pero es imposible: cualquiera que se te ocurra es adecuado. ¿Brutal? Sí ¿extrema? también ¿deportiva? Claro. Todo lo que esté relacionado a algo enorme, espacioso, llamativo, capaz y faraónico le calza perfecto a la F-150 Raptor que estuvimos manejando durante estos días.

Y eso mismo es lo que planeó Ford al traerla a nuestro mercado: romper un poco con la monotonía y hegemonía de la RAM (con todas las virtudes de un producto que se mantuvo durante todos estos años) y elevar la vara en un segmento que ya de por sí, por lo menos para nuestro mercado, está asociado a lo vistoso.

En la prueba de la F-150 “normal” destacamos todos sus atributos, sus medidas, su comportamiento y todas las aristas de un vehículo “nuevo” para nosotros. Bueno, ahora imaginate todo eso pero elevado al cuadrado y pensado para ir a los saltos por casi cualquier superficie que te imagines. En pocas palabras, es eso; en muchas, todo lo que tenemos para contarte.

Look animal y capacidades

La Raptor es monstruosa. Por tamaño y por toda su vestimenta con tintes animal print que Ford le tiró encima a la carrocería fabricada en Rouge, la planta que está sobre el río homónimo y que es más detroitina que el mismísimo Henry Ford (que de hecho nació en Pensilvania).

La silueta la tenés de memoria, pero cuando la ves de venir de frente ya te percatás de que algo es diferente. De día seguro primero ves la parrilla oscurecida con el “FORD” que es todo una declaración y si es de noche te encontrás con los LED naranja que derrochan facha, pero también son un ítem reglamentario en Estados Unidos, donde los vehículos de más de 80 pulgadas de ancho (86 en Raptor) los equipan por regulaciones comerciales. ¿Y por qué la 150 normal no las tiene? porque acusa, casualmente, 79,8 pulgadas a lo ancho.

El resto de la trompa es una bomba con los accesorios en el capot y con una zona baja que fue reformada (30,2º de ataque) para arrasar con lo que se ponga enfrente.

De perfil se destacan los estribos planos (que estéticamente son brutales pero terminan yendo en detrimento de sus capacidades), el ploteo “Raptor” en los cuartos traseros que es casi en 3D y las llantas oscurecidas que pese a ser de 17 pulgadas pasan casi desapercibidas por los brutales tacos que tiene.

Atrás, la doble salida de escape (cada uno parece un agujero negro) y el aplique que le pusieron al portón de la caja (lo hemos visto en alguna que otra Ranger lookeada) le dan un toque muy distintivo. Ese mismo sector, al igual que Lariat, se abre de manera remota y tiene adentro una escalerita que sugerimos manipular con mucho cuidado.

Lo que cambia radicalmente respecto de la Lariat es la cantidad de kilos que podés llevar ahí: de 943 a 559 kg, básicamente por el cambio de suspensión del que vamos a hablar más adelante. La capacidad de remolque se mantiene en 4.800 kg aunque el resto de las cotas también tiene cambios para poder acomodar todos los fierros específicos: es 30 centímetros más corta, 20 más ancha (sin contar espejos) y 3 más alta.

Otra de esas medidas es la distancia entre ejes, que también se achica: de 3,98 pasa a 3,70. Si bien casi 30 centímetros es un descuento respetable, en el habitáculo ni lo vas a sentir: quienes viajen allí atrás van a hacerlo como duques igual. Allí hay calefacción de butacas, tres cintos, tres apoyacabezas (los laterales interfieren en la visión) y la plaza central es la menos ergonómica ya que también oficia de apoyabrazos. Por último si tenés que transportar algo voluminoso, podés levantar los cojines para tener una buena área de carga.

F 150 RAPTOR 7 F 150 RAPTOR F 150 RAPTOR 6 F 150 RAPTOR 3 F 150 RAPTOR 1 F 150 RAPTOR 9 F 150 RAPTOR 8 F 150 RAPTOR 4