noticias |

Comparativo pick ups: Clase X, Frontier, Alaskan y Amarok

Con la confirmación de Alaskan pusimos cuatro pick ups medianas cara a cara: Nissan Frontier, Volkswagen Amarok, Mercedes-Benz Clase X y la futura cordobesa Renault Alaskan.

Sea como sea, Mercedes no quiere quedarse afuera de este vigoroso auge de las pick ups diésel –algo limitado en Alemania, pero mucho más grande en el resto del mundo– y decidió presentar su Clase X. En el programa de modelos de la Alianza Nissan-Renault se ubicó, como base de partida, la Nissan Navara (Frontier en otros mercados). En Alemania se lanzó en 2016, y, posteriormente, en 2017, apareció la Renault bajo el nombre de Alaskan. Mientras que ambos vehículos son prácticamente iguales respecto de su estructura, excepto en pequeños detalles, Mercedes fue mucho más allá en los cambios y también en la amplitud.

¿Te interesa COMPRAR una pick up? Elegí el modelo y obtené el mejor precio dejando tus datos AQUÍ

La plataforma de carga es casi idéntica en las tres, pero cuenta con 3,5 cm más en ancho de la cabina, a la que Mercedes ha provisto con su propio mobiliario: el asiento posterior es más cómodo y más alto, y hay excelentes butacas adelante. En la cabina instalaron su propio sistema de infoentretenimiento, además de un conjunto de instrumentos propios y el selector multifunción, que es parte del folclore de la marca. También, y debido a los materiales empleados, el efecto visual que produce es de primera calidad, como en todos los modelos de Mercedes, aunque sin alcanzar el nivel que ofrece en los modelos y versiones de alta gama.

Con 965 kg de capacidad de carga, las suspensiones requieren cierta rigidez, por esta razón la X “salta” ante la menor irregularidad del terreno, se bambolea, pero siempre conserva las cuatro ruedas traccionando. El sistema de dirección –algo lento– hace que sea poco precisa en las curvas. La mayor parte de lo que podría resultar una correcta respuesta en zonas sinuosas se pierde por los neumáticos de perfil alto (255/60×18”). Al principio, nos sorprendió la forma en que subvira con una fuerte inclinación lateral, pero luego comprobamos que, tanto en la Navara como en la Alaskan, el tema es aún más serio. Incluso a un ritmo muy lento, el ESP se ve obligado a intervenir. Dado que la tracción integral con caja automática de siete marchas solo puede activarse sobre terreno resbaladizo, y para evitar una conducción tensa, la X –como la Alaskan y la Navara– emplea en ruta solo la tracción en las ruedas traseras, a las que, sin carga en la caja, se les dificulta el agarre.

En comparación con la Nissan y la Renault, la Mercedes necesita menos distancia de frenado. Cabe destacar que la X está equipada con frenos de disco en el eje trasero, mientras que la Alaskan y la Navara cuentan con frenos de tambor; lo que hace una importante diferencia.

Apertura

Nissan/Renault

En realidad, todo lo que hay para decir de la Frontier también se aplica a la Alaskan, porque, en esencia, se trata del mismo vehículo y, en su interior, solo se diferencia en el emblema del volante. Pero comencemos señalando que el asiento trasero muestra una posición demasiado baja y con respaldo vertical. Algunas teclas han sido reposicionadas o eliminadas; por lo demás, toda la operación es sencilla y, a pesar de que el sistema de navegación es bastante rudimentario, resulta mejor que en la ultrasofisticada de la X.

Nissan equipó a la Frontier con neumáticos tipo “all weather”. Pero estos neumáticos arruinan todo lo que se pueda entender bajo el concepto de dinámica de manejo, en el sentido más amplio. Los últimos vestigios de precisión y respuesta se pierden en el tosco perfil de los neumáticos; la Frontier subvira con mayor violencia. Además, el comportamiento de la Nissan al frenar –con frenos fríos– resulta peor que en la Renault bajo las mismas condiciones.

¿Todo suena negativo? No, solo si se compara la Frontier con autos normales. Por otra parte, en las pick ups se conduce más despacio, de manera más exigente y con menor cuidado que en otros vehículos del mismo nivel de precio y potencia. Pero la ventaja es que permiten arrastrar hasta 3,5 toneladas o transportar una carga completa de 822 kg.

El portón trasero de la Alaskan puede aguantar una carga de 500 kilos. Y este peso pesado va aún por más: una persiana enrollable cierra el área de carga, aislándola completamente del exterior y, con las cámaras a 360 grados, permite estacionar de manera sorprendentemente fácil y precisa.

Con neumáticos para verano, la Alaskan supera los test de dinámica de manejo algo mejor que la Navara (Frontier); con frenos fríos, su comportamiento al frenar es mejor, pero resulta aún menos confortable en el tema suspensión. Los problemas de tracción en el modo 2WD y el andar juguetón y a veces viboreante en rectas afectan por igual a las tres: la Alaskan, la Navara y la X.

¿Y la Amarok…?

La pick up de Volkswagen juega ya desde hace ocho años en esta liga y se ha establecido con firmeza. Pero el motor diésel de cuatro cilindros no se adecuaba a las expectativas. Por esta razón, VW lo reemplazó por el V6-TD1 de 3.0 litros, con un solo turbo de geometría variable e intercooler, que se ha adaptado a las necesidades de su pick up. La caja automática proporciona cambios suaves, rápidos y certeros, haciendo que la VW cuente con tracción total permanente. Como defecto, el diferencial intermedio dirige el 60 por ciento de la potencia hacia el tren posterior.

Acerca del consumo, solo necesita algo más de combustible (10,4 litros cada 100 kilómetros, contra 10,0 en la Mercedes, 9,6 en la Nissan y 9,5 en la Renault). Además de un tremendo empuje, el V6 a 90 grados de 204 CV tiene también buenos modales, lo que aumenta el confort de marcha y agrado al conducirla. A diferencia de sus rivales, la VW pasa los baches con facilidad y no deja sentir las juntas del asfalto. Incluso el comportamiento del eje trasero logra que los traqueteos e irregularidades en distintas superficies no la afecten en absoluto. Piloto y acompañante viajan en cómodos asientos con alto nivel de confort. Por su parte, las plazas traseras se pueden regular en altura y rebatir.

En lo que hace a la conducción en sí misma, la Amarok es, sin dudas, la mejor. Mientras que las otras atacan las curvas con cierta subvirancia, la VW dobla con gran precisión y con una respuesta franca. Por supuesto que se bambolea, pero permite zigzaguear sin vicios y su andar es simplemente más ágil y eficiente.

cuadro pick ups 1

CONCLUSIÓN

1ª VW Amarok

Por el empuje de su V6, posee confort de marcha junto a suspensiones adecuadas (más que en las otras). Por otra parte, la maniobrabilidad juega en favor de la VW, de muy eficiente tracción.

2ª Mercedes X

A partir de la base de la Frontier, Mercedes ha desarrollado el mejor de los tres modelos paralelos, con más confort y frenos mucho más eficaces. ¿Confort y maniobrabilidad? Bien.

3º Nissan Navara/Frontier

Un mejor precio y garantías extendidas posicionan la Navara mejor que la Alaskan. Los frenos son, sin embargo, débiles. Maniobrabilidad y confort, modestos.

4ª Renault Alaskan

Frena de forma más enérgica, pero ofrece garantías más cortas que la Nissan. Al igual que esta, convence por su relación precio/equipamiento, pero no en confort y comportamiento de manejo.

También podría interesarte: