noticias |

¿Está a la altura? Así anda el Audi Q8 55 TFSI

En el segundo capítulo Carlos Figueras te cuenta el comportamiento dinámico del SUV de Audi que puso a prueba en el número de julio. ¿Es cómodo en ciudad? ¿Y cómo anda en ruta?

Cuando se lo conduce en ciudad hay que tomar consciencia que estamos manejando un SUV de dos metros de ancho más los espejos externos. Lo mismo vale para estacionar en sitios reducidos que obligan a estar muy atentos a los sensores perimetrales. Respecto al desenvolvimiento urbano, el confort de marcha no está penalizado en demasía pero los neumáticos de perfil bajo calzados sobre llantas de 21” no son los más indicados para circular por superficies desparejas.

La posición de manejo no ofrece limitaciones a ningún humano: volante de buen tacto con levas de cambio de las ocho marchas, y mandos ubicados correctamente con un instrumental digital que permite modificar varias funciones. Las pantallas táctiles ubicadas en la consola central brindan completa información al conductor y se puede optar por los modos Off Road, AllRoad, Efficient, Confort, Auto y Dynamic mediante una tecla.

Se caracteriza por su docilidad en el manejo y si bien las prestaciones son de primer orden, no transmite grandes sensaciones. Es un SUV potente, eficiente pero a la vez civilizado y agradable de manejar sin reacciones impetuosas que sorprendan al conductor. Como todo vehículo de tracción integral su tendencia innata es subvirar. Es decir, en curvas de baja y media velocidad, mediante una dirección –desde mi punto de vista- sobreasistida y poco comunicativa, es necesario buscar la cuerda (el interior de la curva) pero el eje delantero apunta al sector externo. En situación de manejo de alta exigencia esto se neutraliza con un brusco golpe de volante ordenándole al Q8 que se cierre, lo que se traduce en un agradable deslizamiento del tren trasero que se corrige con una maniobra instintiva de contravolante.

Obvio, que estas situaciones no son habituales en el usuario de un SUV pero quise establecer cuáles son las características dinámicas de esta “nave insignia” de Audi. La caja Tiptronic 8 con convertidor de par está bien relacionada y el pasaje de cambios es correcto aunque al rebajar preserva el motor y no conectará el cambio hasta que la aguja baje de las 4.000 rpm.

 

También podría interesarte: