noticias |

Ecológicos: ¿En qué ciudades no se paga impuesto de patente?

20190516200907 37668261 0 body

La movilidad sustentable constituye uno de los principales desafíos de las ciudades en Latinoamérica. Detrás de las grandes ciudades en Latinoamerica que ya vienen transitando este camino, cada vez son más los gobiernos locales que asumen la necesidad impostergable de debatir un tema que tiene efectos nocivos para el medio ambiente, como lo es la contaminación. En Argentina, Mendoza incorporó 18 buses eléctricos, convirtiéndose en la provincia con la mayor flota de vehículos públicos de este tipo. La iniciativa marca un norte hacia la consolidación de un sistema de transporte libre de emisiones de dióxido de carbono y contaminación sonora, y comparte cuáles son sus ventajas así como los avances en el resto del país.

Te puede interesar
¿Por qué son tan caros los autos en Argentina?

Respecto de la experiencia mendocina, es el resultado de un esfuerzo conjunto del gobierno provincial, la empresa de transporte Andesmar, el operador local de buses Sociedad de Transporte de Mendoza (STM) y la compañía desarrolladora de colectivos eléctricos BYD, de origen chino. Los nuevos buses tienen 12 metros de largo, frenos regenerativos, baterías de hierro fosfato no tóxicas y a prueba de fuego, autonomía de 250 Km y capacidad de alcanzar los 100 Km/hora. Además, están equipados con aire acondicionado y asientos para 26 pasajeros, con espacio para 57 personas de pie y silla de ruedas.

Te puede interesar
Nuevos impuestos internos: ¿cómo quedarían los precios en enero?

Mendoza también es una de las provincias a la vanguardia en movilidad sustentable desde el punto de vista normativo: en su territorio, quienes tengan un auto híbrido, es decir, vehículos que combinan combustión interna con electricidad, están eximidos del pago de la mitad del impuesto automotor, de acuerdo a la resolución Nº13 de la Administración Tributaria de Mendoza (ATM), que está vigente en primera instancia hasta el final del ejercicio fiscal actual.

Otra de las provincias del país que tomaron medidas para fomentar el uso de vehículos sustentables con el medio ambiente y la salud es Santa Fe, que el año pasado aprobó una regulación por la cual los autos eléctricos fabricados allí no pagarán patente por 10 años. Esta normativa está destinada a promover beneficios para la radicación de empresas que produzcan vehículos a electricidad, hidrógeno, biodiesel o etanol. Por su parte, Neuquén fue la primera ciudad argentina en no cobrarle patente a los autos eléctricos. La exención fue sancionada a comienzos de 2019 por una ordenanza del Concejo Deliberante y apunta a auspiciar el empleo de vehículos impulsados por energías alternativas.

Te puede interesar
El Gobierno quiere incentivar la fabricación de autos en Argentina y prometió bajar los impuestos

Por otro lado, en julio de este año, la Ciudad de Buenos Aires tomó la determinación de eximir del pago del Impuesto de Patentes a los vehículos híbridos y eléctricos radicados en su jurisdicción. 

Interrogantes y desafíos

Los esfuerzos a escala local y regional suscitan una pregunta esencial: ¿avanzaremos lo suficientemente rápido para disminuir el ritmo del impacto ambiental con vistas al futuro de nuestros hijos?

El vehículo eléctrico es más confiable y mucho más fácil de operar por su cantidad reducida de piezas móviles, por otro lado, las mejoras continuas en la capacidad de la batería, los hacen cada vez más atractivos. Los consumidores están reconociendo de manera gradual estos hechos, sin embargo, el gran reto es pensar a mayor escala para lograr un verdadero futuro con transportes de emisiones cero.

Te puede interesar
Los 4 mejores autos que no pagan impuesto al lujo (y aumentarán su precio en junio)

En cuanto a la electricidad que nos abastecerá en el futuro, su contribución a un mundo mejor dependerá en gran medida de si proviene de fuentes renovables. En este punto, la sustitución del carbón por gas natural de combustión más limpia y la creciente integración de fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, serán cruciales para el crecimiento sostenible de la movilidad eléctrica, mientras que las políticas gubernamentales, los incentivos fiscales y la regulación de las tarifas de los servicios públicos serán igualmente relevantes para aumentar la adopción de esas tecnologías.

Te puede interesar
Impuesto al lujo: los 5 autos más vendidos que tendrán que pagarlo

En conclusión, la promoción de los vehículos eléctricos como parte de un modelo cero emisiones, nos permite avanzar significativamente hacia el futuro de un transporte sostenible, pero es indispensable abordar colectivamente – la sociedad, el sector público, privado y las instituciones civiles – el compromiso de detener la contaminación atmosférica y acústica.